Aragón
Suscríbete

tribunales 

Un juez perdona 167.223 € de deuda a un matrimonio de autónomos

La pareja no pudo pagar la hipoteca y el banco se quedó la casa aunque siguió debiendo dinero a un fondo de inversión

El detenido fue trasladado a primera hora de ayer al juzgado de guardia de Zaragoza.
El detenido fue trasladado a primera hora de ayer al juzgado de guardia de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Un matrimonio que toda la vida había trabajado como autónomo pero la crisis de 2008 se llevó por delante su patrimonio y su modo de vida ha logrado que un juez le perdone las deudas que ya no podía pagar y así poder rehacer su vida profesional. La pareja ha conseguido la exoneración del pago de 167.223 euros (85.903 euros a un cónyuge y 81.320 a otro), cantidad que incluye los créditos insatisfechos, a excepción de los que tenían contraídos con la administración pública.

Ahora, como explica su abogado, Cristian Monclús, han conseguido una segunda oportunidad, que se la ha concedido el titular del Juzgado de Primera Instancia número 21. «Se quedaron sin casa y con deudas. No pudieron atender las cuotas de su préstamo hipotecario con la Caixa, que por cierto tenía cláusulas abusivas como la de vencimiento anticipado», cuenta.

Los afectados pidieron un refinanciamiento para poder seguir pagando pero, al final, el banco se quedó la casa, aunque ellos todavía seguían debiendo deuda porque el valor de la vivienda en subasta no cubría el crédito principal, los interesés y las costas. La pareja no pudo financiarse durante años porque inscribieron a ambos cónyuges en registros de morosos, lo cual dificultó todavía más su actividad y generaron deudas con Hacienda. El abogado indica que, a posteriori, el banco vendió la deuda a un fondo buitre.

"Es una buena vía"

Satisfecho con el resultado, Cristian Monclús resalta que la gente no conoce lo suficiente esta solución para conseguir una segunda oportunidad. «Creo que los gobiernos y administraciones tendrían que publicitar más esta ley porque, al fin y al cabo, las deudas que se generan con las entidades financieras que trabajan en España, cuando ven que ya son difíciles de cobrar, las venden a fondos de inversión extranjeros. Es decir, que el poco dinero que les queda a esta gente que trabaja y quiere vivir en España, al final se lo sangran grupos extranjeros y ese dinero sale fuera de España», manifiesta. En su opinión, si se diera más publicidad a esta ley la gente tendría una segunda oportunidad y las rentas de su trabajo se quedarían en el país. «Es una muy buena vía. Se llama mecanismo segunda oportunidad porque realmente ofrece una segunda oportunidad», señala el abogado.

Muchas de las personas que optan a esta vía tienen el mismo perfil. Gente que se ha endeudado, sobre todo, por no poder pagar el préstamo hipotecario y la deuda que se les queda después de perder la vivienda se la venden a fondos de inversión. Todo el dinero que van cobrando se lo van embargando y se queda fuera de España. «Aunque querían pagar, el sistema les cerró las puertas, y esta vía les ha dado una segunda oportunidad. Por fin podrán tener bienes a su nombre y trabajar tranquilos», añadió el letrado. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión