Tercer Milenio

Juan José Badiola, Julia Ramírez, el CITA y la Estación Experimental Aula Dei, Premios Aragón Investiga 

El proyecto ‘María Andresa Casamayor, referente nacional’, cuyo investigador principal es Pedro José Miana, ha sido reconocido también con la distinción especial a investigaciones con perspectiva de género.

La gala de los Premios Aragón Investiga ha tenido lugar en el auditorio de Caixaforum de Zaragoza
La gala de los Premios Aragón Investiga ha tenido lugar en el auditorio de Caixaforum de Zaragoza
DGA

El doctor Juan José Badiola; el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y la Estación Experimental Aula Dei, y la investigadora María Zambrano en la Universidad de Zaragoza Julia Ramírez García han recogido este lunes por la tarde los Premio Aragón Investiga a la Excelencia, Entidades y Jóvenes Investigadores, respectivamente, en una gala que ha tenido lugar en el auditorio de Caixaforum de Zaragoza, presidida por la consejera de Ciencia, Maru Díaz, y ante más de 150 invitados. 

Junto a todos ellos, ha sido reconocido también con la distinción especial de perspectiva de género el proyecto ‘María Andresa Casamayor, referente nacional’, cuyo investigador principal es Pedro José Miana

En esta duodécima edición, el jurado ha premiado la trayectoria investigadora del doctor Juan José Badiola, director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza, en tres patógenos de importancia humana y animal: microbacterias, lentivirus y priones. En los últimos años, su actividad investigadora se ha centrado en los mecanismos patogénicos y de transmisión y el papel de la genética que condiciona el desarrollo de este grupo de enfermedades, como la Encefalopatía espongiforme bovina, que provocó la más importante crisis alimentaria de las últimas décadas en Europa. De hecho, fue diagnosticada por vez primera en España por este veterinario, que fue también en su día rector de la Universidad de Zaragoza, y que lideró en todo el país las medidas para el control y la erradicación de la enfermedad bovina. 

Como méritos, el jurado destaca además que ha publicado 150 artículos de investigación en revistas indexadas, en su mayoría pertenecientes al primer cuartil; ha dirigido 35 tesis doctorales con la máxima calificación y ha participado en 49 proyectos de investigación, siendo en 40 de ellos investigador principal. También ha realizado destacadas investigaciones sobre el coronavirus SARS-CoV-19.

Badiola ha recibido el premio ‘Miguel Servet’ a la Excelencia de manos de la consejera Díaz, que en su vuelta al trabajo tras la baja de maternidad se ha felicitado de la buena salud del ecosistema científico aragonés y ha llamado a seguir apostando decididamente por la I+D+i como “herramienta de transformación que lidere la transición hacia una economía basada en el conocimiento”.

“Para que la ciencia brote, hay que cuidarla desde la raíz hasta las hojas, desde la investigación básica hasta la transferencia tecnológica. Hay que nutrir la tierra, abonarla, pero también protegerla de las tormentas y las sequías que puedan asolarla cuando vienen mal dadas. Y es solo entonces cuando florece y da frutos. Blindar la financiación de la I+D+i no debería ser una decisión presupuestaria más, sino que su impulso debe ser un asunto de país”, ha defendido. 

Y en este símil ha encuadrado la política de su Departamento y del Gobierno de Aragón en los últimos tres años, cuando la inversión en I+D+i ha aumentado un 40%, lo que representa 71 millones más que en 2019. “Somos la tercera la tercera comunidad con mayor incremento reciente de la inversión pública, casi cinco puntos por encima de la media española”, ha afirmado para anunciar acto seguido que este año se batirán nuevos récords con las convocatorias de grupos y predoctorales. En este sentido, ha argumentado que “ante un futuro cada vez más incierto, cada euro invertido en ciencia nos acerca un poco más a la certeza” y ha concluido su intervención, tras dar la enhorabuena a todos los premiados, parafraseando al Nobel Severo Ochoa: “La ciencia siempre vale la pena, porque sus descubrimientos, tarde o temprano, siempre se aplican”.

A lo largo de la gala, también se ha galardonado 'ex aequo' al Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), del Gobierno de Aragón, en su veinte aniversario, y la Estación Experimental de Aula Dei, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (EEAD-CSIC), por el desarrollo de sus actividades en el área de Ciencias Agrarias aportando al sector agrícola, materiales y tecnologías para aumentar su competitividad y sostenibilidad a través de la investigación científica de calidad. Ambos han recogido el premio ‘Fidel Pagés’ a Entidades de mano del director general de Investigación e Innovación, Ramón Guirado.

Por su parte, el premio William Brag a Jóvenes Investigadores ha recaído en Julia Ramírez García, investigadora María Zambrano en la Universidad de Zaragoza. El objetivo principal de su doctorado fue extraer información del electrocardiograma (ECG) para cuantificar de forma no invasiva el riesgo cardiovascular. Posteriormente, se trasladó a la Universidad Queen Mary de Londres para investigar la genética de los marcadores de ECG y su papel en la evaluación del riesgo cardiovascular, siendo reconocida con la cátedra honoraria en Ciencia de Datos Cardiovasculares.

Su investigación ha sido galardonada con dos becas postdoctorales europeas (WHRI-ACADEMY COFUND International Fellowship, 2017, y Marie Skłodowska-Curie Individual Fellowship, 2018, por Marie Curie Actions, H2020, Comisión Europea), tres Young Investigator Awards (2013, 2014 y 2016), dos Clinical Needs Translational Awards (2018 y 2019) y tres becas de movilidad (2012, 2015 y 2016). El premio se lo ha entregado el director del Centro de Estudios de Física del Cosmos, Javier Cenarro.

Por último, el proyecto ‘María Andresa Casamayor, referente nacional’, cuyo investigador principal es Pedro José Miana Sanz, ha recogido -de manos de la directora del Instituto Aragonés de la Mujer, María Goikoetxea- la mención especial Celia Amorós a investigaciones con perspectiva de género, por reivindicar y dar a conocer el peso histórico de la obra de esta zaragozana, pionera en la elaboración del “Tyrocinio arithmetico, Instrucción de las cuatro reglas llanas” (Zaragoza: Joseph Fort, 1738) con tan solo 17 años; un manual sobre aritmética que con el paso del tiempo se constataría como el primer libro de ciencia publicado en español que se conserva.

A esta nueva edición de los premios, que otorga el Gobierno de Aragón, se habían presentado una treintena de candidaturas. La gala, en esta ocasión, ha sido presentada por el actor Rafa Maza y ha contado con la participación de los divulgadores La Gata de Schorondinger y Puto Mikel. Durante la misma, se ha dado a conocer el vídeo ‘¿Qué es la ciencia?’, elaborado gracias a las aportaciones ciudadanas en el Fotomatón de la ciencia, que salió a la calle con motivo de la Semana de la Ciencia. El broche final lo ha puesto la música de Pilar Almalé.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión