Aragón
Suscríbete por 1€

zaragoza

Vecinos y colectivos alertan del deterioro de las viviendas sociales del Actur

El Ayuntamiento asegura que el servicio técnico de Zaragoza Vivienda trabaja los siete días de la semana, pero los residentes reclaman más inversión para revitalizar la zona.

Viviendas sociales en el Actur.
Viviendas sociales en el Actur.
N. A.

Residentes y asociaciones de vecinos del Actur han alertado recientemente del deterioro que sufren las viviendas sociales que hay en este barrio. Son más de 400 y se concentran en las calles Margarita Xirgu, Alejandro Casona y Emmeline Pankhurst, en el Área 7 del Actur.

“Son viviendas que tienen casi 50 años y que están muy dejadas. O se lleva a cabo una reforma integral de la zona o todo lo que se hagan serán parches”, considera Asun Gulina, exmiembro de la junta de la Asociación de Vecinos Puente de Santiago e integrante de la Plataforma Solidaria de Actur-Parque Goya.

Gulina se pronuncia así sobre la situación de las viviendas sociales de este barrio dos semanas después de que se publicaran en redes sociales varios vídeos de roedores merodeando por los portales de los edificios: ratas según los vecinos y ratones según el Ayuntamiento.

Desperfectos en algunas viviendas del Actur.
Desperfectos en algunas viviendas del Actur.
Heraldo

“En 2020 ha habido cinco avisos por roedores y se han atendidos todos. El último es del 23 de octubre” señalan fuentes municipales. Desde el consistorio achacan la presencia de estos animales a la cercanía de las zonas de campo y aseguran que en todas las viviendas en las que se detectan se lleva a cabo una desinfección.

“En un mes he tenido al menos 14 ratones” señala una vecina de Alejandro Casona que prefiere mantenerse en el anonimato. “Va a temporadas. Yo ya me he quejado varias veces y mandan a desinfectar pero al poco tiempo todo vuelve a estar igual”, comenta. Finalmente, para acabar con los roedores esta vecina optó por poner trampas en su vivienda. “Nos tienen abandonados, esto viene de lejos”, añade.

La sensación de esta residente es de “dejadez y desidia”, sentimientos que comparte con Natalia Arellana, que vive en un piso de Margarita Xirgu desde hace nueve años y ha visto cómo con el paso del tiempo la zona se iba degradando y la presencia de ratas y desperfectos se convertía en una constante. “Ha ido muy a peor”, lamenta.

Los roedores son otro de los problemas que están teniendo estas viviendas del Actur.
Los roedores son otro de los problemas que están teniendo estas viviendas del Actur.
Heraldo

No obstante, Arellana se siente afortunada porque hace un tiempo cambiaron las ventanas de su vivienda y dejó de tener los problemas que aún sufren muchos de sus vecinos. “En algunos edificios sí que están cambiadas, pero las mías no. En verano te puedes morir de calor y en invierno, si encendemos la calefacción nos vienen facturas de 200 euros de gas que no podemos pagar”, cuenta la vecina de Alejandro Casona. “Sobre la humedad yo no me puedo quejar, pero conozco a gente que tiene las paredes negras y lo único que les dicen es que las limpien con lejía”, añade.

Desde el Ayuntamiento se defienden señalando que la Sociedad Municipal Zaragoza Vivienda cuenta con un presupuesto de 3 millones de euros “para llevar a cabo el mantenimiento tanto de prevención como de corrección del parque de viviendas de la sociedad, tanto de las propias como de las que gestiona”.

También recuerdan a los inquilinos que el servicio técnico de Zaragoza Vivienda trabaja los siete días de la semana y que deben ponerse en contacto con él cuando consideren que es necesario. Una vez realizado el aviso, los arreglos del bloque en cuestión se valoran y si son trabajos urgentes o en estado ruinoso, las ventanas se proceden a reparar o cambiar. En este sentido, desde el consistorio se muestran tajantes: “En ningún caso se deja de reparar una actuación urgente”.

“Ni son viviendas, ni son sociales”

Para Asun Gulina, los problemas de mantenimiento de las viviendas que denuncian los vecinos son “un mal menor” comparado con la sombra del desahucio que planea sobre algunos de ellos. “Estamos esperando a que los responsables de Zaragoza Vivienda reciban a la asociación y a un grupo de personas afectadas por la presencia de ratones y los desahucios”, comenta Gulina, para la que estas viviendas “ni son viviendas ni son sociales”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión