Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Cuatro amigos de Monzón promocionan los alimentos de Aragón con Revilla

Tras un primer intento frustrado hace un año, el presidente de Cantabria contactó con ellos y este lunes se produjo el encuentro.

Los jóvenes montisonenses visitaron al presidente de Cantabria el pasado lunes.
Los jóvenes montisonenses visitaron al presidente de Cantabria el pasado lunes.
Heraldo

Los productos de Aragón han conseguido una estupenda promoción en Cantabria gracias a cuatro amigos de Monzón que el pasado lunes se los llevaron en mano al presidente cántabro Miguel Ángel Revilla. Además, Jesús Barranco, Jorge Aloy, Javier Pueyo y Joaquín Radigales aprovecharon el viaje para hacer turismo por esta comunidad.

La historia de cómo se ha producido este encuentro es curiosa. Hay que remontarse al año pasado por estas fechas, cuando estos jóvenes vieron que las fiestas de San Mateo se suspendían por la pandemia. “Decidimos ir a pasar unos días a Cantabria –cuenta Jesús–, mi amigo Javier es un fan incondicional de Revilla, tiene todos sus libros, y quería a toda costa que se los firmase”.

Allí se plantaron a las puertas del Parlamento, “pero había tanta gente y tantas restricciones que fue imposible, nos llevamos un gran chasco, sobre todo Javier”. Para mitigar la frustración, ese mismo día brindaron con una de las botellas de vino aragonés que le iban a entregar, lo grabaron en vídeo y se lo mandaron al correo electrónico oficial.

Los amigos regresaron a Monzón y la sorpresa se la llevó Jesús cuando a los dos días recibió una llamada. “¡Pero hombre, dónde está mi vino!”. El que estaba al otro lado del teléfono era Revilla. “Yo pensé que me estaban gastando una broma o que era alguien de su equipo, pero no, enseguida reconocí su voz; no podía dar crédito”, relata este joven montisonense.

Los cuatro amigos de Monzón, con los productos que le entregaron a Revilla.
Los cuatro amigos de Monzón, con los productos que le entregaron a Revilla.
Heraldo

El acuerdo quedó cerrado de palabra: en cuando pudieran viajar se verían en Cantabria. Sin embargo, los toques de queda y los cierres perimetrales de las comunidades autónomas atrasaron el encuentro “a pesar de que lo planificamos dos o tres veces, pero por una cosa u otra no hubo forma”.

Jesús tiene el teléfono particular de Miguel Ángel Revilla, aunque no lo ha utilizado. “Prefiero contactar a través de su secretaria”, asegura. Y eso, precisamente, es lo que hizo hace dos semanas: cerrar la fecha de la entrevista para el 20 de septiembre por la mañana.

Los cuatro amigos viajaron el viernes, se alojaron en Castro Urdiales, y entre otros destinos turísticos, aprovecharon para conocer el multicolor faro de Ajo, obra del artista callejero Okuda, que está atrayendo a miles de visitantes.

El pasado lunes, cuando llegaron al Parlamento, enseguida los reconocieron. “¿Sois los de Huesca, no?”. Subieron al despacho del presidente y allí se produjo el entrañable encuentro “como si fuéramos amigos de toda la vida”. Javier Pueyo llevó toda su colección de libros que, por supuesto, Revilla rubricó. También le entregaron unas postales de Monzón y del Cinca Medio, y algún regalo más.

Miguel Ángel Revilla, firmando a Javier Pueyo uno de sus libros.
Miguel Ángel Revilla, firmando a Javier Pueyo uno de sus libros.
Heraldo

“Lo que más ilusión le hizo fueron los alimentos que le dimos”, explica Jesús. Antes de viajar estuvieron en contacto con varias bodegas y productores de Huesca, y le regalaron vinos de las bodegas de Beroz y Sers; manzanas Villa Pepita, de Cofita, y productos ecológicos de Bio Palacín Planet, como arroz, harina, avena... Nos hubiese gustado llevarle tomates rosas de Barbastro, pero los cuatro o cinco días que iban a pasar hasta que se los entregásemos nos parecían demasiados”.

“Fue muy amable –concluye Jesús Barranco–, estuvimos media hora en su despacho y luego nos invitó a un café fuera del Parlamento; también nos dio algunos libros y productos, y nos dijo que para lo que quisiéramos, que no dudáramos en llamarle”.

Este año, de nuevo, las fiestas de San Mateo de Monzón no se han podido celebrar con la intensidad que le hubiese gustado a estos amigos, así que el viaje promocional a Cantabria para conocer a Miguel Ángel Revilla ha sido para ellos “una magnífica alternativa”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión