Aragón
Suscríbete por 1€

25 AÑOS DE LOS BLOGS

Restos arqueológicos de internet: el 95% de los blogs se han abandonado

Otras tecnologías menos sacrificadas y más veloces han hecho casi desaparecer los diarios digitales que nacieron hace justo 25 años y se llegaron a contar por millones.

Algunos vestigios de inspiración digital para ilustrar la obsolescencia de los blogs.
Algunos vestigios de inspiración digital para ilustrar la obsolescencia de los blogs.
Krisis'22

Se extendieron con suma rapidez y también con extraordinaria velocidad se han ido apagando. Hace dos décadas era difícil encontrar un joven que no tuviera un blog a modo de diario personal y hoy lo realmente extraño es hallar alguno que aún lo mantenga. Los blogs, esas bitácoras de pequeñas entradas, hicieron su debut hace ahora un cuarto de siglo, en 1997, si bien en España experimentaron su eclosión a principios de los 2000. Hoy se calcula que el 95% de aquellos cuadernos cibernéticos, de los que se llegaron a existir cerca de cien millones en todo el mundo, están cerrados o abandonados.

“La gente ya no entra como antes a ver si hay actualizaciones, tienes que comunicarlo tú. El problema es que o te mueves un poco con ellos y bombardeas con información o no funciona”, explica el escritor y profesor Octavio Gómez Milián, cuyo ‘Motel Margot’, dedicado a la cultura pop, se encuentra ahora bajo el paraguas del diario ‘20 Minutos’.

Hoy en día perviven los blogs especializados o los que están vinculados a algunos medios de comunicación, pero los personales, los que hacían las veces de diario íntimo y acaso terapéutico, son un auténtico cementerio. En muchas de sus últimas entradas se lee “qué desastre, he estado muy ocupado, pero hago propósito de enmienda y volveré a actualizar semanalmente”. De aquello han pasado ya seis o siete años. Según datos del motor de búsqueda Technorati, apenas 7 millones de los 138 millones de blogs que la empresa llegó a rastrear están activos o se han actualizado en los últimos 120 días. Esto implica que el 95% están abandonados y sus usuarios ya ni recuerdan las contraseñas que poseían en plataformas como Blogger o Wordpress.

Los especialistas en comunicación digital ofrecen un ramillete de razones para justificar este fenómeno, que -en esencia- podrían resumirse en dos palabras: redes sociales. Su eclosión ha hecho que la función primera que cumplía la bitácora personal (dar salida a cierto narcisismo) se pueda cubrir de una forma mucho más rápida y sencilla. Instagram, TikTok o el más ‘serio’ Twitter (hasta que llegó Elon Musk y ha puesto su reputación en entredicho) no tardaron en merendarse a los blogs personales. De hecho, la red del pajarito azul se decía en su momento que era una herramienta de ‘microblogging’. “Ya en su día herramientas como Fotolog o Tumblr eran una amenaza para los blogs. También Tillate, ¿recuerdas?, esas fotos que se hacían en fiestas y precedieron a Instagram”, comenta Marcos Agúndez, que sucumbió a la moda de los blogs en 2008 pero dejó de escribir su ‘Hermosos y malditos’ allá por 2012. “Llevar un diario es sacrificado y requiere mucho tiempo. En cuanto te das cuenta de que apenas genera comentarios y el único que lo lees eres tú, te pasas a las redes que son menos esclavas”, afirma Agúndez.

"Hay menos blogs que antes, pero aún
perviven algunos servicios como Wordpress
o Medium que gozan de buena salud"

Lo del lector unipersonal no es exagerado, pues según los datos de Technorati de los 7 millones de blogs activos son solo unos 50.000 los que generan repercusión o tienen audiencias destacables. Admiten que en algunos foros y comunidades existe la broma de que “la mayoría de blogs tienen una audiencia de uno”. En Aragón no ha habido nunca un registro de blogueros, pero sí que detrás de la que fuera exitosa plataforma Blogia, uno de los principales portales en español, había gestores aragoneses. Se calcula que en 2007, momento álgido de los blogueros, llegó a haber unos dos millones de bitácoras en España, que ofrecían contenidos de forma más anónima que los posteriores ‘youtubers’ e ‘influencers’.

"Efectivamente, los blogs que existen son muchos menos que los que llegó a haber, pero algunos servicios siguen funcionando y gozan de buena salud (Wordpress, Medium, y otros más de nicho, como Dev.to). Como curiosidad, y en un ámbito más local, se puede destacar que el servicio de blog ciudadano que proporciona el Ayuntamiento de Zaragoza desde el año 2006 es uno de los pocos que quedan en funcionamiento y mantiene actividad por parte de sus usuarios”, explica el investigador Fernando Tricas, que fue uno de los pioneros de estas tecnologías en Aragón.

Muchas personas han desplazado su presencia y consumo digital a las redes sociales, donde el impacto es más inmediato, pero esto tiene sus riesgos, desde el punto de vista de la presencia en las redes, porque estos sitios pueden cancelarnos el servicio y quedarnos sin seguidores con facilitad. La presentación es algorítmica ya se está abandonando las actividades de seguimiento ('followers') y los usuarios directamente vemos lo que nos sugiere la plataforma”, explica el responsable de ‘Reflexiones e irreflexiones’, alojado en http://fernand0.blogalia.com/

En 1997 Dave Winer inauguró  los blogs con pequeñas entradas diaria a modo de anotaciones

Se suele considerar que el primer blog de la historia fue el de Dave Winer, quien en 1997 con su ‘Scripting news’ dio en el clavo de una bitácora tecnológica, con un diseño básico y sencillo, aún -claro- sin fotos ni vídeos. Eran breves anotaciones sobre noticias que le parecían curiosas y la idea la repicaron meses más tarde otros investigadores que fueron abriendo un aún inexplorado camino. Un antes y un después supuso la aparición de la plataforma Blogger, allá por 2003, que atomizó el número de usuarios y acabó siendo comprada por Google.

“Yo comencé tratando de llevar el fanzine ‘Confesiones de Margot’ a lo digital, a lo que entonces se llamaba un ‘ezine’. Empezó con temas que me interesaban pero acabó como agenda y reseñas de conciertos, así como con crónicas de lo que me iba pasando por la ciudad. Luego fui juntando otras aficiones (ciclismo, radio, conciertos…) hasta que propuse un blog de cultura pop al 20Minutos para disfrutar de mis pasiones todas juntas ya no sólo con perspectiva aragonesa sino también nacional”, cuenta Octavio Gómez Milián. “Me viene muy bien porque no solo es reseña, transmito también vivencia personal y me sirve de notas previas para escribir a posteriori textos más largos”, explica el reciente ganador del Premio de Narrativa Santa Isabel de Portugal de la DPZ.

Ahora, al margen de las redes, la tecnología que ha eclosionado aún con falta de medios es la de los 'pódcast', si bien el profesor Fernando Tricas también sugiere que se preste atención al “movimiento hacia las plataformas de boletines ('newsletters'), donde los modelos de negocio están más claros (se paga, en algunos casos, por la suscripción) y están siendo utilizados por consultores, periodistas independientes, autores y otras personas para difundir información. “La misma motivación nos sirve para los 'pódcasts', porque muchas plataformas los han descubierto (más de 20 años después de su nacimiento) como un mecanismo de atraer a más personas a sus intereses, como es el caso de Spotify o Amazon”, concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión