Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Tercer Milenio

Sanidad animal

Menos antibióticos y más genómica en las granjas de ovejas lecheras

Hacia una explotación de ovejas lecheras sostenible y libre de antibióticos camina un proyecto multidisciplinar que combina mejora genética y uso de tecnologías genómicas, alimentación y manejo reproductivo.

El sector ovino español es la segunda potencia productora de leche de oveja en la Unión Europea
El sector ovino español es la segunda potencia productora de leche de oveja en la Unión Europea
CITA

Las tecnologías genómicas pueden ayudar a que las ovejas lecheras sufran menos mastitis reduciendo al mismo tiempo el uso de antibióticos. Un proyecto de investigación multidisciplinar lo está poniendo en práctica en ovejas de raza Assaf y Lacaune, en una explotación de Oviaragón-Grupo Pastores en Perales de Alfambra (Teruel).

La disminución de la utilización de antibióticos para evitar resistencias en los microorganismos es uno de los retos a los que se enfrenta la ganadería actual. Por eso este proyecto, en el que participan el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), Araid y el Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias, quiere desarrollar un nuevo sistema de producción de ovejas lecheras que tienda hacia la supresión de los antibióticos para una producción lechera más segura para el consumidor.

Jorge Hugo Calvo, investigador Araid en la Unidad de Producción y Sanidad Animal del CITA, explica algo que vemos cada vez con mayor frecuencia: "Antibióticos que funcionaban para el tratamiento de una infección, ahora pueden resultar poco eficaces, debido a que los microorganismos causantes de la enfermedad presentan resistencia a ese antibiótico". El mal uso de antimicrobianos "es uno de los mecanismos que favorece el desarrollo y la selección de resistencias a antimicrobianos y el posible paso de microorganismos resistentes a los alimentos constituye un riesgo potencial de diseminación de resistencias".

La mastitis, una inflamación de la glándula mamaria, es la enfermedad más común en ovejas lecheras e influye en la producción y la calidad higiénico-sanitaria de la leche de oveja y, por lo tanto, en su precio. En la actualidad, se trabaja para disminuir la incidencia de esta patología mediante la selección genética asistida por marcadores y estudiando los diferentes microorganismos presentes en la leche y sus genes de resistencia a antibióticos.

Selección genética

Los programas de mejora genética en ovino de leche empiezan a incluir la resistencia a padecer mastitis. En este proyecto se estudia la selección de animales en función de determinadas variantes génicas que pueden influir en dicha resistencia.

Pero otro gran campo de estudio es la microbiota de la leche. "Es el conjunto de microorganismos que hay en ella –explica Calvo–, y uno de los objetivos del proyecto es, por un lado, identificar los microorganismos causantes de la mastitis y, por otro, detectar aquellos perfiles de microorganismos que mejoren la salud de la ubre". Para ello se aplican tecnologías de secuenciación masiva.

Una vez analizado, "se puede intentar favorecer esa microbiota que mejora la salud de la ubre, de manera que sean animales menos susceptibles a padecer mastitis, mediante pautas de manejo higiénico sanitario, medidas preventivas, así como con la administración de prebióticos y probióticos, aunque esto último está en desarrollo con múltiples investigaciones, principalmente en bovino, y no es la base de nuestro estudio", precisa.

Por otra parte, "el estudio del metagenoma, que son los genes y genomas de esos microorganismos, nos permitirá detectar si existen genes de resistencia a antibióticos". De esta manera, "no solo podremos aplicar el tratamiento antimicrobiano más eficaz para el germen causante de la enfermedad, sino que, al descartar los fármacos a los que es resistente, se hará un uso más racional de los antibióticos y evitaremos la proliferación de las resistencias".

El proyecto, en marcha desde 2018, concluye en noviembre de este año. En estos momentos se están terminando de recopilar todos los datos, para proceder a los análisis bioinformáticos y estadísticos finales. Los resultados se aplicarán en la explotación de Oviaragón en Perales de Alfambra, de forma que "este proyecto habrá servido como experiencia piloto para que se puedan establecer en otras granjas pautas de manejo y alimentación, así como medidas preventivas, con el objetivo de reducir los tratamientos antimicrobianos", señala Calvo. Igualmente, "se dispondrá de toda la información que nos proporcione la microbiota y el metagenoma para dar el tratamiento más adecuado para cada infección determinada, teniendo en cuenta las resistencias antimicrobianas en caso de aparición de cuadros de mastitis".

El proyecto

  • Objetivo. Desarrollar un nuevo sistema de producción de ovejas lecheras que tienda hacia la supresión de los antibióticos.
  • Participantes. Es un proyecto interdisciplinar presentado por Oviaragón-Grupo Pastores, con la participación del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), la Fundación Agencia Aragonesa para la Investigación y el Desarrollo (ARAID) y el Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias (INIA).
  • ​Financiación. Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).
  • Periodo de ejecución. Comenzó en noviembre de 2018 y finaliza en noviembre de 2021.

Una buena salud digestiva incide en la productividad del rebaño

Reducir la utilización de antibióticos en una granja conlleva problemas técnicos complejos, como el riesgo de aumentar la incidencia de enfermedades en los animales. La solución a estos problemas no es sencilla y requiere aproximaciones multidisciplinares. Por este motivo, la disminución de la incidencia de patologías se aborda estudiando diferentes aspectos relacionados con la genética, la alimentación y los manejos de los animales, pero sin perder de vista la eficiencia de las producciones que garantice la sostenibilidad de la explotación. Un aspecto no menos importante, dado que "este tipo de producciones ganaderas presenta un alto impacto social respecto a las poblaciones rurales, contribuyendo al asentamiento de la población rural, la conservación medioambiental o el hecho de ser la base de elaboración de productos de alta calidad, que contribuyen notablemente al desarrollo económico", destaca Jorge Hugo Calvo.

En cuanto a nutrición, el objetivo del proyecto es "conseguir una buena salud digestiva de las ovejas, ya que con ella disminuiremos el riesgo de enfermedades y mejoraremos su rendimiento". El investigador Araid señala que "en el tracto digestivo se concentra un porcentaje elevado de la respuesta inmune del animal, por lo que las actuaciones encaminadas a mejorar la salud digestiva permitirán mejorar los índices productivos y el estado sanitario del animal". Además, una buena nutrición "permite el correcto funcionamiento de su sistema endocrino para la reproducción, asegura una posterior producción de leche óptima, así como una menor incidencia de enfermedades metabólicas". Por ello "se puede afirmar que la adecuada nutrición de los animales en cada estadio productivo está relacionada con su manejo reproductivo y sanitario, determinando la productividad del rebaño y su resultado económico". Por este motivo, se está realizando una caracterización fisiológica de los periodos no productivos, "de manera que podamos conocer las causas de infertilidad en la explotación de ovino lechero y proponer pautas de alimentación y manejo que permitan el aumento de la fertilidad y, por lo tanto, de la eficiencia de las producciones que garantice la sostenibilidad de la explotación".

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión