Aragón
Suscríbete por 1€

Heraldo del Campo

Cooperar en grupo para un campo mejor

Aragón acaba de aprobar los proyectos de 26 grupos de cooperación, una figura que pone a trabajar juntos a productores e investigadores para solventar dificultades. Gestión de purines o vender más y mejor tomate rosa son algunos de los ámbitos en los que trabajarán.

Sede del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente aragonés.
Sede del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente aragonés.
A.R.

Los grupos de cooperación son agrupaciones de personas o entidades, como, por ejemplo, productores agrarios o industrias agroalimentarias que, tras detectar y plantear un problema, se asocian a centros públicos o privados de I+D+i, centros tecnológicos… para desarrollar proyectos de investigación que conduzcan a posibles soluciones a través de la innovación. "La transferencia de estos conocimientos, vinculados a las soluciones encontradas es fundamental para la mejora del sector agroalimentario y así alcanzar cotas más elevadas de competitividad mediante una mayor eficiencia, tecnificación y sostenibilidad", señalan desde la Consejería de Agricultura del Gobierno de Aragón.

La aplicación de la transferencia tecnológica y la mejora de la innovación en los procesos productivos y de comercialización del sector agrario aragonés son una de las prioridades de la Consejería de Agricultura. Por ello, desde 2016, el Departamento que encabeza Joaquín Olona ha destinado 21,3 millones de euros a un total de 210 proyectos de innovación agroalimentaria, que han sido desarrollados por otros tantos grupos de cooperación y han beneficiado a un total de 511 entidades que han totalizado 1.167 socios participantes.

Para dar continuidad a esta línea de apoyo al sector, la Consejería de Agricultura publicaba hace unas semanas la resolución de la convocatoria del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de 2022. En esta última resolución se han aprobado un total de 26 nuevos proyectos que beneficiarán a 64 entidades. A esta convocatoria, que se anunció en febrero y que está dotada con tres millones de euros, se presentaron 38 proyectos planteados por 90 entidades.

Las ayudas económicas a cada proyecto oscilan desde el mínimo de 30.000 euros hasta un máximo de 120.000, con un plazo de ejecución de cuatro años (entre 2022 y 2025). La cantidad otorgada suele suponer hasta el 80% de los costes.

Otra de las claves, quizá la más importante, es que esta medida ha permitido poner en contacto a los diferentes actores de la cadena alimentaria, incluida universidad y centros de investigación. "El hecho de que un agricultor o ganadero pueda debatir de sus problemas concretos con un científico o tecnólogo agrario, que puede aportar conocimiento para solventarlos, resulta estratégico, permitiendo tanto a uno como al otro actor reconfigurar sus planteamientos de trabajo, en base a los inputs que recibe de la otra parte. Lo cual, por sí mismo, ya supone un bagaje esencial ya que los beneficios que ello aporta a los diferentes actores de la cadena van más allá del propio efecto incentivador de la subvención", destaca Jesús Nogués, director general de Desarrollo Rural de la Consejería de Agricultura.

Los proyectos aprobados en la convocatoria más reciente abarcan ámbitos muy diversos de la investigación.
Los proyectos aprobados en la convocatoria más reciente abarcan ámbitos muy diversos de la investigación.
DGA

Los grupos de cooperación llevan a cabo sus investigaciones en cuatro ámbitos diferentes. En primer lugar, la gestión eficiente de recursos naturales y de insumos, producción ecológica de alimentos y su comercialización, y para la mejora de la sanidad animal; también se ocupan del desarrollo y promoción de cadenas de distribución corta y mercados locales.

El suministro de biomasa procedente del sector agroindustrial y forestal para la producción de energía en los procesos industriales y la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático son las otras dos grandes áreas de trabajo de este tipo de alianzas.

Los proyectos aprobados en la convocatoria más reciente abarcan ámbitos muy diversos: desde la mejora de tratamientos fitosanitarios hasta la implementación de la digitalización, pasando por áreas como el impulso de la producción ecológica, la reducción de los costes de energía o la recuperación de variedades tradicionales.

"Potenciar la producción ecológica de cultivos como el trigo o la cebada de variedades antiguas con alto valor nutricional para posteriormente transformarlas en harinas y otros productos saludables" es el objetivo del grupo de cooperación Cultivos de cereales en Aragón KM.0 (Cerekm0), integrado por UAGA, Biopalacinplanet S.L y Lucía Palacín y que está orientado al primer ámbito de actuación de los cuatro en los que se desarrollan estas iniciativas.

En la misma línea de lograr una gestión más eficiente de los recursos se sitúa el grupo Gcvitis AP, conformado por el Clúster de Maquinaria de Aragón (Campag), Eurodenker S.L. y la Cooperativa de Borja. Tiene como finalidad "mejorar la efectividad de los tratamientos fitosanitarios y reducir el volumen de dosis aplicada en viñedos mediante el uso de agricultura de precisión y desarrollo de nueva maquinaria agrícola que utilice la pulverización electrostática".

La implantación de las tecnologías más avanzadas en el campo es una de las áreas de mayor interés. Así, en la convocatoria actual hay proyectos enfocados a la promoción de la soja como alternativa para cultivo de segunda cosecha, integrando la agricultura de precisión o tecnologías 4.0 a la mejora de los sistemas de identificación individual animal así como al uso de la digitalización para la mejora de la selección genética de animales más eficientes y a la gestión de rebaños.

Habrá proyectos para digitalizar la mejora de la selección genética.
Habrá proyectos para digitalizar la mejora de la selección genética.
Aragón Ecológico

Y para que todas estas herramientas sean útiles, la formación de los agricultores es absolutamente necesaria. En este ámbito va a trabajar un grupo de cooperación formado por la S.C.L. Agrícola de Barbastro, Agrarium Cinca Medio y Riegos del Alto Aragón.

Investigar para vender mejor

Aragón cuenta con alimentos de una calidad indudable. Y eso es algo que se sabe bien dentro de la Comunidad, y cada vez más, fuera de ella. No obstante, la mejora de la comercialización es otro de los ejes principales de esta línea de medidas. Por ello, diversos grupos de cooperación, constituidos recientemente, trabajarán en este ámbito de forma que repercuta en la mejor comercialización los alimentos producidos en Aragón.

Un ejemplo de ello es el grupo de cooperación para la organización, valoración y promoción de la trufa negra de Aragón, compuesto por la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Aragón, la Asociación de Truficultores Asociados de las Comarcas de Zaragoza, la Asociación de Jóvenes Truficultores de Teruel y la Lonja de Binéfar. Se han planteado como objetivo "mejorar la coordinación de distintos agentes de la cadena agroalimentaria de la trufa para fomentar la creación o consolidación de cadenas cortas de distribución y de mercados locales, así como la creación en la mesa de precios de un índice predictivo que aúne producción y demanda".

El ternasco de Aragón también será protagonista de algunas iniciativas como la que llevarán a cabo Pastores Grupo Cooperativo y Turotrans, que trabajarán en el desarrollo de una gama de enlatados de cordero y ternasco de Aragón, confitados, cocidos y cocinados; o la de Casa de Ganaderos, junto a Franco y Navarro, que buscará la creación de una tecnología de corte adecuada mediante el diseño de una máquina para el costillar de cordero de forma automática.

La creación de una Denominación de Origen Protegida de Tomate Rosa de Barbastro y la puesta en marcha de acciones innovadoras en su producción, para retrasar o adelantar en el tiempo que transcurre hasta la comercialización mediante el uso de invernaderos, serán otras de las iniciativas que busquen impulsar la comercialización de un alimento aragonés. Residuos con valor propio Hasta tres grupos de cooperación van a trabajar en el ámbito del aprovechamiento de residuos procedentes de diversas actividades agrícolas y ganaderas como biomasa. Así, el Clúster de Maquinaria Agrícola de Aragón, la Sociedad Cooperativa Agrícola de Borja y Arvensis se han aliado para la "producción de sustancias bioestimulantes procedentes de recursos oleícolas, aplicados de manera foliar y que mejorarán los suelos áridos de secano, olivar y viñedo".

Una de las iniciativas se centra en el tomate rosa de Barbastro.
Una de las iniciativas se centra en el tomate rosa de Barbastro.
H. A.

Los purines y su proceso "nitrificación-desnitrificación obteniendo dos fracciones de purín, una líquida para agua de riego y otra sólida para tratarse como compost" es el objetivo del grupo de cooperación Valiqpork, conformado por Poncigroup S.L, la Lonja de Binéfar y Servicios Integrales Garcés.

Por su parte, Campos Rey Trabajos Forestales S.L. y Agropecuaria del Sobrarbe S. C. L. van a trabajar en el impulso de la descarbonización mediante el aprovechamiento de la biomasa local y el fomento de las superficies de pastoreo a través de gestión forestal.

Contra las especies invasoras

La protección del medio ambiente frente a peligros como las especies invasoras o los incendios es el cuarto ámbito de actividad de los grupos de cooperación. Entre las especies invasoras, una de las que más preocupa es el mejillón cebra. Para luchar contra esta plaga, Velaber Consulting S.L., la Comunidad de Regantes de Binéfar, Koan Irrigation, la Comunidad de Regantes de la Margen Derecha del Guadalope y la Unión de Pequeños Agricultores de Aragón (UPA-Aragón) han constituido el grupo de cooperación "Invashield. Precisión 4.0 para la defensa de infraestructuras de riego frente a especies invasoras". Para ello, establecerán métodos de lucha contra especies invasoras mediante la construcción de prototipos de dosificación inteligente de biocidas.

