Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Prevención

Covid-19. Hay formas de ventilar las aulas compatibles con el invierno

Si una persona contagiada de covid permanece durante horas, hablando de cuando en cuando, en un aula cerrada, el ambiente se irá llenado de aerosoles infecciosos. 

Medición de los niveles de CO2 en un aula del colegio Basilio Paraíso de Zaragoza para comprobar si está bien ventilada.
Medición de los niveles de CO2 en un aula del colegio Basilio Paraíso de Zaragoza para comprobar si está bien ventilada.
Francisco Jiménez

"Cuando decimos que hay que ventilar para prevenir el contagio no es como cuando mi madre dice ‘voy a ventilar’, y abre un rato las ventanas. Se trata de una renovación continua del aire para que no se acumulen los aerosoles que expulsamos al respirar, pero, sobre todo, al hablar, cantar o gritar". Así de claro, no se cansa de explicarlo José Luis Jiménez, investigador zaragozano que, junto a sus colegas de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), lo ha estudiado en profundidad. Allí, algunos colegios han sacado las clases a la intemperie, bajo carpas sin paredes, porque en un exterior es donde mejor corre el aire y se dispersan los aerosoles. Pero la mayor parte de las clases se siguen impartiendo en las aulas. Quienes están concienciados de que el aire es la principal vía de transmisión del coronavirus, algo que están empezando a admitir incluso los más escépticos, han mantenido abiertas puertas y ventanas, pero llega el frío y, con él, las dudas. ¿Es necesario abrir todas las ventanas o basta con una rendija?

"Hay que abrir sí o sí, es imprescindible mantener las ventanas continuamente abiertas"

Desde finales de agosto, un grupo de investigadores del LIFTEC (Laboratorio de Investigación en Fluidodinámica y Tecnologías de la Combustión, centro mixto Universidad de Zaragoza-CSIC) coordinados por Javier Ballester, conscientes de la problemática que se va a vivir con la llegada del frío, pusieron en marcha estudios sobre ventilación y filtración para intentar aportar soluciones a tiempo. "La gente de los colegios está inquieta y hasta los más informados no tienen las ideas claras", señala el investigador de Unizar. "Aumentar distancia (y reducir aforos) y el uso de mascarilla son consignas bien conocidas. Mucho menos extendida está la necesidad de ventilar. Y esto, en cuanto llegue el frío, será un gran problema en las aulas, que pueden convertirse en una trampa de contagio", asegura. "Hay que abrir sí o sí, es imprescindible mantener las ventanas continuamente abiertas". Pero, por otro lado, "pensar en abrir cuanto más mejor no es realista porque entonces, dentro de un mes, cuando llegue el invierno, solo los héroes, los valientes, van a abrir las ventanas".

¿Cuánto abrir? Depende; del viento, de la temperatura, de las dimensiones, orientación y configuración del aula… Un día sin viento puede ser suficiente abrir 15 cm por ventana; un día de cierzo, puede bastar algo menos

¿Es compatible ventilar lo suficiente y mantener un confort aceptable en las aulas? Para contestar a esta pregunta, los investigadores del Liftec han puesto en marcha una campaña de medida de la calidad de la ventilación en colegios e institutos, y también en residencias. No es fácil dar con esa respuesta porque, a la gallega, cuántos centímetros hace falta abrir las ventanas… depende. Del viento, de la temperatura, de las dimensiones, orientación y configuración del aula… Un día sin viento puede ser suficiente abrir 15 cm por ventana; un día de cierzo, puede bastar algo menos.

"La recomendación de ‘abra usted entre clase y clase’ no es suficiente; hay que ventilar de manera continua"

Aunque "el problema de la ventilación es muy complejo, los resultados preliminares del estudio ofrecen información interesante: estamos confirmando que sí es posible conseguir una ventilación suficiente abriendo parcialmente las ventanas, y que hay una forma de evaluar si estás ventilando bien: utilizando medidores de CO₂". Al mismo tiempo, se está demostrando que "la recomendación de ‘abra usted entre clase y clase’ no es suficiente; hay que ventilar de manera continua".

"Son necesarios analizadores de CO₂ en los coles, al menos uno por centro, para evaluar si estás ventilando bien"

Un analizador de CO₂ por cole

Hasta la fecha han realizado medidas en los colegios Basilio Paraíso (Zaragoza) y Andrés Oliván (San Juan de Mozarrifar), así como en una residencia de la Fundación Rey Ardid, y ya se han programado en el IES La Azucarera y los colegios Miraflores y La Estrella. "No damos abasto", pero su intención no es dedicarse a medir y recomendar, sino ofrecer a los centros educativos indicaciones para que, realizando sus propias mediciones, sepan encontrar la forma de ventilar lo suficiente. Una recomendación clara es que "son necesarios analizadores de CO₂ en los coles, al menos uno por centro, para no dar palos de ciego". Los hay desde 150 euros y suponen "darles la caña para que pesquen, para que se protejan lo mejor posible".

-SIGUE LEYENDO: José Luis Jiménez, Universidad de Colorado, y Javier Ballester, Universidad de Zaragoza-Liftec, explican Cómo ajustar la ventilación de tu aula, en seis pasos

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios