Aragón
Suscríbete

Un paquete con 36 kilos de ‘cristal’ devuelve a prisión al histórico Hipo

Hipólito Pradas tiene 60 años, pero lleva desde los 23 entrando y saliendo de la cárcel. A los 5 robaba huevos y de joven asaltó bancos. Pero su perdición fueron siempre las drogas.

Hipólito Pradas ha permanecido la mayor parte de su vida en distintas prisiones.
Hipólito Pradas ha permanecido la mayor parte de su vida en distintas prisiones.
Camino Ivars

Cuando uno peina canas y ha pasado más de media vida entre rejas, la libertad se hace demasiado cuesta arriba. Y por más que trate de abrirse camino haciendo apaños como chapuzas o ejerciendo cualquier oficio, las querencias acaban devolviendo muchas veces al convicto a la senda del delito. Así le ha ocurrido al histórico Hipólito Pradas Collado: empezó a afanar huevos a los 5 años y pisó por primera vez una prisión a los 23. Desde entonces, no ha dejado de entrar y salir en los presidios, donde acaba de ser condenado a jubilarse. Porque un paquete de 36 kilos de ‘cristal’ que tenía como destinatario su nombre le va a costar otros siete años y medio a la sombra. Y ya ha cumplido los 60. 

El envío procedía de Países Bajos y llegó a la oficina de Correos del aeropuerto de Madrid Barajas el pasado 1 de marzo. Allí detectaron que el paquete contenía sustancias ilegales, por lo que se organizó una entrega controlada. La llamada operación SNK ZGZ condujo a la Guardia Civil y a la Agencia Tributaria hasta una vivienda de la localidad zaragozana de María de Huerva, donde los agentes procedieron al arresto de Hipólito Pradas. Según informó entonces la Comandancia de Zaragoza, durante el registro del inmueble, ubicado en la calle San Italia, se localizaron más de 17,8 kilos de metanfetamina en pasta y otros 17,3 kilos de metanfetamina enrocada.

Un alijo valorado en 900.000 €

Este alijo de ‘cristal’ figura como uno de los más importantes de los últimos años en Aragón, ya que su valor en el mercado podría rondar los 900.000 euros. De ahí que ahora, además de la pena de prisión, la Audiencia de Zaragoza haya impuesto a Hipo -como muchos de sus compañeros de ‘profesión’ conocen al de Ciudad Real- una multa de millón y medio. Y eso que la defensa, a cargo del letrado Marco Antonio Navarro, ha logrado rebajar el castigo, ya que inicialmente se enfrentaba a una condena de 9 años de prisión y tres millones de multa.

Al delincuente le constan cerca de una veintena de reseñas policiales: siete de ellas en Zaragoza capital, otra en Huesca y una más en Azuara. La mayoría se corresponden con robos con fuerza o violencia, así como con delitos contra la salud pública. La detención de Hipólito Pradas se produjo el 18 de marzo, pero la Guardia Civil llevaba ya casi dos semanas sometiéndolo a vigilancias.

La perdición de Hipo fueron siempre las drogas. Primero, en la década de los 80, como consumidor. Y después, una vez introducido en el mundo del narcotráfico gracias los contactos que entabló entre rejas, como traficante. En un momento de su vida decidió probar suerte como autónomo montando su propia empresa, pero la cosa no fue bien y tiró de pistola para dedicarse a desvalijar bancos. Tampoco aquello iba a tener un final feliz. De ahí que Pradas Collado regresara a sus orígenes: la droga.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión