Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Tercer Milenio

Inteligencia artificial made in Bifi

Inteligencia artificial para gestionar la ocupación hospitalaria o los residuos urbanos

El BIFI, Instituto de Biocomputación y Física de los Sistemas Complejos de Unizar, desarrolla aplicaciones y modelos de IA adaptados a las necesidades de la sociedad y las empresas.

Investigadores del campo de la IA en el Instituto de Biocomputación y Física de los Sistemas Complejos de la Universidad de Zaragoza.
Investigadores del campo de la IA en el Instituto de Biocomputación y Física de los Sistemas Complejos de la Universidad de Zaragoza.
Toni Galán

Uno de los objetivos del BIFI, el Instituto de Biocomputación y Física de los Sistemas Complejos de la Universidad de Zaragoza, es que "los beneficios de la inteligencia artificial lleguen a la sociedad y, en particular, a las empresas –asegura su director, Yamir Moreno–. Para ello, el instituto desarrolla diversos proyectos de transferencia tecnológica, diseñando aplicaciones y modelos específicos, adaptados a las necesidades de la sociedad y las empresas, donde las herramientas de IA juegan un papel clave".

En colaboración con médicos del hospital Royo Villanova de Zaragoza, Alberto Aleta y el propio Moreno han desarrollado un proyecto para predecir la ocupación hospitalaria por covid-19 usando inteligencia artificial.

La inteligencia artificial "nos permite extraer información de los datos que está oculta a simple vista –explica Moreno–. Esto es especialmente importante cuando no disponemos de toda la información, o cuando tenemos dudas sobre la calidad de los datos, tal y como sucede hoy en día con la actual situación pandémica". Por ejemplo, "resulta obvio que tiene que existir una proporcionalidad entre el número de nuevos casos de covid-19 y el número de hospitalizaciones. Sin embargo, esta proporcionalidad puede depender de la edad de los casos, del número de test que se hagan, de la calidad del sistema de rastreo, etc. Esto es más importante, si cabe, cuando comparamos información sobre diferentes regiones, dado que en cada lugar los protocolos pueden ser ligeramente diferentes".

Aprendizaje automático

Todos estos problemas, asegura, "se solucionan fácilmente utilizando algoritmos de aprendizaje automático". Así, podemos decirle al ordenador el número de casos que hemos detectado, darle una muestra de las hospitalizaciones que hemos observado, y hacer predicciones de cara al futuro como cuántos casos va a haber o si se verá muy afectado el sistema hospitalario. Además de responder a estas preguntas, "que son cruciales hoy en día, también podemos extraer más información de este aprendizaje. Por ejemplo, ¿la probabilidad de acabar en el hospital es igual en todas las regiones?, ¿es el proceso de recolección de datos equivalente en todos sitios, o hay grandes diferencias?" La inteligencia artificial, afirma, "nos permite responder a todas estas preguntas de una forma clara y directa".

Junto a la empresa oscense Distromel, el grupo que lidera David Íñiguez lleva adelante un proyecto que tiene como objetivo la optimización de la gestión de residuos urbanos. Mediante técnicas de ‘machine learning’, y a partir de datos de sensores instalados en los propios contenedores y en los camiones de recogida, se ha desarrollado un modelo capaz de predecir la progresión de llenado de cada contenedor. Con esta herramienta en la mano, en lugar de que el camión siga rutas fijas recogiendo todos los contenedores independientemente de si están llenos o no, el gestor podrá planificar las rutas dinámicamente, para recoger solo aquellos que realmente es necesario vaciar. Esta optimización implica menos camiones en la calle, menos tráfico, menos ruido, menos emisiones de CO₂ y una reducción del coste de ejecución del servicio, logrando simultáneamente una disminución de los casos de contenedores desbordados. "Algunos de estos sistemas ya han sido implantados por la empresa en ciudades como Murcia o Granada, y el objetivo es que los últimos avances y desarrollos con la Universidad de Zaragoza puedan ser implantados en los nuevos servicios de ciudades como Zaragoza, Madrid o Valencia", señala Moreno.

Además, el BIFI es una de las piezas fundamentales para la constitución del Aragón DIH (Digital Innovation Hub–Centro de Innovación Digital), cuyo objetivo es apoyar a las empresas y al sector público en su transformación digital, potenciando el uso de tecnologías avanzadas como la computación de altas prestaciones y la inteligencia artificial.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión