Aragón
Suscríbete por 1€

tribunales 

Condenados dos furtivos por cazar un corzo en un coto de Mainar

Luego llevaron el animal a un coto de Villarreal de Hueva, del que sí eran socios. Uno ha sido sentenciado a 4 meses de cárcel por no tener licencia de armas

Lugar y estado en el que se encontraba el corzo
Imagen de archivo de una actuación de la Guardia Civil contra cazadores furtivos que abatieron un corzo de manera ilegal
Guardia Civil

Dos cazadores socios de un coto de Villarreal de Huerva han sido condenados a una multa por un delito relativo a la protección de la fauna por haber abatido un corzo en un coto de la cercana localidad de Mainar, para lo que carecían de autorización. Además, uno de ellos ha sido sentenciado por no tener licencia de armas a cuatro meses de prisión. La juez los inhabilita a ambos para el ejercicio del derecho a cazar durante ocho meses.

Los dos furtivos fueron sorprendidos por la Guardia Civil en un control de cazadores que había establecido en una zona situada entre la ermita y el cementerio de Villarreal de Huerva. Los agentes dieron el alto a su coche y en los asientos de la parte trasera localizaron una funda con dos rifles, uno marca Browning y otro Franchi, cuya guía de pertenencia correspondía a la esposa de uno de los infractores. Además, llevaban un cuchillo y un machete manchados de sangre y un precinto del coto de Villarreal.

Cuando la patrulla se percató de que carecían del permiso de cesión temporal de armas, comenzaron a hacer gestiones y uno de ellos, M. F. J., comenzó a decir que él no había disparado, que no tenía licencia, y que solo había disparado C. V. T., al que no dejaba hablar y que puso cara de sorpresa al enterarse de que su acompañante no tenía licencia. Los agentes decidieron separarlos y conversar a solas con C. V. T., quien les dijo que él no había disparado en ningún momento y que las armas eran de M. F. J., aunque no sabía que no tenía permiso para utilizarlas.

Como los dos llevaban manchas de sangre en la ropa y las zapatillas, al final C. V. T., representado por el letrado Jesús Abril, admitió que sí que habían cazado un corzo, animal que los guardias civiles encontraron después en un terreno del coto de Villarreal, donde lo habían trasladado los infractores desde la zona acotada de caza de Mainar, tras haberlo decapitado.

La Fiscalía pedía inicialmente para cada uno de los acusados cuatro meses de multa, a 8 euros diarios, y un año de inhabilitación para cazar. Además, para M. F. J. solicitaba seis meses de prisión por tenencia ilícita de armas.

No obstante, durante el juicio ambos mostraron su conformidad con la acusación y reconocieron los hechos, lo que les sirvió para que el Ministerio Público rebajara su petición a dos meses de multa (640 euros cada uno) y cuatro de prisión para M. F. J., condena esta última que le ha sido suspendida por un periodo de dos años si no delinque en ese plazo, como solicitó su letrado Marco Antonio Navarro.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión