Aragón
Suscríbete

tribunales 

El detenido en el parque Grande de Zaragoza: seis violaciones en dieciséis días de fuga

El historial delictivo de Óscar Castillo Serrano da cuenta de su peligrosidad. En 2000 se fugó del Hospital Provincial y durante los 16 días de huida violó a seis mujeres

Reportaje publicado sobre la fuga del violador en Heraldo el 15 de octubre de 2000. .
Reportaje publicado sobre la fuga del violador en Heraldo el 15 de octubre de 2000. .
Heraldo

Las mujeres que tuvieron la desgracia de que Óscar Castillo Serrano se cruzara en su camino quedaron marcadas de por vida. Así lo dijeron cinco de ellas en el juicio que se celebró contra él en diciembre de 2000 en la Audiencia Provincial de Soria. Óscar Castillo, nacido en la capital aragonesa en 1971, fue condenado por la Audiencia Provincial de Zaragoza a 8 años de cárcel por violar a la que entonces era su pareja. La víctima saltó por un balcón para huir de su agresor. El tribunal ya aplicó entonces en su sentencia la agravante de reincidencia puesto que tenía antecedentes por delitos similares.

Esta condena la cumplió en la cárcel de Soria entre 1995 y 1998. Dentro de la prisión conoció a una profesional que trabajaba allí (a la que luego maltrató) con la que comenzó una relación sentimental y al salir de la cárcel instaló su domicilio en la capital soriana. Cuando estaba en libertad condicional, entre agosto y septiembre de 1999, atacó a seis jóvenes en la capital soriana. Tres de ellas eran estudiantes de enfermería que fueron violadas en su domicilio. El agresor entró en su casa aprovechando que sólo una de ellas se encontraba en la vivienda y que le abrió la puerta, ya que esperaba la llegada de otra de las compañeras de piso. Durante horas las martirizó y violó. Memorizó sus datos personales para intimidarlas y les obligó a limpiar los objetos que había tocado antes de marcharse. En total, fue condenado a 106 años de prisión por once delitos de agresión sexual, cinco de robo con violencia, tres de detención ilegal y uno de allanamiento de morada.

Cuando estaba pendiente de juicio por los hechos cometidos en Soria y permanecía en prisión provisional en la cárcel de Torrero, se fugó en un traslado al Hospital Provincial. El criminal estuvo 16 días en paradero desconocido y finalmente fue detenido en Madrid gracias a la valentía de una joven de 22 años que le tendió una trampa. Entonces el delincuente era un joven de aspecto agradable, cara aniñada y complexión atlética. En 16 días de fuga violó a seis chicas, a tres de ellas, que iban en un coche, las obligó a llevarle a la Casa de Campo donde las sometió a todo tipo de vejaciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión