Despliega el menú
Aragón

Aragón

UAGA cifra en 24 millones las pérdidas en el olivar aragonés por el paso de Filomena

El cálculo incluye las mermas hasta 2024, porque no será hasta ese año cuando los árboles recuperen su potencial productivo. 

Olivares de Belchite tronchados por el peso de la nieve
Olivares de Belchite tronchados por el peso de la nieve
J. Murría

Las imágenes de los olivares aragoneses los pasados días 8 y 9 de enero ya presagiaban que serían millonarios los daños provocados por el paso de la borrasca Filomena. Así lo corroboran ahora los cálculos realizados por la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA-COAG) que eleva a casi 24 millones las pérdidas económicas que tendrán que soportar los agricultores de las comarcas del Bajo Aragón histórico, Calatayud, Caspe, Belchite y Mequinenza, donde la abundante nieve provocó el tronchamiento de ramas e incluso troncos de numerosos olivos. Para calcular la cifra, la organización agraria ha tomado como referencia los diferentes rendimientos por hectárea (producción) de las zonas afectadas, diferenciando entre secano y regadío, y estableciendo en 0,60 euros/kg el precio medio de la aceituna de almazara.

El montante no solo hace referencia a las merma que se producirán este 2021. “La valoración de las pérdidas es a cuatro años, tiempo en el que se espera que el potencial productivo del olivar dañado sea el mismo que tenía antes del paso de Filomena”, han señalado este jueves los secretarios provinciales en Zaragoza y Teruel, Toño Romé y David Andreu, respectivamente. Así, aunque la organización agraria estima que cada año se puede recuperar un 25% de la cosecha, estima que este ejercicio las pérdidas rondarán los 9,7 millones de euros, a los que se añadirán 7,3 millones de euros el próximo ejercicio, más de 4,5 millones de pérdidas en 2023 y 2,4 millones de euros que supondrán los daños que aún persistirán al año siguiente.

Y eso en el mejor de los casos, porque la organización agraria advierte que en las plantaciones más jovenes, donde los daños alcanzan al 70%, la nieve ha partido los árboles y la única solución es la replantación, por lo que la recuperación del potencial productivo va ser más lento.

El balance realizado por UAGA destaca además que de las 46.534 hectáreas de olivar que se cultivan en Aragón, alrededor de 27.000 están situadas en las comarcas más castigadas por el temporal, lo que significa que el 58% de la superficie está afectada. Aún más, recuerda UAGA, el Bajo Aragón ya sufrió el pasado año casi por las mismas fechas los rigores de Gloria, “con lo que su olivar acumula dos años de afecciones y de pérdida de rentas para los agricultores”.

Ayuda para podar

No solo la merma de producción preocupa a UAGA. La organización agraria destaca que para poder recuperar los olivos dañados es necesario cortar las ramas quebradas, lo que implica un importante económico, pero sobre todo laboral. Porque para podar una hectárea hay que emplear a cinco operarios durante ocho horas y ahí está el problema, advierten Romé y Andreu, dado que en esta época no existe mano de obra cualificada para realizar una tarea que es urgente. Es por eso que la organización agraria ha pedido el apoyo de los trabajadores forestales para realizar trabajos de poda y limpieza.

No es la única medida “urgente” que plantea UAGA, que reclama para los afectados la condonación de cuotas de autónomos a la Seguridad Social, la reducción de los módulos de la renta, ayudas y moratorias a los préstamos contraídos y la aplicación inmediata de medidas de liquidez, así como el establecimiento de líneas de financiación bonificadas y garantizadas por la Administración.

Etiquetas
Comentarios