Despliega el menú
Aragón

Alumalsa baja a 221 los despidos con 26 días de indemnización y el comité mantiene la huelga indefinida

Las partes se han emplazado a una reunión para seguir negociando el lunes. Les quedarán dos días antes de que acabe el plazo. Hoy los trabajadores vuelven a salir las calles para mostrar su rechazo al ERE extintivo              

Un operario en las instalaciones de Alumalsa en carretera de Castellón.
Un operario en las instalaciones de Alumalsa en carretera de Castellón.
FRANCISCO JIMENEZ

Sin apenas avances. Así sigue el conflicto en Alumalsa desde que presentó un ERE extintivo para 230 trabajadores. El SAMA no consiguió ayer que las partes flexibilizasen sus posiciones. La compañía insistió en que es «inviable» el futuro de la fábrica, que lleva dos años en pérdidas, sin los despidos planteados. Mientras, el comité aseguró que el ERE debería afectar a 120, pero no al doble, ya que este pasado septiembre hubo trabajo para 432 empleados (incluidos 271 que estaban en ERTE y los sacaron para trabajar tres semanas), de los 562 que conforman la plantilla. 

La dirección elevó a 26 días la indemnización (tres más, según la empresa, por unas bonificaciones en convenio), ofreció prejubilaciones a los 60 y 61 años con el 70% del salario bruto e internalizar una contrata lo que supondría 9 despidos menos. Pero la oferta fue considerada «insuficiente» por el comité, que mantiene la convocatoria de huelga indefinida desde el turno de noche del domingo. Una convocatoria doble, al negarse la CNT a desconvocarla y a negociar salvo que Linamar, la multinacional a la que pertenece Alumalsa, retire los 230 despidos.

«Mala pinta tiene esto», valoró Enrique Hernández, presidente del comité. «O ofrecen algo de verdad o no habrá acuerdo», avisó. «La dirección apenas se ha movido. De nuestra propuesta, a todo nos han dicho que no», añadió.

Las partes se han emplazado a negociar el lunes, cuando quedarán dos días para que acabe el plazo. Y hoy, trabajadores de Alumalsa volverán a denunciar en las calles de Zaragoza la destrucción de sus puestos de trabajo.

Etiquetas
Comentarios