Precisamente en biocidas que sustituyan los productos químicos trabajará la empresa OX- SLU y la Segunda Sección de Montesusín de la Comunidad de Regantes de Collarada.

Campos Rey Trabajos Forestales S.L y Oviaragón S.C.L ha puesto sus miras en el impacto de los incendios. Trabajarán por la creación de zonas de infraestructuras de prevención del fuego que puedan ser objeto de transformación en pastizales y sean pastoreados por ganadería extensiva.

Aragón cuenta con una clara posición de liderazgo en este tipo de medidas que abogan por "impulsar la rentabilidad de las explotaciones familiares mediante medidas que favorecen la productividad y la competitividad como la mejora basada en la innovación y el conocimiento", afirmaba el consejero Olona en un acto durante la última edición de FIMA en el que se hizo balance de estas líneas de actuación. "De los 990 millones de euros programados entre 2020 y 2025, están comprometidos el 95% y pagados el 70% a sus más de 19.000 beneficiarios", detallan desde la Consejería.

Jesús Nogués: "El contacto entre los agricultores y los investigadores es estratégico"

Jesús Nogués, responsable de la Dirección General de Desarrollo Rural.
Jesús Nogués, responsable de la Dirección General de Desarrollo Rural.
DGA

¿Por qué se elige la figura de un grupo de cooperación? ¿Qué ventajas tiene frente a otro tipo de alianzas?

Los grupos de cooperación permiten que un conjunto de actores del sector se ponga de acuerdo en abordar, desde sus diferentes ámbitos de trabajo, un determinado problema que requiera de soluciones integrales tecnológicamente innovadoras sin necesidad de constituir ninguna figura jurídica específica para ello, debiendo ser un mínimo de dos entidades del sector que pueden estar acompañadas por otras entidades como es el caso de centros de investigación públicos, Universidades o socios tecnológicos.

¿Qué criterios se tienen en cuenta a la hora de aprobar o no un grupo de cooperación?

Se valora la vinculación de los actores que constituyen el grupo en el ámbito específico del proyecto o que pertenezcan a distintos eslabones de la cadena alimentaria, lo cual siempre aportará soluciones más integrales a los problemas que se pretendan solucionar. También la participación de centros tecnológicos, tanto públicos como privados. En cuanto al proyecto concreto presentado, se valora de forma prioritaria que esté vinculado a determinadas zonas de relevancia ambiental como son la Red Natura 2000, así como también proyectos encaminados a lograr la mejora de la productividad y viabilidad de las explotaciones agrícolas, ganaderas y forestales extensivas (secanos áridos, ganadería en régimen de pastoreo extensivo) o los que abordan a la valorización de estiércoles líquidos de ganadería intensiva y a la reducción de su afección ambiental.

¿Qué sucede si un grupo de cooperación no cumple con su objetivo o muestra anomalías durante su funcionamiento?

Son dos cuestiones diferentes. El no cumplir su objetivo puede deberse a que el desarrollo tecnológico que se ha pretendido aplicar al problema concreto no ha dado resultado. En este caso, la información que aporta también resulta muy valiosa, ya que se concluye que habrá que buscar otras vías alternativas, evitando que otros actores sigan por esa vía muerta. Por otra parte, si se produjeran anomalías en el funcionamiento, al tratarse de un apoyo mediante una subvención pública, se aplican las previsiones que a tal efecto contempla la Ley de Subvenciones.

¿Qué queda cuando los grupos de cooperación llegan a su fin? ¿La sociedad es consciente del conocimiento que se ha generado y de sus aplicaciones? En otras palabras, ¿cómo valora la transferencia de conocimiento en este ámbito?

En efecto, una de las claves es la transferencia del conocimiento que se genera por los grupos. Más cuando dicho conocimiento y desarrollos tecnológicamente innovadores se han financiado con dinero público. Para poder articular dicha transferencia de conocimiento al resto del sector y, en definitiva, al resto de la sociedad, los grupos de cooperación están obligados a elaborar memorias e informes de los problemas que han pretendido abordar, las soluciones que se han aplicado y los resultados obtenidos. Y un resumen de toda esa información, se publica en la página web del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, donde el resto de entidades o personas interesadas en una cuestión, pueden obtener una información valiosa para cada uno de los problemas o desarrollos que se abordan. Toda esta información, servirá de base para el ámbito del asesoramiento agrario, también desarrollado en el marco de este Programa de Desarrollo Rural y que, del que en este momento se benefician más de 3.000 explotaciones agrícolas y ganaderas en Aragón

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión