Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Luz verde al nuevo Impuesto sobre las Aguas Residuales en Aragón

Será el sustituto del polémico Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA).

El nuevo tributo gravará la contaminación de las aguas
El nuevo tributo gravará la contaminación de las aguas
HA

El Gobierno de Aragón presentará este miércoles las líneas maestras del Impuesto Medioambiental sobre las Aguas Residuales (IMAR), el sustituto del polémico Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA), cuyo recibo de 2019 comenzó a cobrarse en toda Zaragoza en octubre.

El Ejecutivo autonómico da así un paso más de cara a la derogación del tributo, un compromiso que venía recogido en el acuerdo de gobernabilidad firmado en agosto de 2019 por PSOE, PAR, Podemos y CHA. El propio presidente de Aragón, Javier Lambán, anunció en febrero de 2018 una "reforma en profundidad" del tributo tras la fuerte oposición encontrada en Zaragoza, donde llegaron a registrarse más de 50.000 recursos y alrededor de 100.000 impagos, una situación que ha ido repitiéndose, aunque en menor medida, en los últimos ejercicios.

No obstante, el Ejecutivo fue demorando la reforma, analizada también en una comisión específica de las Cortes, y finalmente quedó como tarea pendiente para la presente legislatura.

Falta por saber si el actual Impuesto de Contaminación se dividirá en una tasa y un impuesto como anunció el consejero de Ganadería, Agricultura y Medio Ambiente, Joaquín Olona, cuánto se rebajará el tramo fijo, si el cambio de nombre implicará o no una bajada en la recaudación y cuándo entrará en vigor la nueva figura.

Una vez aprobado por el Consejo de Gobierno, el IMAR recalará en las Cortes, donde se abrirá a las aportaciones del resto de grupos. Entre tanto, desde Podemos-Aragón mostraron ya su "satisfacción" y aseguraron que el nuevo tributo gravará la contaminación de las aguas "de una forma justa y sostenible", dado que «"educirá el precio y los sobrecostes derivados de la mala planificación".

Recalcaron, en este sentido, que "cumplirá la normativa europea y garantizará que nadie pague dos veces por lo mismo", uno de los argumentos más utilizados a la hora de criticar el giro del recibo en Zaragoza capital.

De acuerdo con Podemos, también se corregirán los "desastres" del Plan Pirineos y se garantizará que el Gobierno de Aragón asuma "con fondos propios" la construcción de las depuradoras pendientes. "El IMAR responde a los principios de recuperación de costes y de ‘quien contamina, paga’, y reduce el tipo fijo para incentivar las buenas prácticas y disminuir el consumo", aseveraron.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión