Aragón
Suscríbete

transporte 

Marcotran se alía con Eco Raíl y la naviera CGM para explotar la autopista ferroviaria

Comenzarán con un tren diario por sentido Plaza-Algeciras en 2024, con la previsión de aumentar a tres en 2028. Firman este viernes un acuerdo para agilizar su puesta en marcha con las instituciones.

Un semirremolque de Marcotran, a bordo de un tren, en la línea de ‘ferroutage’ Le Boulou–Betemburgo.
Un semirremolque de Marcotran, a bordo de un tren, en la línea de ‘ferroutage’ Le Boulou–Betemburgo.
Marcotran

La empresa aragonesa de logística y transporte de mercancías Marcotran se ha aliado con la compañía ferroviaria Eco Raíl y la naviera CMA CGM para explotar la anunciada autopista ferroviaria que unirá la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza) y el puerto de Algeciras.

Su previsión es iniciar la explotación nada más esté acondicionada la infraestructura para la circulación de trenes cargados de camiones, previsiblemente en 2024, para lo que adquirirán el material rodante necesario con el fin de gestionar una expedición diaria por sentido. Si las previsiones se cumplen, cuatro años después aumentarán su explotación a tres convoyes.

Las tres empresas constituyeron para este fin una sociedad, Rail & Truck Strait Union, con el fin de impulsar este proyecto hace dos años y se ha convertido en la primera que ha hecho pública su pretensión de sacar partido a la autopista ferroviaria promovida por los gobiernos de Aragón y Andalucía y declarada como prioritaria por el Ministerio de Transportes.

Los socios de Rail & Truck Strait Union aportan su experiencia en la gestión integral de los servicios ferroviarios y su presencia en los tráficos actuales de mercancías entre el Magreb, España y el norte de Europa, claves para captar mercancías cargadas en semirremolques de camión al ferrocarril y explotar con solvencia un nicho de mercado hasta ahora inédito en España.

El director de Desarrollo y Expansión de Marcotran, David Raposo, señala que han participado como consultores y asesores en el diseño de la autopista representando a sus futuros usuarios, los transportistas. "Y ahora, con su consolidación, aportaremos una masa crítica inicial importante para su viabilidad, dado nuestro elevado número de operaciones en el Estrecho", asevera.

Para hacerlo posible, hará falta que previamente se acondicionen los mil kilómetros de la línea ferroviaria convencional, dado que los gálibos de los túneles y pasos superiores no permiten el tráfico de convoyes cargados de semirremolques, más voluminosos que los mercancías tradicionales.

La secretaria de Estado de Infraestructuras, Isabel Pardo de Vera, estimó en abril en una cumbre monográfica celebrada en Zaragoza que hará falta invertir unos cien millones para adaptar la infraestructura. El primero de los tres proyectos ya está en redacción y afecta a un tramo andaluz y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) acaba de licitar los dos restantes por un importe de 7,3 millones.

Como adelantó este diario, la previsión es tener el diseño listo entre finales de 2022 y principios de 2023 para sacar a concurso las obras, de modo que a principios de 2024 pueda iniciarse la explotación si no hay contratiempos. Al mismo tiempo, ADIF ya está acometiendo la renovación del tramo Algeciras-Bobadilla, 178 kilómetros en vía única que se renovarán y electrificarán gracias a una inyección de 469 millones. Aquí es donde se hará el esfuerzo inversor en 2022 con 301 millones, a la espera de poder desarrollar las obras en el resto.

La compra de material rodante

A esta inversión se tiene que sumar el desembolso que hará Rail & Truck Strait Union para disponer de las locomotoras y vagones necesarios para transportar los semirremolques que ahora viajan por carretera. Las empresas han previsto un desembolso de 150 millones, para lo que esperan captar fondos europeos. "Toda ayuda es bienvenida y, en este caso, seguro que nos facilitaría a los transportistas el uso de la autopista", señala Raposo antes de aclarar que su viabilidad no está condicionada a las ayudas. "Un pilar de los negocios es que sean sostenibles por sí mismos", apostilla.

El objetivo es comenzar con un tren diario por sentido de unos 550 metros de longitud, capaz de transportar unos quince semirremolques en vagones P420, cuyo gálibo es de 4,20 metros de altura. Esta medida es la que va a condicionar la adaptación del corredor ferroviario central.

El director de Desarrollo de Marcotran estima que cuando la autopista esté a pleno rendimiento se podrán desviar más de 40.000 semirremolques al año. La cifra es importante, pero aun así se prevé que haya un tránsito de 600.000 camiones al año entre los puertos de Algeciras y Tánger Med, un 75% más que el año pasado.

Para agilizar su puesta en marcha, la compañía firma este viernes en Madrid un protocolo de colaboración con las instituciones implicadas en el impulso a la autopista ferroviaria: el citado ADIF, el puerto de Algeciras y la empresa pública Aragón Plataforma Logística (dependiente de la DGA).

Dicho acuerdo establece el compromiso de las partes, que pasa por que ADIF acometa el acondicionamiento de la vía y el puerto de Algeciras y APL tengan listas sus respectivas terminales, mientras la operadora asume la inversión para el material rodante.

David Raposo especifica que los tiempos de fabricación son bastante largos y llegan a superar los dos años, aunque esta cuestión la tienen resuelta, "con compromisos ya adquiridos". El proyecto, asegura, supone un "salto cualitativo y un reto empresarial" y para Aragón, al igual que para Algeciras y Marruecos, "un aporte extra de competitividad, dinamización y transformación".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión