Aragón
Suscríbete

covid-19

La hostelería, ante las restricciones de la fase 2: "Si nos quitan la barra, nos quitan el 50% de la facturación"

Empresarios y trabajadores sufren "un nuevo jarro de agua fría" con la entrada en vigor de las limitaciones en unas fechas especialmente importantes para el sector.

Las terrazas de Zaragoza, a medio gas tras las nuevas restricciones decretadas por el Gobierno de Aragón
Las terrazas de Zaragoza, a medio gas tras las nuevas restricciones decretadas por el Gobierno de Aragón
José Miguel Marco

Las nuevas restricciones en Zaragoza, con reducciones de aforo para el comercio y la hostelería y la prohibición del servicio en barra, han sentado "como un jarro de agua" en el sector, que tendrá que conformarse con terrazas al 75% e interiores al 50% en unos días llamados a aliviar las maltrechas cuentas de cafeterías, bares y restaurantes. 

"Si nos quitan la barra, nos quitan el 50% de la facturación. Estábamos empezando a levantar un poco la cabeza, pero si ahora te restringen otra vez el aforo... Entendemos que haya que primar la seguridad, pero llegará un momento en el que tendremos que empezar a convivir con el virus", ha apuntado este jueves Noé Almau, de Bodegas Almau, en el Tubo. 

Este jueves por la mañana, solo unas horas después de que las medidas entrasen en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial de Aragón (BOA), la imagen era muy distinta a la de un día al uso. Las animadas barras de los bares del centro lucían vacías, y las tapas y montaditos que habitualmente abarrotan los mostradores, huérfanas. Aunque Zaragoza ya tuvo que bajar a fase 2 por los repuntes, empresarios y trabajadores tenían puestas sus expectativas en unas fiestas que, pese a carecer de actos oficiales, podrían haber devuelto algo de alegría a las calles. 

El problema, apuntan los consultados, no es tanto de aforos, sino el temor que se ha creado entre la población. Tanto es así que Horeca ha cargado abiertamente a través de sus redes sociales contra la "campaña de culpabilización colectiva" iniciada por el Gobierno de Aragón. Critica, en este sentido, que se esté usando el miedo "como herramienta de comunicación para vaciar la ciudad y evitar la llegada de turistas". El sector no entiende que las limitaciones "vuelvan a afectar únicamente a la hostelería". "¿Y qué pasa con los centros comerciales? ¿Y los teatros? ¿Es que allí no se contagia nadie?", ha apostillado Almau.

Empresarios y trabajadores sufren "un nuevo jarro de agua fría" con la entrada en vigor de las limitaciones en unas fechas especialmente importantes para el sector.

El retroceso a la fase 2 va a suponer una importante disminución de ingresos en unas fecha "clave". "Va a ser, además, un problema añadido, ya que vamos a tener que hacer de Policía para no superar los aforos y evitar las sanciones", ha agregado. En La Lobera de Martín prevén pérdidas. "Muchos de los pedidos nos los vamos a tener que comer. Tenemos a trabajadores que esperábamos sacar del ERTE, pero en estas condiciones no va a ser posible. A menos mesas, menos gente", ha razonado su encargado, Gabriel Royo. 

Aunque "la gente sale", a muchos parece darles "respeto" comer en el interior de los locales, circunstancia que ahonda en la crisis del sector y que parece augurar un invierno complicado. En establecimientos como El Rincón de Aragón, la pandemia ha hecho que las más de 40 mesas que tenías reservadas para el día del Pilar se hayan quedado en dos. "Teníamos gente de Bilbao, Valencia, Madrid... Clientes habituales que reservan de año en año, pero al no haber actos, no van a venir. Querríamos haber sacado a trabajadores del ERTE, pero no se va a poder", ha explicado su encargado, Óscar Egea.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión