Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La Semana Santa trae un "alivio" al sector turístico del Pirineo y el Matarraña

En el resto de Aragón el puente deja unas reservas mediocres en hoteles y casas rurales, aunque se esperan visitantes de día. La Ruta del Tambor se conforma con una ocupación del 47%.

Un grupo de turistas, ayer, ante la torre de San Martín de Teruel
Un grupo de turistas, ayer, ante la torre de San Martín de Teruel
Jorge Escudero

Esta Semana Santa deja las reservas en el sector turístico más bajas de la historia, aunque con matices, como consecuencia del cierre perimetral de la comunidad y la preocupante situación de la pandemia. Mientras en el Pirineo la ocupación media se sitúa entre el 70% y el 80%, en el resto de Aragón deja unas ocupaciones mediocres excepto comarcas como el Matarraña. Los hoteles de Zaragoza apenas esperan un 20%.

En Huesca, las previsiones de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo van mejorando con el paso de los días y ahora cifran la ocupación media de los hoteles en el 90% para el viernes y el sábado y en el 45% para el jueves y domingo. Con todo, Anabel Costas, responsable de la sección de hospedaje, asegura que muchos de los establecimientos más grandes no han abierto aún.

Es el caso, por ejemplo, de los valles del Aragón y de Tena. En el primero, esperan unos días "animados" para restaurantes y comercios gracias a la segunda residencia y los visitantes de día atraídos, entre otras cosas, por el último fin de semana de esquí de Astún. "Pero los hoteles se quedan más al margen porque muchos no han abierto aún. Los que son más de gestión familiar están al 50% y los ingresos de esos cuatro días les puede suponer un aliento para ir tirando", dice el presidente de la asociación turística, Luis Terrén.

Su homólogo del valle de Tena, Jesús Pellejero, también asegura que los hoteles de mayor tamaño todavía no han comenzado la temporada "porque con el mercado solo de Aragón es insuficiente", y que entre el resto, la ocupación podría llegar al 30% gracias sobre todo a las reservas de última hora, que cada vez suponen un mayor porcentaje.

Mientras, la localidad de Benasque sí que es una excepción ya que todos los hoteles han decidido abrir y registrarán una ocupación de entre un 70 y un 80% el viernes y el sábado, según el presidente de la asociación turística, José María Ciria, quien no obstante reconoce que a pie de pistas, como Cerler, muchos establecimientos sí permanecen cerrados.

En cuanto a la comarca de Sobrarbe, estiman que desde el pasado viernes y hasta el domingo, la ocupación media rondará el 55%, según la presidenta de los empresarios turísticos, Paz Agraz. "Más que una inyección económica es una inyección de moral y un pequeño alivio después de un año con tantos problemas", valora. Del 1 al 4 de abril, el Ayuntamiento de Torla habilitará autobuses para acceder a la popular pradera de Ordesa, desde las 6.00 hasta las 20.30.

En el turismo rural del Pirineo confían en llegar a una ocupación media del 70% esta Semana Santa, aunque muchos alojamientos no han abierto y los más grandes tampoco están siendo ofertados por la Asociación Turismo Verde ante la imposibilidad de garantizar el cumplimiento de las restricciones sanitarias vigentes respecto a los grupos de convivientes. Para Paco Parra, presidente de la entidad, son unas cifras "flojas".

Sin clientes valencianos

El Matarraña se perfila como la comarca turolense con mejores expectativas frente a zonas como la capital, la Sierra de Albarracín o Gúdar-Javalambre, más volcadas en la clientela valenciana de momento inexistente.

El presidente de Teruel Empresarios Turísticos, Roche Murciano, señala que, de acuerdo a una encuesta realizada entre empresas asociadas, el Matarraña tiene reservada el 60% de su oferta de alojamientos, y podría subir hasta el 80% con las últimas reservas. Murciano atribuyó estas buenas cifras a una buena labor de promoción, a una oferta de hoteles con encanto, al buen servicio y a los propios atractivos de la zona. La proximidad de Zaragoza capital juega también a favor. No obstante, el 20% de los establecimientos siguen cerrados ante la falta de expectativas de negocio a corto plazo. Las reservas del Maestrazgo se quedan en un 30%, en Gúdar-Javalambre en un 15% y en la Sierra de Albarracín en el 50%.

La presidenta de la Asociación de Empresarios del Matarraña, la hostelera Marta Ferrás, aclara que hay que tener en cuenta que en torno a una cuarta parte de los negocios están cerrados y que el lleno de los restaurantes se consigue con un 30% del aforo total debido a las limitaciones.

El Bajo Aragón, que habría colgado el cartel de completo en una situación de normalidad al calor de la Ruta del Tambor y el Bombo, se tiene que conformar con un 47% de alojamient os contratados. La gerente de la Asociación de Empresarios Turísticos del Bajo Aragón, Nieves Ballestero, lo valora positivamente porque conseguirlo ha sido "una odisea".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión