Despliega el menú
Aragón

aragón

El oxígeno de alto flujo, el arma para evitar la intubación de los enfermos de covid

Esta técnica ha evitado 38 intubaciones y estancias en cuidados intensivos de tres semanas de media en el hospital Miguel Servet.

Uno de los equipos para la oxigenoterapia de alto flujo en el hospital Miguel Servet de Zaragoza.
Uno de los equipos para la oxigenoterapia de alto flujo en el hospital Miguel Servet de Zaragoza.
Hospital Miguel Servet

La asistencia médica a los pacientes covid ha avanzado desde marzo y los centros han ido incorporando novedosas técnicas para combatir la pandemia del coronavirus. Es el caso de la oxigenoterapia de alto flujo, una alternativa para tratar la insuficiencia respiratoria aguda que, en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, se ha administrado a 89 enfermos y ha evitado 38 intubaciones y estancias en cuidados intensivos de tres semanas de media.

Andrés Carrillo, jefe de servicio de Medicina Intensiva del Miguel Servet, explicó que la estrategia que han aplicado, a diferencia del primer brote, y con la idea de rentabilizar los recursos, es establecer un escalón intermedio entre las plantas de hospitalización y la uci. Con este objetivo varios servicios del hospital –Neumología, Urgencias, Medicina Interna, Microbiología y uci– crearon una unidad de vigilancia respiratoria compartida, que llevan de forma conjunta: «Hemos mantenido un seguimiento muy estrecho entre los equipos médicos».

El sistema, resumió, «permite proporcionar oxígeno a elevadas concentraciones aplicando alto flujo y humidificación. Nosotros habitualmente respiramos oxígeno al 21% de concentración, con un grado de humedad que depende del entorno donde estemos. Con este tipo de máquina aportamos un nivel de oxigenación que puede llegar hasta casi el 100%, y va con algo de agua». Así se consigue una mejor tolerancia y mayor comodidad para el paciente y ha permitido, relató, «evitar ingresos en intensivos e intubaciones, que es lo más importante».

«El dispositivo es muy sencillo de manejar, y el beneficio para el paciente es máximo en comparación con otras tecnologías», dijo. No se aplica a todos los enfermos, sino a «quienes tienen un nivel de insuficiencia respiratoria tal que las medidas habituales ya no les proporcionan la cantidad de oxígeno que necesita su organismo».

Carrillo puso de manifiesto que la idea es adelantarse al ingreso en intensivos. El Servet lleva desde verano con una alta ocupación en uci. “Recibimos una presión asistencial porque se está incrementando número de ingresos en planta”, indicó. El 1 de septiembre abrieron una unidad de intermedios, que permitía mantener una continuidad asistencial de pacientes en fase de recuperación de intensivos, y necesitan menos cuidados y medidas de soporte. Este espacio se ha transformado en uci, para atender a pacientes no covid, por si se necesita: “Será de forma progresiva. La apertura de esos recursos no es sencillo, y el principal problema es de personal.

Etiquetas
Comentarios