Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La gimnasia regresa a los hogares de jubilados: "Después de pasar dos meses en silla de ruedas vuelvo a hacer ejercicio"

El IASS pone en marcha un plan piloto en ocho de sus 31 centros para mayores con actividades físicas y cognitivas en las que se podrán inscribir 336 personas.

Sesión de gerontogimnasia de los hogares del IASS en el parque de Macanaz de Zaragoza
Sesión de gerontogimnasia de los hogares del IASS en el parque de Macanaz de Zaragoza
José Miguel Marco

"Yo siempre había estado fenomenal pero desde el confinamiento he tenido dos episodios de inflamación de rodilla durante cuatro meses y dos de ellos, de forma intermitente, he tenido que ir en silla de ruedas. Ahora por fin puedo volver a hacer ejercicio y caminar mucho mejor, aunque todavía uso a mi marido como bastón". Quien habla así es María Rosa Astorga, de 75 años, en un descanso de la sesión de gerontogimnasia, pilates y espalda sana que tenía lugar este martes en el parque Macanaz de Zaragoza

Es una de los ocho mayores, o "menos jóvenes" como ellos se llaman entre risas, que participa en una de las 30 actividades piloto que el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) va a lanzar en 8 de sus 31 centros de mayores. La oferta es de un total de 336 plazas, las personas interesadas podrán inscribirse del 25 al 31 de marzo y se llevarán a cabo a partir de mediados de abril y hasta junio. El programa ha sido presentado este martes por la consejera María Victoria Broto con el objetivo, si la evolución de la pandemia lo permite y vacunación avanza como está previsto, de que los hogares de jubilados dependientes del IASS vuelvan a la normalidad este próximo otoño.

Este colectivo está deseando volver a las clases de cerámica, pintura, informática... que quedaron interrumpidas en marzo del año pasado. "Cuando vuelva a conversación de francés no me acordaré de nada. Dije que que tenía que estudiar en casa, pero no lo he hecho. También tendría que ponerme otra vez con el ordenador", explica Maribel Trasobares, de 75 años, que también participaba en esta sesión al aire libre que recuperaron la semana pasada. "También nos ha servido para volvernos a ver y después de movernos ir a tomar un café. Nos hemos reencontrado y eso también es muy importante", añade Consuelo Gutiérrez, que puede presumir a sus 78 años de ese estado de forma que mantiene en buena medida gracias a las tres vueltas que da cada día al Parque Grande.

Las actividades físicas tendrán una capacidad mínima de ocho personas y se podrá llegar hasta 16 (siempre en exterior), para las de carácter cognitivo, que se llevarán a cabo en espacios interiores, se establecen unas ratios de cuatro participantes como mínimo y seis como máximo. Desde junio, los 31 hogares del IASS en la Comunidad están ofertando servicios de podología y peluquería. Además, veinte están trabajando ya con sus programas de autonomía personal (PAP) y los que tienen opción han abiertos sus cafeterías para ofrecer comidas para tomar allí o para recoger y consumir en casa. Además, han empezado a impartirse los cursos ‘on line’ del convenio con La Caixa, 74 en total, en áreas como nuevas tecnologías, salud, desarrollo personal y tertulias literarias, y a ellos se han inscrito 1.076 usuarios.

Broto ha puesto de relieve la "importante labor de socialización y encuentro" que realizan los hogares y a los que los socios (la red de 31 centros del IASS cuenta con 106.000) acuden con la misma "ilusión" que los niños al colegio. "La soledad se combate con compañía", ha asegurado. Los ocho centros en los que se va a poner en marcha este programa piloto son los de Picarral, Delicias, San Blas y Las Fuentes, en la capital aragonesa; los de Huesca y Barbastro, en la capital oscense y  los de Alcañiz y Turia de la ciudad de Teruel.

La puesta de largo de la iniciativa ha contado también con la presencia de la directora del hogar de mayores de San Blas, Puri Delgado. El centro cuenta con 12.000 socios y es también centro de día. Hasta que comenzó la pandemia su agenda incluía hasta 31 actividades distintas. Al comenzar las restriscciones hicieron una labor de seguimiento telefónico de sus socios y llegaron a hacer 8.000 llamadas y gestionaron más de 400 intervenciones de urgencia, tales como la ayuda a domicilio, hacerles la compra o acompañarles al médico. El centro de día se reabrió con 20 usuarios y al comedor que funciona en la cafetería del hogar acuden 18 comensales para los que el centro "es su familia y su vida". Delgado ha señalado que con "muchísima prudencia" y "cautela" trabajan para retomar algunas de las rutinas que el coronavirus truncó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión