Despliega el menú
Aragón

casco histórico

Semana de desalojos en un edificio okupado en la calle Pignatelli de Zaragoza

Este jueves dos familias han sido expulsadas del bloque del número 43, propiedad de la Sareb. Una de ellas es una mujer con sus tres hijos.

Desalojo en la calle de Pignatelli del Casco Histórico este jueves.
Desalojo en la calle de Pignatelli del Casco Histórico este jueves.
Guillermo Mestre

Los inquilinos que ocupan un edificio de la calle de Pignatelli, entre los que hay varias familias, están siendo desalojados esta semana. Este mismo jueves, una comitiva judicial y policial ha pasado por este bloque del Casco Histórico para asegurarse que los inquilinos de dos pisos cumplían con la orden de desalojo que pesaba sobre ellos. Son dos de las expulsiones que se han producido esta misma semana en este edificio, el número 43 de la calle, que va a ser íntegramente desalojado a lo largo de las dos próximas semanas.

Las dos familias que han sido desalojadas esta mañana ya sabían el día y la hora de la expulsión, por lo que en los últimos días han ido sacando sus cosas de allí. Una de las viviendas estaba okupada por una madre y sus tres hijos, dos gemelos de siete años y una chica de 14. Dolores De los Santos ha asegurado que, de momento, no tiene opción de buscar un alojamiento alternativo, por lo que irá a vivir “a casa de familiares”.

“Viven lejos de aquí, así que tendré que venir todos los días al barrio a traer a los niños al colegio”, ha apuntado. Según ha señalado, los 943 euros que cobra al mes de ingreso mínimo no le permite acceder a un piso en alquiler. “No hay oferta para nosotros, piden nóminas, avales… Es imposible”, ha dicho esta okupa, quien ha pedido "ayuda" para poder sacar adelante a su familia.

Desalojo este lunes de una vivienda de este mismo edificio. 

El desalojo se ha notificado sin incidentes destacables, aunque algunos de los vecinos de la zona han gritado e incluso insultado tanto a la Policía Nacional como a los medios de comunicación.

El edificio es propiedad de la Sareb, y lleva años okupado ilegalmente. Las órdenes de desalojo se han fechado en días diferentes y, de hecho, algunos de los inquilinos han recibido aplazamientos que les han permitido seguir unas semanas más. Los vecinos del barrio temen que si no se blindan por completo las entradas, otros okupas puedan volver a asentarse en los pisos que han sido desalojados.

Precisamente esta semana el Ayuntamiento de Zaragoza ha presentado un plan de recuperación de las calles de Pignatelli y Zamoray y su entorno, con el objetivo de invertir la deriva en la que se ha sumergido el barrio. En el informe que han elaborado los técnicos para desarrollar el plan se señala la okupación de viviendas como uno de los problemas de esta zona del Casco Histórico.

Etiquetas
Comentarios