Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

IDL pide negociar ahora el despido colectivo de casi 200 trabajadores

La plantilla se siente "engañada" porque la contrata a final de septiembre les dijo que no tenía contemplado perder este contrato con PSA y anuncia movilizaciones.

Buena parte de la plantilla de IDL Automotive Logístics acudió ayer a la asamblea convocada por el comité de empresa en el anfiteatro del Parque Delicias.
Buena parte de la plantilla de IDL Automotive Logístics acudió ayer a la asamblea convocada por el comité de empresa en el anfiteatro del Parque Delicias.
José Miguel Marco

El despido colectivo. Con un comunicado remitido esta mañana  por la dirección de IDL al comité de empresa y a su vez reenviado por 'wasap' a la plantilla, se desayunaban los trabajadores de esta auxiliar de Figueruelas, a la que PSA (grupo Stellantis) rescindió el contrato este pasado sábado 9 de octubre. "Cinco días han esperado para reaccionar y ahora nos vienen con esto. Es una falta de respeto", criticaron desde el comité de empresa. 

En la asamblea en el Parque Delicias a la que estaban convocada la plantilla, los trabajadores mostraron su absoluta indignación y malestar por la manera en que fabricante y contrata están actuando desde que les comunicaron la pérdida de la carga de trabajo. "Nosotros sí que hemos cumplido siempre en los veinte años que llevamos en la nave 21 de la planta preparando los materiales para las líneas", indicaba una de las trabajadoras. "Han actuado con premeditación, nocturnidad y alevosía diciendo que PSA les rescindía el contrato en pleno puente del Pilar para que no hubiera capacidad de reacción", denunciaba una trabajadora mostrando un comunicado que IDL les mandó el 27 de septiembre "trasladando un mensaje de tranquilidad a la plantilla" y señalando por escrito que el cliente, PSA, en ningún momento había manfiestado que fuera a "internalizar esta actividad" y aclarándoles que el contrato seguía vigente hasta el 31 de julio de 2023.   

"No nos merecemos esto", decía otra de las trabajadoras, recordando que ni siquiera han podido entrar a la fábrica para recoger sus cosas. "Qué casualidad", apuntaba, "que PSA hasta ahora tuviera una carpa para tomarnos la temperatura y permitirnos acceder y ya el lunes hubieran reactivado los tornos para denegarnos el acceso". 

"Ambas empresas sabían lo que iba a ocurrir. Les viene bien quitarse el excedente de gente que tienen porque con la crisis de suministro de semiconductores hay menos coches que fabricar", decía otro trabajador con más de quince años empleado en la nave 21 no solo para IDL sino para las contratas que le han precedido. "Esta decisión de rescindir un contrato no se toma de la noche a la mañana y ahora nos vienen con este paripé para no asumir la responsabilidad que tienen con sus trabajadores", criticaba. 

Sin poder recoger sus cosas

Más de uno en la asamblea preguntó al secretario del comité, Jorge Bugeda, que explicaba posibles acciones a tomar, cuándo podrían subir a PSA a recoger sus cosas de la taquilla y cuando este dijo que el fabricante les contestaría en breve pero que les harían "pasar de uno en uno", la respuesta de todos fue un abucheo generalizado. 

Y es que las gradas del anfiteatro de Parque Delicias se llenaron con buena parte de los casi 200 trabajadores afectados por este despido colectivo. "La plantilla está unida", subrayó Griselda Ramón, presidenta del comité, que explicó que ya han solicitado a la Delegación del Gobierno movilizaciones y concentraciones por el centro de la ciudad, así como otras que seguirán protagonizando a las puertas de la fábrica.

"La empresa ya nos ha pedido constituir la mesa negociadora. Ahora de repente les han entrado las prisas", indicaron desde la representación de los trabajadores, que ha pedido a IDL que las reuniones sean presenciales y vengan a Zaragoza a negociar este despido colectivo. "Le han querido pasar la pelota a PSA pero como les ha dicho que no piensan subrogarnos, nos despiden, después de que este pasado lunes nos mandaran unilateralmente de vacaciones, lo que supone también una ilegalidad", recuerda Griselda Ramón, de OSTA y presidenta del comité de empresa.

"Nos sentimos engañados y decepcionados. No son formas", añadía otro de los afectados participante en la asamble. "En pleno puente nos dice IDl que les rescinden el contrato. El lunes no nos dejan entrar a trabajar y nos mandan de vacaciones y hoy jueves nos plantea el despido colectivo", se quejaba, "sin previo aviso como es preceptivo y sin ninguna consideración hacia los trabajadores y trabajadoras" .

Desde luego, "no les ha temblado la mano", indicaba otro trabajador. "Esto no se hace", apostillaba su compañero. "Vamos a luchar porque estos despidos sean improcedentes". El problema, reconocía otro, son los plazos, porque "todos tenemos familia y necesitamos la nómina a fin de mes". Hay matrimonios afectados por este despido colectivo, es decir, dos personas que de repente se van a quedar sin trabajo, recordaba.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión