Aragón
Suscríbete por 1€

El aluvión de PCR, con 5.000 por jornada, retrasa hasta dos o tres días los resultados

Desde el Colegio de Enfermería de Zaragoza recuerdan la sobrecarga que asume el colectivo y piden refuerzo para el rastreo por la falta de personal para contratar.

Unas 60 personas se hicieron ayer PCR en Jaca, en el albergue de peregrinos.
Unas 60 personas se hicieron ayer PCR en Jaca, en el albergue de peregrinos.
Laura Zamboraín

La séptima oleada de la pandemia avanza en Aragón y deja a su paso una ingente labor de rastreo para poner coto al virus y cortar la cadena de transmisión. Un trabajo exhaustivo que arroja, jornada tras jornada, cientos de positivos y miles de pruebas diagnósticas. El volumen, sin embargo, es tal que los laboratorios no dan abasto y los resultados se están retrasando hasta dos o tres días. Y cuando se conoce un nuevo positivo, hay que volver a empezar y a localizar a los contactos estrechos para hacerles, también a ellos, un test de coronavirus, por lo que el proceso parece que no tiene fin.

Esto genera, a su vez, largas filas en los centros de salud -en Jaca se hicieron 65 PCR ayer- y conlleva al mismo tiempo un aumento de la demanda también en las clínicas y laboratorios privados. Desde el Hospital HC Miraflores reconocieron que hay un "incremento muy significativo de pruebas en la última semana" por el "aumento de casos y por lo tanto de contactos de esos positivos" y por la "saturación de la Atención Primaria, con demoras de hasta siete días para un consulta y de tres o más para una PCR". A esto se suma, además, el incremento de cuadros respiratorios, "que hacen necesario distinguir covid de catarro común". En este escenario se produce también un desabastecimiento de los test rápidos de antígenos que se pueden adquirir en las farmacias. Los expertos advierten de que pueden dar una falsa sensación de seguridad y, en caso de que sea positivo, hay que comunicarlo a las autoridades sanitarias y confirmarlo con una PCR.

Tal y como informa el portal de Transparencia de Aragón, durante este mes de diciembre se han realizado ya casi 60.000 pruebas diagnósticas, de las que más de 37.000 han sido PCR y el resto, test de antígenos. Una media de 5.000 por jornada aproximadamente. Ayer, por ejemplo, fueron cerca de 6.000. Esta labor produce una sobrecarga en los centros de salud, donde se concentra el 80% de la atención en esta onda epidémica, y donde a las labores de rastreo, toma de muestras o campaña de vacunación se suman las consultas, también en aumento en esta época del año.

Desde la Asociación Aragonesa de Pediatría de Atención Primaria, su presidenta, Teresa Cenarro, señaló que los resultados de las PCR se están retrasando al menos dos días: "Y aún me parece poco con el número tan elevadísimo de pruebas que se están haciendo". "Con este volumen de contagios y, sobre todo, de contactos -dijo- es imposible rastrear sin retraso y en el laboratorio dar el resultado de pruebas tan rápido como se estaba haciendo". Si la PCR es negativa, los contactos estrechos están exentos de la cuarentena si tienen la pauta de vacunación completa. "Los niños tienen que guardar 10 días de aislamiento aunque la PCR sea negativa", señaló, porque ninguno tiene las dos dosis. Luis Miguel García, presidente de la Sociedad Aragonesa de Medicina de Familia y Comunitaria (Samfyc), también confirmó que la incidencia al alza de la pandemia se traduce en que los laboratorios "están desbordados". En el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, el pasado viernes analizaron unas 2.500 pruebas. Y en el Clínico, el lunes recibieron 1.800, con una elevada positividad del 24%.

Desde el Centro de Investigación Biomédica de Aragón (CIBA) confirmaron ayer que, en estos momentos, no están llegando PCR para hacer y se encargan de ellas en los propios hospitales. Sí que están recibiendo, concretaron, más muestras para secuenciar. Hace quince días fueron 48 y la semana pasada, más de 100.

"Reorganizar el trabajo"

La presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Zaragoza, Teresa Tolosana, recordó que "por desgracia, ahora mismo no hay enfermeras en la bolsa, por lo que no es viable pensar que esto se puede solucionar contratando más personal". "Lo único que queda -aseguró- es pensar si se puede reorganizar el trabajo de una manera diferente". Este colectivo lleva a cabo a veces labores que podrían asumir otros profesionales, como el rastreo o trámites administrativos que rodean el proceso de vacunación, como planificar las agendas o contactar con los pacientes. "Ahora mismo no hay enfermeras para contratar y se trataría de que otros colectivos pudieran apoyar en determinadas tareas", dijo.

Ante el repunte de contagios, desde el Colegio de Enfermería de Huesca lanzaron hace unos días un SOS para pedir a Sanidad más refuerzos, sobre todo en Pediatría, por el déficit de personal que arrastran tanto los centros de Atención Primaria como el Hospital Universitario San Jorge. La presidenta del Colegio, Carmen Tosat, aseguró que la situación en los servicios sanitarios de Huesca es "cada vez más insostenible". La sobrecarga de trabajo derivada del repunte de casos por covid-19 ha vuelto a poner encima de la mesa los problemas de la Sanidad: "Las enfermeras y los enfermeros están al límite, no pueden más. La Atención Primaria está desbordada, y sus profesionales ingeniándoselas para sacar adelante lo que en estos momentos urge, que es el diagnóstico de los nuevos y numerosos casos de esta séptima ola en Aragón, sin abandonar del todo el resto del trabajo de estos profesionales. Todo esto unido a las necesarias vacunaciones, tanto de gripe como de covid a la población adulta, como a los niños". Asimismo, advirtió de que en las plantas de hospitalización aumenta la presión y "se está trabajando a destajo". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión