Despliega el menú
Aragón

agricultura

Aniñón tendrá una planta para el secado y el descascarillado de la almendra

En la primera fase, la Cooperativa Niño Jesús y la firma catalana Unió Nuts invertirán 400.000 euros en un centro de recepción automatizado. Se crearán 6 empleos.

Obras de construcción del centro receptor de almendra en Aniñón.
Obras de construcción del centro receptor de almendra en Aniñón.
Jesús Macipe

La Cooperativa Niño Jesús de Aniñón, a través de un acuerdo con la tarraconense Unió Nuts, levantará en la localidad zaragozana una planta de recepción y secado de almendras y otros frutos secos que generará al menos 6 puestos de trabajo directos. En la primera fase, cuyas obras ya han comenzado, los promotores prevén invertir unos 400.000 euros (el 25% la SAT local y un 75% la entidad catalana) en un centro automatizado para el almacenamiento de estos productos, que contará con dos fosos conectados con 12 silos para almacenarlas y en el que trabajará una persona. Inicialmente la capacidad estimada es de unas 6 toneladas.

"Se pone en marcha pensando especialmente en los agricultores de Aniñón, pero también está abierto a otros productores de la comarca y de las aledañas, que ya han mostrado su interés", explica Jesús Abad, gerente de la cooperativa. "Nos va a permitir aportar un valor añadido que sí se da en otros territorios, pero no en Aragón", destaca el responsable.

Asimismo, Abad apunta hacia dos derivadas de la puesta en marcha de este proyecto: mayor seguridad y mejores precios. "Lo de sacar la maquinaria de un almacén para utilizarlo para secar las almendras o buscar una explanada pertenece al pasado", sintetiza. En este sentido, detalla que el agricultor "podrá traerla al momento de recolectarla, volcarla en suelo y de ahí de una forma automatizada y por unos conductos a través de absorción se procesará, clasificará, almacenará y secará".

Por lo que respecta a lo económico, Abad indica que todo este proceso servirá para apoyar y facilitar el paso a la producción ecológica, más rentable que la convencional. "Se podrá recoger ecológico por separado, almacenarlo aislado y pagarlo por separado que son productos que ahora tienen un precio que viene a ser el doble que el resto", insiste. A su vez, a los productores, además de ir "a precio", por lo que marquen las lonjas, también tendrán la opción de ir "a resultas": "Vas trayendo la almendra, se hacen anticipos y al final de año se hace el pago completo". "De esta forma se garantiza un pago mayor porque se va a poder aprovechar del rédito que genera todo el proceso, incluido el descascarillado y el uso de esas partes a posteriori", argumenta.

En este punto se abre la segunda fase del proyecto: una planta para partir almendras. Constará de unas naves anexas también conectadas con los silos, en las que trabajarán, según las estimaciones, 5 personas de forma estable durante todo el año y que supondrá una inversión de 700.000 euros. "Necesitamos que la primera fase esté a un rendimiento del 75% para poner en marcha la segunda, cuyo coste lo absorberá el propio negocio que vayamos generando", justifica Abad. Así, se prevé que la primera fase este lista lista a principios de diciembre, si bien la segunda dependerá de la evolución de la próxima campaña.

"Vamos a aprovechar también la cáscara dura, a quitarnos intermediarios, a crear valor añadido y dar valor a la producción local", puntualiza Abad.

Etiquetas
Comentarios