Aragón
Suscríbete por 1€

Los sindicatos aragoneses recelan del examen específico para acceder al grado de Magisterio

Temen que sea "un globo sonda" del Ministerio y lamentan que el Ejecutivo no responda a las necesidades del sector.

La ministra de Educación, Pilar Alegría
La ministra de Educación, Pilar Alegría
Efe

Los sindicatos aragoneses de Educación recelan del examen específico de acceso a Magisterio planteado por el Ministerio de Pilar Alegría. La intención, según figura en las ‘24 propuestas de reforma para la mejora de la profesión docente’ lanzadas por el Ejecutivo central "para su debate", es que quienes quieran acceder a las carreras de Educación Infantil y Educación Primaria se sometan a una prueba en la que se evaluará su competencia comunicativa y razonamiento crítico y su competencia lógicomatemática.

Esto, a juicio del Ministerio, "favorecería una mejor selección de los estudiantes". Para los sindicatos, sin embargo, es "una bomba de humo", ya que "no resuelve el problema de infradotación del sector". "Las propuestas son más bien vagas", aseguró Tomás Sancho, representante de STEA. A su entender, en universidades como la de Zaragoza se están exigiendo ya unas notas "bastante elevadas". "Se quiere abrir un debate que no es el correcto, y más sin el necesario ambiente de consenso en el Congreso. Es marear la perdiz, no creo que veamos estos cambios en lo que resta de legislatura", expuso.

A Mónica de Cristóbal, de CSIF, le preocupa que esta sea una excusa para que las universidades seleccionen a su alumnado. En su opinión, los conocimientos que se exigirían en la prueba específica deberían inculcarse "dentro del ámbito universitario". Considera, en este sentido, que "si realmente se quiere dar importancia al sector", los cambios no han de quedarse en los criterios de acceso a la profesión, sino que se tienen que garantizar unas condiciones y un sueldo en consonancia.

Para Kike García, de CGT, hay aspectos entre las 24 propuestas que generan dudas y otras que "parecen interesantes". A su juicio, el gran fallo en el acceso a la función pública está en las oposiciones. "Los temarios están totalmente obsoletos, y los exámenes son memorísticos, cuando tendrían que ser pedagógicos", señaló. Para Guillermo Herráiz, de CC. OO., es "un globo sonda del Gobierno". "En todo caso, tardaría en empezarse a negociar", recalcó. El verdadero problema, según este sindicato, es que esta medida "no responde de ninguna manera a las necesidades del sector". "Es una barbaridad apartar a los 18 años a una persona de la carrera docente con un examen de Lengua y Matemáticas", aseveró.

En esta línea, Macarena Nebot, de UGT, pidió una negociación "sosegada" y aseguró que el documento de debate está "claramente descompensado", ya que aunque se extiende en cuestiones importantes como la formación inicial, "ni siquiera se mencionan cuestiones como la dignificación de la profesión o las ratios".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión