Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

psiquiatría

Denuncian la falta de camas en Psiquiatría para pacientes jóvenes: "La famosa cuarta ola de salud mental ya está aquí"

Los profesionales de psiquiatría se ven "desbordados" ante la falta de recursos que denuncian distintos jefes de servicio.

Alfonso Pérez Poza, Sociedad Aragonesa y Riojana de Psiquiatría (SARP), entrando al Hospital de Día de Psiquiatría del Hospital Miguel Servet.
Alfonso Pérez Poza, presidente de la Sociedad Aragonesa y Riojana de Psiquiatría (SARP), entrando al Hospital de Día de Psiquiatría del Hospital Miguel Servet, en una imagen de archivo.
P. Berné

La psiquiatría aragonesa se enfrenta en los últimos meses a una doble problemática. A la situación de "colapso" sanitario que ha provocado la covid-19 se suma desde hace tiempo la amenaza de una nueva epidemia de salud mental que ha vuelto a evidenciar las carencias del sistema

"Vivimos una época alienada, con mucha incertidumbre, en la que la pandemia está ayudando a que afloren este tipo de casos. Vemos rasgos de inestabilidad emocional, de inmadurez, de consumo de drogas... Y también mucho paciente joven ligado a las tentativas de suicidio", advierte el doctor Alfonso Pérez Poza, presidente de la Sociedad Aragonesa y Riojana de Psiquiatría (SARP).

A juicio de este especialista, coordinador del Hospital de Día de Psiquiatría del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, uno de los principales problemas que sufre la Comunidad en este ámbito es la falta de camas para atender a estos pacientes, que son cada vez más jóvenes. "En las plantas de agudos y los servicios de Urgencia de los hospitales están muy colapsados con esto. Están teniendo problemas con gente muy joven de infantojuvenil, personas de 10, 14 o 16 años que ingresan con cuadros muy graves de enfermedad mental", lamenta este especialista, desde cuya sociedad científica llevan años reclamando que se aumenten los recursos destinados a atender a estos pacientes y también las plantillas. 

En Aragón, desde su creación en el año 2013, la Unidad de Psiquiatría infanto-juvenil del Hospital Clínico de Zaragoza es la única en toda la Comunidad que atiende este tipo de casos, pero solo dispone de seis camas de hospitalización para atender a 200.000 pacientes potenciales, que son los menores de 18 años.

"A pesar del miedo inicial a ir a los hospitales, el año pasado no bajó sino que subió la necesidad de ingresos. Ahora con seis camas tenemos una tasa de ocupación permanente, siempre hay lista de espera, y eso dificulta mucho la atención a los menores en Urgencias", lamenta el doctor Pedro Ruiz Lázaro, jefe de Sección de Psiquiatría Infanto-Juvenil del Hospital Clínico de Zaragoza

Los casos más graves que atienden suelen estar relacionados con trastornos de la conducta alimentaria, que se han disparado en los últimos años. Además, la presión asistencial derivada de la covid-19 ha tenido un impacto muy fuerte en estas unidades, que arrastran el problema de tener que derivar a estos pacientes fuera de la región por falta de camas. "Si ya estábamos siempre con problemas de recursos, con la pandemia covid han salido a flote todas las carencias del sistema. Hemos llegado a tener en lista de espera hace diez días a 15 pacientes, que nunca habíamos llegado a tener, sin posibilidad de ingresar de forma urgente durante semanas. Es un problema que se va a intentar solucionar, pero todas las soluciones cuestan tiempo", advierte este especialista. 

Para aliviar este colapso, los expertos consultados apuntan que habría que "duplicar" de forma urgente el número de camas y destinar más recursos a las unidades de salud mental que hacen seguimiento de este tipo de casos.

"En las unidades de salud mental estamos también desbordados: hay más casos de lesiones autolíticas, anorexias restrictivas con unas pérdidas de peso de más de 30 kilos que no habíamos visto nunca... La famosa cuarta ola de salud mental ya ha venido, y en edades de menores de 18 años tenemos claramente muchas más visitas a Urgencias y casos graves, que exigen reforzar las camas de hospitalización e incrementar los recursos comunitarios en las unidades de salud mental", reclama este especialista. 

Aunque la situación a este respecto es "crítica" en Aragón, lo expertos consultados señalan que estas carencias en el ámbito de la salud mental son generalizadas en toda España, pues el incremento de problemas de este tipo no se ha visto acompañado de recursos para poder absorber la totalidad de los casos. 

"Lo lógico -apunta Pérez Poza- sería que el Servet tuviera también un servicio de Psiquiatría Infantil, porque dentro de un año va a salir la especialidad y nos va a pillar sin servicio de hospitalización aquí. Es una cosa muy llamativa tratándose de un hospital de referencia para todo Aragón...", añade este psiquiatra. 

Ratios muy bajas para atender a estos enfermos

A la falta de recursos para atender a esos enfermos, se añaden también las ajustadas plantillas que atienden las unidades de salud mental en Aragón. En concreto, en el Centro de Especialidades Médicas Inocencio Jiménez de Zaragoza, correspondiente al Sector III, cuentan con tres psiquiatras, un psicólogo y un enfermero para atender a una población de 40.000 menores. 

"Tenemos mucha lista de espera y sospechamos que se han perdido derivaciones. Antes del verano teníamos ocho meses de demora, y ahora estaremos en cuatro meses para primeras consultas, pero sospechamos que se han perdido muchas", señala el doctor Pedro Ruiz Lázaro. 

En su caso, la pandemia ha obligado también a reducir el número diario de pacientes que citaba para revisiones con el objetivo prioritario de evitar la acumulación de personas en las salas de espera. "Yo he pasado de tener 20 pacientes al día a ver a 15, por evitar el riesgo de contaminación y que estos espacios sean foco de contagio. De esta forma, si antes veíamos cada tres meses ahora estamos viendo cada 4 o cada cinco, que no es lo ideal", reconoce.

Para salir de esta situación, ambos psiquiatras coinciden en la necesidad de ampliar el número de camas para la hospitalización de los casos más graves, pero instan también a la Administración a reforzar las plantillas para poder hacer un seguimiento "adecuado" a nivel ambulatorio. "Nos temíamos que iba a pasar y ha pasado. Tenemos una respuesta del sistema de cubrir con parches y como podemos estas carencias, cuando la solución ideal no es esa. No se trata de ver cada vez más y más pacientes, sino de atenderles con una calidad asistencial que requiere tiempo, previsión y dinero", sentencian. 

Por su parte, la consejería de Sanidad avanzó esta semana en Las Cortes sus intenciones de incrementar el número de camas de hospitalización para la población infanto-juvenil, crear unidades multidisciplinares y un hospital de día, también para adultos, en el marco del nuevo Plan de Salud Mental 2021-2025

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión