Aragón
Suscríbete

infraestructuras

La autopista ferroviaria Plaza-Algeciras estará lista en 2023 tras una inversión de 100 millones

ADIF encargará ya los proyectos para adaptar siete túneles con el fin de permitir el transporte de camiones en tren en el corredor ferroviario central. Ábalos reitera en Zaragoza que la actuación es "prioritaria". 

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en el centro, a su llegada al Pignatelli para respaldar la autopista ferroviaria, este viernes.
El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en el centro, a su llegada al Pignatelli para respaldar la autopista ferroviaria, este viernes.
José Miguel Marco

La primera autopista ferroviaria española unirá la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza) con el puerto de Algeciras dentro de dos años tras una inversión estimada en cien millones de euros. El ambicioso proyecto pasa por aprovechar el corredor central ferroviario de ancho convencional, infrautilizado con la alta velocidad, para subir al tren una parte de los miles de camiones que a diario cruzan la península, lo que técnicamente se denomina ‘ferroutage’. Y para ello hace falta una mínima intervención, el acondicionamiento de siete túneles a lo largo de los mil kilómetros de trazado entre Zaragoza, Madrid, Córdoba, Bobadilla y Algeciras.

El anuncio lo ha hecho este viernes en Zaragoza la presidenta del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), Isabel Pardo de Vera, quien ha asegurado a este diario que los proyectos de adaptación del gálibo –altura– de los túneles se van a encargar "ahora" con el objetivo de fijar unos "plazos razonables" de ejecución antes del verano. No obstante, el presidente del puerto de Algeciras, Gerardo Landaluce, ha avanzado que el cronograma establece su puesta en servicio en 2023, además de detallar las siete actuaciones por 253 millones que reforzarán al corredor como puerta de entrada de las mercancías de África a Europa.

Ambos han participado en la puesta de largo oficial de este ambicioso proyecto en la Sala de la Corona del Pignatelli en un acto presidido por el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, con la participación de los gobiernos de Aragón y Andalucía y el respaldo clave de los empresarios de transporte llamados a utilizar la infraestructura ferroviaria.

La jornada la ha abierto el presidente aragonés, Javier Lambán, quien ha recordado que el impulso inicial lo hizo hace cuatro años de la mano de su entonces homóloga andaluza, Susana Díaz, y en cuya importancia estratégica cree igualmente su sucesor, el popular Juan Manuel Moreno. De hecho, ha enviado a la capital aragonesa a su consejera de Fomento, Marifrán Carazo, quien en su intervención ha insistido como Lambán en que la autopista ferroviaria es "un proyecto de estado, estratégico". "Ministro, es una oportunidad para generar empleo, aprovechemos la oportunidad de los fondos europeos Next Generation", ha reivindicado.

El ministro de Transportes ha reiterado que este proyecto es "prioritario" y ha incidido en que el corredor central ferroviario se llevan invertidos cerca de 70 millones y solo para este año hay presupuestados más de 60.

La autopista ya fue declarada como actuación prioritaria hace un año y desde el ADIF se ha revisado al completo la infraestructura para identificar las actuaciones necesarias para ponerla en marcha, además de esbozar un esquema de explotación de la línea para optimizar las inversiones que se acometan. "Es un objetivo prioritario que se ponga en servicio lo antes posible, dado el interés manifestado por los operadores", ha asegurado la presidenta del ADIF.

Ábalos ha remarcado la "apuesta" por convertir Zaragoza en el puerto interior de España y sacar partido a su posición geoestratégica como nodo de enorme valor estratégico nacional e internacional.

El sueño del Gobierno aragonés es convertir Plaza en el punto de intercambio de mercancías más importante del país y con la autopista ferroviaria se dará el paso definitivo para conseguirlo. Este ambicioso proyecto se encuadra en la estrategia ministerial Mercancías 30, que busca el trasvase de parte de las mercancías que ahora viajan por camión al ferrocarril. Con sus palabras, "potenciar el transporte ferroviario como eje vertebrador de las cadenas logísticas".

Para ello, el ministro ha apuntado que se pretenden fijar rutas en sintonía con los intereses de operadores y cargadores, garantizando así su continuación como autopista ferroviaria por el resto de Europa. "Hay que fijar hitos y un calendario de actuaciones para ponerlos a disposición del sector y generar certidumbre, permitiéndoles planificar las inversiones necesarias para su puesta en servicio", ha aseverado.

Ábalos ha detallado que el Gobierno destinará más de 6.000 millones a modernizar, digitalizar y mejorar la seguridad y la sostenibilidad de las infraestructuras de transporte, con especial atención al ferrocarril.

En esta línea, ha aludido a la manifestación de interés convocada en febrero para el programa de apoyo al transporte sostenible y digital, con una dotación de 580 millones, y para la que solo dentro de las líneas destinadas al fomento de la intermodalidad del transporte y de la modernización del material ferroviario de mercancías, han recibido más de un centenar de propuestas, "muchas relacionadas con las autopistas ferroviarias".

La clave de la cogobernanza

El presidente aragonés ha apostado por extender la cogobernanza aplicada durante la pandemia a otras políticas como las comunicaciones para lograr "un proyecto nacional de éxito". Mientras, la consejera de Economía y presidenta de Aragón Plataforma Logística (APL), Marta Gastón, ha anunciado la puesta en marcha de la "Comunidad APL" para "mantener y consolidar las bases de la estrategia" emprendida hace cuatro años con la fusión de las plataformas logísticas en un sola sociedad. En esta suerte de ‘lobby’ se pretende ir de la mano de los agentes implicados.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión