Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

hostelería

La familia Balfagón capea el temporal de la covid con su hotel de Cantavieja cerrado desde noviembre

Mariano Balfagón es el gerente de esta empresa familiar creada en 1975. Desde la pandemia, cifra las pérdidas reales en 200.000 euros.

La familia Balfagón al completo, con María Ángeles y Mariano rodeados de sus cuatro hijas.
La familia Balfagón al completo, con María Ángeles y Mariano rodeados de sus cuatro hijas.
Heraldo

En 1975, el turismo llamó a la puerta de Juan Balfagón, ganadero y padre de cuatro hijos, natural de Cañada de Benatanduz, en el Maestrazgo. Lo suyo eran las vacas charolesas pero lo que de verdad le caracterizaba era la valentía y visión de negocio.

Guiado por estos valores, Juan decidió abrir un hotel de cuatro plantas en Cantavieja, en una zona de Teruel que por aquella época todavía no era tan conocida por su atractivo turístico como ahora. En 1975 se coció el proyecto y cinco años después, en 1980, se inauguró el Hotel Balfagón, con 14 habitaciones y restaurante.

En esta primera época solo se acondicionó un 30% del edificio, que se fue ampliando con más habitaciones con el paso de los años, conforme el negocio iba funcionando. Desde los inicios, tres de sus cuatro hijos estuvieron implicados en el proyecto hasta que uno de ellos, Mariano, compró las otras partes a sus hermanos y se quedó con el negocio.

En la aventura, le acompaña desde entonces su mujer, María Ángeles Vidal, que con tan solo 20 años, se puso al frente de la cocina del hotel. Mariano, poco mayor que ella, asumió las funciones de gerente y, juntos, fueron ampliando el negocio y adaptándolo a las necesidades de cada momento.

De eso han pasado ya más de 30 años, tres décadas en las que la familia Balfagón ha atravesado de todo, aunque la mayoría han sido épocas buenas. “Empezamos siendo seis personas y en los últimos años, la plantilla en temporada alta alcanzaba los 40 empleados”, explica Mariano.

"En épocas de crisis, los de casa no cobramos"

En época normal, el equipo de trabajo del Hotel Balfagón, que desde hace un tiempo es de cuatro estrellas y se especializa en los tratamientos de relajación y tiene zona de spa, lo forman 26 personas. Una plantilla consolidada que lleva trabajando para Mariano entre 12 y 30 años y que ahora se encuentra en ERTE. “Tenemos el hotel cerrado desde el 26 de octubre porque con las restricciones de movilidad no viene nadie por aquí. No compensa tenerlo abierto”, asegura.

A los empleados hay que sumar a los miembros de la familia que trabajan en el hotel como autónomos y que son, junto a Mariano y María Ángeles, dos de sus cuatro hijas. “En épocas de crisis, los de casa no cobramos”, confiesa.

Aunque el verano fue un éxito de ocupación, entre los primeros meses de cierre por el confinamiento total y los últimos cuatro, durante los que no le sale rentable tener el hotel abierto, Mariano cifra las pérdida reales del último año en 200.000 euros, con un millón menos de facturación.

Con este panorama, los Balfagón aguantan como pueden, con ayuda de los bancos y gracias a su patrimonio hacen frente a las deudas. “Las ayudas o son pocas o no llegan ni para cubrir los gastos de un negocio de esta envergadura”, lamenta Mariano. “Vamos echando mano de ahorros y aguantamos por toda la inversión que hemos hecho en este tiempo y porque este negocio es nuestra vida”, añade.

Con pies de plomo y con cierta incertidumbre, la idea es volver a abrir en torno al 19 de marzo, si se confirmara la recuperación de la movilidad por toda la comunidad de Aragón. Aun así, Mariano no es capaz de prever cuántos empleados necesitará o si tendrá suficientes reservas como para que merezca la pena retomar la actividad. “El 90% de nuestros huéspedes no son aragoneses, por lo que mientras no se abran las comunidades, no recuperaremos cierta normalidad”, explica. En todo caso, ya el pasado verano se observó un cambio en la procedencia de sus clientes, que ahora se animan a ir desde Zaragoza y otras partes de Aragón.

La escapada romántica, el producto estrella

Aunque en sus primeros años el éxito en el hotel Balfagón era la celebración de grandes eventos, como bodas, con el tiempo, la oferta ha ido cambiando para adaptarse a las nuevas tendencias. Desde el año 2000, el establecimiento, que desde entonces lleva el matiz de Spa en su nombre, tiene la categoría de cuatro estrellas y cuenta con piscina climatizada, spa, zona para tratamientos de relajación y 47 habitaciones dobles, incluida una suite de lujo, con jacuzzi privado.

Los clientes más habituales son parejas de entre 25 y 55 años, que encuentran en este hotel el lugar perfecto para una escapada romántica de fin de semana. Su producto estrella son los paquetes que incluyen una o dos noches de estancia en el hotel, con una cena de menú de degustación, acceso al spa y algún tratamiento de belleza o masaje. Según la habitación y los complementos que se añadan a la reserva, el precio por persona va desde los 100 euros para una noche a los 300 para dos o tres.

“Hemos conseguido crear un producto personalizado, no somos un hotel más en el Maestrazgo”, asegura Mariano. “Quienes se alojan aquí no eligen primero el destino y después el hotel, sino que quieren disfrutar de las experiencias que les proporcionamos y, de paso, conocen la zona”, añade.

Un claro ejemplo de que la mejora continua para adaptarse a lo que el cliente demanda es fundamental para sobrevivir en un escenario cada vez más complicada. No hay duda de que Mariano es hijo de Juan y que por sus venas también corre esa visión de futuro que tanto le caracterizaba.

En su labor cuenta con el apoyo incondicional de su mujer, sobre la que dice es “el pilar fundamental del negocio”. Desde hace un tiempo, dos de sus cuatro hijas están implicadas de forma permanente en la empresa, preparándose ya para el relevo generacional. Un traspaso de responsabilidades que, en un principio, se planeaba para dentro de pocos años. Ahora, con la crisis de la covid, los planes para la recta final de toda una vida de sacrificio y trabajo se han visto trastocados pero, como dice Mariano, “al final siempre se sale adelante, hay que ser positivos”.

Etiquetas
    Comentarios
    Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión