Despliega el menú
Aragón
#YoComproEnAragón

política

Díaz Ayuso «Lo que deben hacer otros gobiernos, si quieren atraer empresas y empleo, es bajar tributos»

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, rechaza en Zaragoza la armonización fiscal y defiende su gestión de la pandemia con el comercio y la hostelería en plena actividad.

La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, antes de la entrevista concedida este viernes a este diario.
La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, antes de la entrevista concedida este viernes a este diario.
Oliver Duch

Un partido independentista pide la armonización fiscal en todo el Estado y uno constitucionalista defiende las asimetrías. ¿Es el mundo al revés?

Depende de con qué y con quién te compares. El exministro socialista Miguel Sebastián acaba de decir que por qué no nos comparamos con Europa, donde los impuestos de Sucesiones y Donaciones no existen. Es una falacia política y una trampa para culpar a Madrid en su momento más difícil. Me parece una profunda deslealtad situarla como culpable cuando es integradora, plural y abre los brazos a todo el mundo.

El Gobierno de Lambán les acusó también de hacer ‘dumping’ fiscal, de llevarse a ricos, empresas y profesionales de aquí a tributar a Madrid. ¿Qué tiene que decir?

La inmensa mayoría de los que vienen a Madrid lo hacen buscando libertad, prosperidad y diversión. Es una ciudad en la que se pelea mucho, se madruga y en la que muchos jóvenes encuentran espacios de libertad. Si subo los impuestos solo conseguiré que la iniciativa privada se vaya a otros países. La gente no se muda solo por impuestos.

Pero usted ha dicho delante del alcalde Azcón que Zaragoza también es acogedora y divertida y en Aragón no tenemos problemas de libertad y sí hay fuga de capital a Madrid.

En un mundo global es normal que los ciudadanos se quieran mover. También se van los madrileños a otros países y vuelven. No podemos pretender que la gente joven se quede eternamente en su ciudad. Ofrecemos a todos los españoles una segunda casa.

Aragón plantea que haya un suelo fiscal que no puedan bajar las autonomías. ¿Aceptaría una mínima armonización?

En absoluto. Cada comunidad tiene autonomía fiscal. Llevamos 16 años bajando los impuestos a los madrileños y nos ha funcionado muy bien. Las políticas de las que habla Rufián supondría que cada familia pagara 2.000 euros extra al año. Lo que tienen que hacer otros gobiernos, si quieren atraer empresas y empleo, es bajar impuestos. ¿Por qué voy a cambiar una política fiscal que funciona y es respetuosa con los ciudadanos? Las administraciones trabajamos para los ciudadanos, no al revés.

Si se defiende la igualdad entre españoles, ¿no debería afectar a la carga fiscal?

El día en que cualquier capital española se pague de alquiler más de 1.200 euros o su calidad de vida sea tan cara como en Madrid a lo mejor lo vemos. Estamos hablando de situaciones distintas.

Aragón también propone repartir sedes oficiales que se concentran en Madrid para redistribuir la riqueza. ¿Qué le parece?

No tiene nada que ver. Una capital es una ciudad y un proyecto y no siete. Madrid lleva cinco siglos siendo la capital de España porque no tiene políticas identitarias ni regionalistas. No puede ser que deslabaces un proyecto y un gobierno para contentar. Con un ministerio por autonomía no va a estar mejor organizado el Gobierno ni se va a atraer un solo euro de inversión. Eso es un agravio y fomentar sentimiento regionalista. ¿En qué país se destroza una capitalidad? En todos hay una capital y no siempre es el motor económico. Y no respondo a Lambán, sino a cualquiera que lo diga, ojo, que no tengo ningún problema con él. Pero no se puede poner a Madrid como excusa para todo.

¿Cree que se puede reclamar financiación a Europa y al mismo tiempo aplicar rebajas fiscales?

Sí, porque damos por entendido que cuando una Comunidad baja los impuestos es porque está sobrada de dinero. Es lo contrario, lo hacemos para que haya más gente trabajando y recaudar más. No se logra asfixiando a los ciudadanos, porque se irán, no contratarán o no se hipotecarán.

¿Cómo se explica que Madrid, con menos limitaciones, tenga la menor incidencia ahora cuando estaba igual que Aragón, que sigue con severas restricciones?

Vimos que la hostelería y el comercio no eran el problema. El virus está en todos lados, donde hay confianza y no nos protegemos. Hemos trabajado en colaboración público privada, los ciudadanos han hecho un inmenso esfuerzo y a eso se suma el refuerzo de la Consejería de Sanidad, nuevos espacios hospitalarios, medimos las aguas, hemos comprado cinco millones de test de antígenos… Y todo a la vez ha servido.

Aragón también ha multiplicado los test y no ha conseguido rebajar la incidencia.

Lo hará. Una política sanitaria requiere tiempo.

¿Le ha dado algún consejo a Lambán en este campo?

Sobre todo, le he dado todo mi apoyo. Sé lo que se siente cuando tus ciudadanos están en una situación tan difícil. Y lo que tenemos que hacer es apoyarnos. No siempre he tenido el apoyo de otros presidentes en los peores momentos, cosa de la que yo sería incapaz.

¿En qué han coincidido y en qué han mantenido divergencias?

En ahondar en políticas culturales, en caminar juntos y buscar políticas que nos unan, como el español. Y en que los dos somos madridistas.

¿Y las divergencias?

No hemos buscado discrepancias. Hemos aprovechado el poco tiempo que teníamos para buscar las cosas que nos unen. A lo largo de quince videoconferencias de presidentes y de estos meses difíciles hemos hablado de cómo abordar la pandemia. Nos hemos intercambiado consejos.

¿Apuesta por la movilidad entre autonomías para la Navidad?

No lo tengo pensado. Lo tengo que preguntar a la Consejería de Sanidad y sopesar entre todas las autonomías cómo abordarlo. Apuesto por unas navidades en las que no nos relajemos nada, que sigan prácticamente las mismas medidas y abrir un poco la mano en las fechas especiales, como Nochebuena y Nochevieja, porque los ciudadanos lo han pasado francamente mal y nos podemos permitir aumentar el número de personas reunidas por casa.

Etiquetas
Comentarios