Aragón
Suscríbete

Tercer Milenio

Luis Alcalá: "Vemos la punta del iceberg de los fósiles de Teruel"

Se despide de Dinópolis para ser director del Parque de las Ciencias de Granada.

El paleontólogo Luis Alcalá, con Teruel de fondo
El paleontólogo Luis Alcalá, con Teruel de fondo
Jorge Escudero

¿Por qué hace las maletas para dirigir el Parque de las Ciencias de Granada tras 20 años al frente de la Fundación Conjunto Paleontológico-Dinópolis?

Estoy muy satisfecho de lo conseguido en este tiempo, con logros que no podía imaginar cuando llegué, pero surgió la oportunidad de iniciar un nuevo reto profesional en un sitio que admiro, el Parque de las Ciencias, que es emblemático en la divulgación científica.

¿Le costó decidirse?

La decisión no fue fácil, pero me animé a afrontar este desafío profesional.

Y a cambiar la investigación por la divulgación.

No necesariamente. A la Fundación se la asimila con los grandes hallazgos en el campo de los dinosaurios, pero al desenterrarlos ya pensamos en qué lugar ocuparán en Dinópolis. Tenemos un perfil de divulgación menos conocido.

¿Qué balance hace de esos 20 años de hallazgos en Teruel?

En mayo de 2002, me presentaron como gerente de la Fundación y vaticiné importantes hallazgos de dinosaurios en la provincia. Algunos lo interpretaron como un brindis al sol, pero hemos encontrado muchos nuevos dinosaurios.

¿Por encima de sus previsiones?

Sabía que haríamos aportaciones a la ciencia, pero han superado mis expectativas. Hice esas declaraciones en 2002 y un año después encontramos en Riodeva al dinosaurio más grande de Europa. Es un logro inimaginable, ni siquiera para mí que era el más optimista de los paleontólogos. Se han sucedido después hallazgos de dinosaurios en Ariño, de icnitas en el Castellar o de mamíferos en Alfambra.

¿Han repercutido en Dinópolis?

Todos tienen su reflejo en Dinópolis con fósiles originales o con información audiovisual. Los hallazgos repercuten en el producto que ofrece al público, que va desde familias interesadas en los dinosaurios a expertos.

¿El descubrimiento del Turiasaurus riodevensis en Riodeva en 2003 marcó un hito en la paleontología provincial?

En la mundial. No solo era un dinosaurio muy grande, que eso es espectacular, sino que sirvió para descubrir un nuevo grupo de dinosaurios que nunca se había reconocido y que se ha identificado por todo el mundo.

¿Es su fósil favorito?

Sí, porque reúne todos los valores que hubiera deseado si al llegar a Teruel me hubieran preguntado qué deseaba encontrar. Hubiera respondido que un dinosaurio desconocido y muy grande, porque eso lo hace popular aunque biológicamente es un dato sin importancia. Además, hubiera pedido que tuviera repercusión mundial. Fue un éxito tan inimaginable que después me preguntaba qué más podía hacer. El primer hallazgo fue a lo grande.

Y los hallazgos no cesaron. ¿Por qué Teruel es tan propicio a la aparición de fósiles?

Por las características del suelo, que tiene distintas antigüedades geológicas, y por su relieve abrupto, que sumado a la escasa vegetación permite un fácil acceso a las distintas capas geológicas. La guinda de la tarta ha sido crear Dinópolis, con un equipo dedicado al trabajo de campo día tras día.

¿Qué fruto ha dado ese trabajo?

Hemos localizado 463 lugares con dinosaurios, aunque se han excavado pocos porque es muy laborioso. En 20 años, las excavaciones han aportado una colección de más de 30.000 huesos de dinosaurios, única en España y de las mejores de Europa. Solo en Ariño hemos extraído más de 10.000 huesos de vertebrados entre los que hay dinosaurios, tortugas, cocodrilos… Son cifras impresionantes. Se han hecho hallazgos de una calidad y en unas cantidades sorprendentes a nivel mundial.

¿Todavía puede haber sorpresas en el futuro?

Estamos en una etapa inicial. De los 30.000 huesos extraídos, hemos estudiado muy pocos. Hay miles por estudiar. Pero hay 463 lugares que sabemos que tienen restos de dinosaurio y solo hemos excavado una docena. Lo que hemos aportado es solo la punta del iceberg.

El modelo de Dinópolis, que combina investigación, divulgación y turismo, ¿funciona?

Sí. Es un modelo rompedor. Mezcla un tiovivo con un fósil de importancia mundial. La oferta es muy variada. Se lo puede pasar bien un niño de tres años que no sabe lo que es un fósil y un catedrático de paleontología.

¿Y es rentable?

Con una inversión modesta se ha configurado un producto novedoso de diversión y cultura científica. Por la cantidad de público que ha venido, el patrimonio generado, la visibilidad internacional lograda y la autoestima de tener un producto del que se puede presumir, ha sido uno de los mejores negocios de la historia de España.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión