Aragón
Suscríbete por 1€

La vía de tren de Huesca se corta el lunes y el viaje alternativo en bus se alargará 20 minutos

Los usuarios de la línea Zaragoza-Lérida tardarán hasta 50 minutos más y los que vayan a Canfranc ahorrarán 45. La obra entre Zuera y Tardienta se alargará un mes y obliga también a suspender el AVE a Madrid, que partirá de Delicias.

Seis dársenas reservadas en la estación de Delicias. Los servicios alternativos que prestará Monbús para Renfe llegarán a la terminal anexa al ferrocarril y personal de Renfe atenderá a los viajeros que hagan trasbordo.
Seis dársenas reservadas en la estación de Delicias. Los servicios alternativos que prestará Monbús para Renfe llegarán a la terminal anexa al ferrocarril y personal de Renfe atenderá a los viajeros que hagan trasbordo.
Toni Galán

Las obras de mejora en el tramo ferroviario entre Zuera y Tardienta obligará a cortar al tráfico el próximo lunes las líneas que comunican Zaragoza con Huesca, Canfranc y Lérida, lo que ha llevado a Renfe a montar un servicio alternativo por carretera que alargará el tiempo de viaje a la mayoría de los usuarios. Los trabajos durarán un mes y afectarán tanto a los clientes del tren convencional como del AVE.

Con los autobuses que cubrirán la línea con mayor demanda, Zaragoza-Huesca, el desplazamiento se prolongará veinte minutos al tener que salirse de la A-23 y recorrer 44 kilómetros extra en cada uno de los cuatro viajes diarios por sentido con el fin de prestar servicio a los vecinos de Tardienta.

Algo similar ocurrirá con los tres trayectos de ida y vuelta en la línea de Lérida cubiertos con autobús, que al tener que entrar hasta en seis poblaciones les costará llegar tres horas, lo que se traduce en una penalización de 50 minutos extra.

Los que sí saldrán ganando con el viaje por carretera serán los que se desplacen hasta Canfranc. Al circular por la A-23 y evitar el rodeo por sierra Caballera y las limitaciones de velocidad por el sinuoso trazado ferroviario, los pasajeros llegarán a ahorrarse 50 minutos en los dos enlaces diarios por sentido. Esto será posible porque los viajeros que vayan a Riglos, Santa María y La Peña, Anzánigo y Caldearenas se bajarán en Ayerbe para continuar en microbús y no perjudicar a los que continúen por autovía.

Todos estos datos los ha facilitado este jueves el jefe de Media Distancia y Cercanías en Aragón, Rafael Lázaro, quien ha explicado que el dispositivo diseñado pretende minimizar las molestias a los 5.500 pasajeros que de media semanal utilizan las dos líneas convencionales afectadas, Zaragoza-Huesca-Canfranc y Zaragoza-Lérida.

El directivo de Renfe ha indicado que se descartó la posibilidad de seguir prestando servicio ferroviario más allá de Tardienta, dado que las obras también afectan al tramo Huesca-Ayerbe y los trenes diésel, además de repostar, necesitan un mantenimiento periódico en Zaragoza que con el corte no se podría efectuar. Los trabajos en este tramo se alargarán hasta el 16 de noviembre, por lo que el servicio alternativo en bus se prolongará entre Huesca y Canfranc.

Rafael Lázaro ha precisado que los nuevos horarios, que se ajustan en la medida de lo posible a los de salida que tienen los trenes, se pueden consultar en la web y en las estaciones y se han remitido a los ayuntamientos.

Los únicos que se han adelantado son los que continúan más allá de Zaragoza, ya que a partir de la estación de Delicias se mantendrán los horarios para no perjudicar a otros corredores. Esto ocurre con los dos convoyes diarios que parten de Huesca y acaban en Teruel y Valencia y con el regional exprés Lérida-Madrid. En el caso de los oscenses, partirán en bus casi media hora antes y el ilerdense, con 59 minutos y el añadido del madrugón que supondrá acudir a las 5.26. Los usuarios del único AVE de Huesca saldrán con 45 minutos de antelación, a las 7.30, para garantizar que puedan subirse al tren en Zaragoza. De allí saldrá a la misma hora de siempre, a las 9.00.

La compañía Monbús se encargará de hacer todos los trayectos alternativos, sujetos a ajustes, en los que se ha decidido suprimir dos de las cuatro paradas urbanas en Zaragoza, las de Miraflores y El Portillo, para ahorrar tiempo. Eso sí, se mantendrá la de Goya, en la acera de los números pares frente a la estación, que es la que más demanda tiene. En Delicias, se utilizarán seis dársenas de la estación de autobuses (de la 21 a la 26) y personal de Renfe se encargará de atender a los viajeros que necesiten enlazar con el ferrocarril.

Rafael Lázaro ha explicado también que los interventores viajarán en los autobuses ante cualquier incidencia y seguirán vendiendo billetes. Y se podrán adquirir con antelación en la web, en las estaciones que aún tienen taquillas (Zaragoza, Tardienta, Huesca, Monzón y Lérida) o solo máquinas de autoventa (Ayerbe, Sabiñánigo, Jaca y Canfranc). Los únicos que aún no se pueden reservar son para los servicios completos hasta Madrid, Teruel y Valencia, que tardarán unos días en estar disponibles. Ahora solo cabe comprarlos en dos tramos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión