Despliega el menú
Aragón

aragón

El presupuesto de Sanidad para 2021 se dispara a 2.328 millones para hacer frente a la pandemia

La consejera, Sira Repollés, ha detallado las líneas estratégicas de su departamento y ha concretado que Aragón invertirá en el sistema público sanitario 1.765 euros por habitante.

Sira Repollés en las Cortes
Sira Repollés
EFE

El presupuesto del Departamento de Sanidad se disparará en 2021 hasta los 2.328 millones de euros, un 12,35% más que el año pasado, que podría aumentar a 2.358 millones si se incluyen los 30 millones de los fondos europeos finalistas, con el objetivo de hacer frente a las consecuencias de la pandemia del coronavirus. Un incremento que, según ha avanzado este miércoles la consejera, Sira Repollés, durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda y Presupuestos de las Cortes de Aragón, permitirá que la Comunidad pase de invertir más de 1.600 euros por habitante -casi 200 más que la media estatal- a 1.765.

Es el presupuesto en Sanidad más alto de su historia y, tal y como subrayó, “es el resultado del compromiso político de este Gobierno y de su presidente”. “Casi 2 de cada 5 euros que gestiona la Comunidad autónoma van para Sanidad”, avanzó, al mismo tiempo que apuntó que a mayor gasto público en sanidad, mejor se ha podido gestionar la crisis sanitaria, en cuanto a “detección y seguimiento”. La atención sanitaria, dijo, “aunque presionada nunca se ha visto colapsada”. Repollés justificó el incremento en las cuentas en la “necesidad de seguir invirtiendo en Salud Pública, Asistencia Sanitaria, tanto en Atención Primaria como Especializada, sistemas de información, tecnologías y nuevas infraestructuras”.

Más del 90% del presupuesto para la Consejería se destinará al Servicio Aragonés de Salud, con 2.177 millones de euros, un 12,88% más respecto al ejercicio anterior. Se trata de 245 millones más, de los que 107 millones se destinarán a personal, una categoría cuyo gasto asciende a los 1.175 millones de euros. Durante el estado de alarma motivado por la covid-19, explicó, se realizaron en el Salud unas 2.000 contrataciones de diferentes categorías. La mayor parte de estos nombramientos fueron prolongados hasta el 15 de octubre y ya está suscrita una nueva prórroga hasta el 15 de abril de 2021. A la adquisición de material y suministros se dotará de 92,4 millones más, hasta alcanzar los 567,7 millones; y para el pago de recetas a oficinas de farmacia se reservarán 37,7 millones más, hasta los 363 millones.

9,88 millones adicionales se incluirán en el capítulo de inversiones hasta llegar a los 67,6 millones totales para financiar las anualidades de las infraestructuras estratégicas. En concreto, destacó el nuevo hospital de Teruel (31,12 millones), las nuevas urgencias del Hospital San Jorge de Huesca (4,4 millones), el centro de salud del zaragozano Barrio de Jesús (4,04 millones), la primera anualidad del futuro hospital de Alcañiz (16,44 millones), además de 3 millones para actuaciones en Atención Primaria y Hospitalaria y de 5 millones para el plan de reposición de instalaciones.

Dentro del Departamento de Sanidad, descontando las transferencias a organismos autónomos, como el Salud y el Instituto de Ciencias de la Salud, el presupuesto asciende a 128 millones. Crece más de un 7%, lo que supone 8,7 millones, que se reparte entre Salud Pública (4,2 millones), Asistencia Sanitaria (3,5 millones) y secretaría general técnica (menos de 1 millón).

Por secciones, 71 millones se destinarán a Asistencia Sanitaria, un 5% más. En este sentido, la consejera se refirió a que hay que hacer frente a lo que “se ha dejado de hacer” por la pandemia, como la “actividad quirúrgica programada”, que habría que retomar, dijo: “Pacientes que llevan mucho tiempo esperando y hay que dar una respuesta cuanto antes”. Se refirió además a “las nuevas necesidades que ha generado el coronavirus, tanto en salud mental como en drogodependencia. El confinamiento, las restricciones de movimiento o la pérdida de empleo pueden precipitar comportamientos nocivos para la salud”. Y señaló al mismo tiempo que habrá que “reforzar pisos tuteladosp ara pacientes de salud mental, ampliar los recursos de hemodiálisis, e incluso facilitar la atención bucodental a niños con discapacidad evitando desplazamientos”. Sobre las listas de espera quirúrgicas, cuyo plan de abordaje estará listo en las próximas horas, Repollés aseguró que “no es suficiente” con abrir los quirófanos por las tardes y los fines de semana, y consideró “inevitable” la colaboración “en buena sintonía” con los centros privados, que según ha establecido es tres puntos menor que la media nacional. De hecho, el capítulo 2, donde se ubica el grueso de la dirección general, sube casi un 6%, 3 millones, hasta alcanzar los 53,8 millones. Una mayor dotación que va dirigida a ampliar las partidas de contratos de demora quirúrgica y terapéutica, es decir, para la reducción de las listas de espera, los convenios de asistencia sanitaria con el hospital San Juan de Dios y la MAZ, los convenios de salud mental, para reforzar la red de rehabilitación y reinserción de los pacientes, y ampliar las partidas de drogodependencia y el uso razonable del medicamento. En el capítulo 4 de transferencia corriente se ubican los convenios con la Federación Española de Asociaciones de Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Alcer) y con la Asociación Española Contra el Cáncer (ARCC) para el desplazamiento de pacientes, tanto para hemodiálisis como tratamientos oncológicos. La primera partida se incrementa en 200.000 euros y la segunda, en 108.000. En total, este capítulo es de 8,5 millones de euros.

La consejera se refirió también a la Dirección General de Derechos y Garantías de los Usuarios que, para 2021, tiene un presupuesto de 2,7 millones de euros, sin apenas cambios respecto al ejercicio anterior. 1,4 millones se dedicará a personal. Según informó, el servicio de Salud Informa está previsto que se licite en 2021 y el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud ve aumentadas sus partidas en varios capítulos: 860.000 euros más hasta los 6,6 millones de euros para afrontar la ampliación de su plantilla y un 20% más hasta los 3,7 millones de euros para abonar el gasto en reactivos y demás fungibles del laboratorio de análisis de muestras PCR.

Salud Pública, “escudo y ojos” en la pandemia

La consejera dedicó unas palabras a la Dirección General de Salud Pública, “protagonista indiscutible en este periodo de pandemia”, que incrementa su presupuesto en un 11,78%, es decir, 4,28 millones más hasta 40,6 millones. “Se ha convertido en nuestro escudo y ojos, fundamental para conocer la evolución de la pandemia”. “Sin su registro de datos, análisis e interpretación nos sería imposible tomar las riendas y conocer el contexto extraordinario en el que nos ha tocado vivir”, dijo. “Desde marzo se ha visto la necesidad de reforzar el equipo de vigilancia epidemiológica, ampliar el personal dedicado al estudio de brotes. Sin su compromiso y disponibilidad hubiese sido imposible gestionar esta crisis”. Por ello, señaló, “sobran las razones” para el incremento de su partida en un 11,78% (4,28 millones de euros más) hasta los 40,6 millones (27,5 millones para personal), de los que ha avanzado que reserva 900.000 euros para el programa de vacunaciones, “con vistas a financiar si fuera el caso la vacuna contra el coronavirus”.

Por último, en su intervención en las Cortes se refirió también al Instituto Aragonés de la Salud, que aumenta su presupuesto un 15% hasta los 12,6 millones -el Departamento transfiere 8 millones, y el resto procede de ingresos de investigación- y al Banco de Sangre, que aumenta un 5%, hasta 10,2 millones y “se autofinancia”, dijo.

En respuesta a las intervenciones de los grupos, Repollés ha reiterado su compromiso con el personal sanitario, que en Aragón se refleja en un 52 % del gasto frente al 45,1 % de media nacional, y ha señalado que el alargamiento del tiempo de disfrute de vacaciones es efectivo ya hasta abril de 2021 y se prolongará "siempre que haga falta", y que las retribuciones en horas extraordinarias se han realizado como horas de guardia.

Precisamente, la falta de gratificación, de subida salarial y de la carrera profesional para el personal sanitario ha centrado parte de las críticas de la diputada Ana Marín, del PP, para quien el gobierno "no está a la altura del momento" con este presupuesto que tampoco incluye el plan de choque en salud mental, ni el de refuerzo a la atención primaria y que deja por el camino infraestructuras.

Un presupuesto, ha dicho, que demuestra que el gobierno tampoco va a prestar la atención debida a las cuestiones "no covid" y que está elaborado en base a ingresos "ficticios", con fondos europeos que no han llegado y que son "tramposos" porque "suman dos veces y restan una".

También debería incluir incremento salarial para el personal sanitario este presupuesto, en opinión de Susana Gaspar, de Cs, quien ha resaltado la necesidad de un cambio de modelo sanitario para abordar lo urgente "sin olvidar lo importante", quien echa de menos partidas propias para atención primaria y apuesta por la sanidad en el medio rural, por lo que ha apelado al diálogo y a la "generosidad recíproca" para que las enmiendas permitan mejorar algunas de las partidas no dotadas suficientemente en estas cuentas.

Santiago Morón, de Vox, ha cuestionado que la cifra sea "suficiente, pese a ser "muy respetable", y ha calificado el presupuesto de "continuista" y criticado que no aborde una adaptación a la situación actual, infradotado en capítulo de personal y sin grandes cambios respecto al modelo asistencial existente antes de la pandemia.

Por IU, Álvaro Sanz, ha aseverado que "más allá de la cifra" no le satisface el texto porque "son muchas las dudas" y 2021 tiene que mejorar la gestión de los recursos propios y es necesario avanzar hacia un modelo centrado en la salud, más allá de la asistencia sanitaria, e incorporar los aprendizajes que deja la covid.

Etiquetas
Comentarios