Despliega el menú
Aragón

El SEPE batirá récord de gasto en prestaciones en Aragón al superar los 800 millones en 2020

Es el doble de la cantidad pagada en 2019 y una cifra más elevada de la que desembolsó en 2013, el peor año de la crisis

Fernando de Miguel, director provincial del SEPE en Zaragoza, en una imagen de archivo.
Fernando de Miguel, director provincial del SEPE en Zaragoza, en una imagen de archivo.
Laura Uranga

La factura económica del coronavirus es a medida que se acerca el cierre de año cada vez más abultada. Aunque septiembre ha supuesto un menor desembolso en las prestaciones que paga el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), con un total de 30 millones en Zaragoza y provincia frente a los 36 millones de agosto o los 105 de mayo, lo cierto es que 2020 terminará con un gasto extraordinario de entre 800 y 900 millones, según anticipó Fernando de Miguel, director provincial de este organismo y coordinador territorial en Aragón.

«En todo 2019 el SEPE pagó prestaciones por importe de 427 millones, la mitad que en este ejercicio, mientras que en el peor año de la crisis, 2013, el coste también fue inferior, de 742 millones, lo que viene a corroborar lo inédito y profundo de los efectos de esta pandemia», dijo. Esta crisis sanitaria con graves repercusiones económicas ha provocado que ya en el primer semestre de este año el SEPE haya desembolsado casi 500 millones de euros (495,5) para afrontar el pago de los ERTE y también las prestaciones habituales por desempleo en Zaragoza y provincia.

«Todavía tenemos a cerca de 13.000 trabajadores en ERTE. Son una décima parte de los que llegamos a tener en los primeros meses de la pandemia, pero habrá que estar muy atentos a lo que sucede con los confinamientos que se van a ir produciendo y la afección que tenga para el empleo», explicó el director provincial del SEPE en Zaragoza. «La perspectiva no se ve nada clara porque hay sectores como la hostelería y los servicios que siguen estando muy afectados. Mientras la situación económica esté así, los ERTE sigue siendo un paraguas importante para evitar cierres de empresas», afirmó. 

Salvo casos puntuales como los 230 despidos del ERE extintivo en Alumalsa, Fernando de Miguel indicó que en general el tejido empresarial en Aragón está aguantando. «Estamos mucho mejor que compañeros del SEPE de otras comunidades, como Baleares o Canarias, desbordados por situaciones mucho más problemáticas ya que dependen sobre todo del turismo y la hostelería».

Aún así, «lo que está ocurriendo no lo habíamos visto nunca en la historia del SEPE». Ni siquiera, enfatizó Fernando de Miguel, en los peores años de la crisis. Por eso, este 2020 se va a batir el récord en gasto de este organismo. «Superaremos los 800 o incluso los 900 millones de euros solo en lo que es Zaragoza y provincia al cierre de año», afirmó.

Con 160 técnicos trabajando en el SEPE en la provincia de Zaragoza, incluyendo los 5 que se han incorporado recientemente, este organismo estatal apenas da abasto para sacar todos los expedientes que le van llegando. «El tapón lo tenemos a la hora de actualizar todas esas variaciones en los ERTE que las empresas nos van comunicando que hicieron en julio y agosto, sacando a unas personas de los expedientes, metiendo a otras, reduciendo jornadas, etc., y tratando de cubrir las vacaciones. Todo eso hemos de ponerlo al día para que en noviembre puedan cobrar», explicó Fernando de Miguel. «Es una gestión complicada», reconoció, «ya que hasta mes vencido las empresas no actualizan los datos y hay que corroborarlos». Por ejemplo, indicó, «las empresas de limpieza nos están comunicando muchos cambios de personal y hay que verificar todo eso para ajustar el pago de las prestaciones por ERTE. Son miles de casos de este tipo los que tenemos pendientes, pero no podría cuantificar cuantos», precisó.

En lo que sí han logrado ponerse al día en el SEPE es en el pago adeudado a trabajadores con hijos menores a su cargo afectados por ERTE. «Hemos regularizado a casi todos, al 95%, es decir, unos 20.000, que han cobrado este plus siempre que tuvieran una base de cotización superior a los 52 euros diarios», aseguró. Sin embargo, aclaró, están todavía abiertos ese millar de expedientes de personas en ERTE que han cobrado de más.

«Mientras la empresa no nos comunique los días exactos que han trabajado y los que no, no podemos regularizar su situación, pero hemos mandado ya muchas cartas a estos trabajadores con lo que tienen que devolver y haremos más envíos», dijo. No obstante, precisó, hay que esperar porque muchos ERTE están vivos y mientras no finalicen resulta imposible afinar esos datos.

Citas que se van a diciembre

Lo que no ha conseguido corregir el SEPE, reconoció Fernando de Miguel, es el retraso en dar atención presencial a los que tienen que pedir el paro. «Estamos dando para diciembre. Es demasiado tiempo», confesó, para aquellas personas que tienen prisa en cobrar la prestación al haberse quedado sin trabajo. «Tenemos las limitaciones de aforo en oficinas y no podemos cambiarlo. Por eso potenciamos que todo el que pueda haga los trámites telemáticamente porque así le podemos dar respuesta en quince o 20 días».

Etiquetas
Comentarios