Despliega el menú
Aragón

prisiones

El narco Sito Miñanco deja la cárcel de Zuera para su traslado a la de Estremera

El conocido preso gallego había solicitado continuar en el penal zaragozano.

Fotografía de archivo de Sito Miñanco.
Fotografía de archivo de Sito Miñanco.
Efe

El preso más famoso de Zuera, el narcotraficante José Ramón Prado Bugallo, conocido como Sito Miñanco, acaba de abandonar el centro penitenciario zaragozano hacia un nuevo destino: la cárcel de Estremera Madrid VII. Y no porque él haya querido, dado que trató de frenar el traslado. Sin embargo, la secretaría general de Instituciones Penitenciarias no quiso dar marcha atrás al ser una decisión tomada.

El interno gallego dejó la prisión aragonesa el pasado día 25 en un autobús de la Guardia Civil junto a otros internos. Allí ha pasado casi dos años (22 meses) sin dar problemas a la dirección de la prisión. Más bien al contrario. A los funcionarios siempre les sorprendió la colaboración mostrada por Sito Miñanco a pesar de ser un preso FIES-2 (Fichero de Internos de Especial Seguimiento) por delincuencia organizada e implicado en el blanqueo de capitales.

Su actitud colaboradora le llevó a convertirse en el jefe de limpieza de los presos preventivos del módulo 10. Pese a no ser conflictivo, la secretaría general de Instituciones Penitenciarias suele cambiar de prisión a este tipo de internos por cuestiones estratégicas, que se imponen a lo que plantee la Junta de la prisión.

Sito Miñanco recibía habitualmente visitas de su pareja los fines de semana. Al parecer, ella residía en una vivienda de Zuera y allí solía pasear con un perro. Esta comodidad familiar que les convenía se habría roto con el traslado a la prisión de Madrid.

Funcionarios consultados por HERALDO señalaron que el narco mantuvo "un comportamiento impecable" y fue "un señor, no un déspota como otros". "Ha sido un señor. No ha generado problemas con los funcionarios, fue educado sin ser pelota y discreto. Limpiaba la sala de estar y el patio con la escoba y el recogedor en mano, que es lo nunca visto a un kie (jefe de módulo) de su entidad", señalaron. En la prisión, Prado Bugallo ha sido un kie respetado por los internos y por los funcionarios.

Respecto a su historial, que propició la serie ‘Fariña’, emitida en Antena 3 y en Netflix, Miñanco mantiene una posición prudente sobre los "mitos y leyendas" que le rodean. Llegó a defender recientemente en una charla con un funcionario: "Hay cosas que un hombre no puede decir nunca, tiene que llevárselas a la tumba". "¿Inteligente, yo? Si fuera inteligente no estaría aquí", confesaba Sito Miñanco hace unos días en la prisión de Zuera.

El narco estaba en el régimen de tercer grado hace dos años en Cádiz hasta que se conoció que estaba siendo investigado por un caso de delincuencia organizada y blanqueo de capitales por la juez María Tardón titular del Juzgado de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional. Esta situación provocó su ingresó en prisión como preso preventivo.

"Por aquí ha pasado también pasó el narco Laureano Oubiña, que pasó a tercer grado. Con la limpieza quería sentirse útil y lograr algún beneficio penitenciario, hasta que Madrid ha decidido cambiarlo de aires", señalan fuentes penitenciarias. 

Un FIES del Real Madrid y con la comunicación intervenida

El interno Sito Miñanco es un FIES (Fichero de Internos de Especial Seguimiento) y actuaba como kie o jefe de módulo en Zuera, donde tenía el respeto de los funcionarios. Incluso solía comentar con ellos los partidos del Real Madrid, equipo del que es un fiel seguidor. Hasta llegó a ponerse la camiseta del equipo un día en que ganó. De hecho, llegó a proponer que el Madrid jugara alguna vez un amistoso contra el club que dirigía, el Cambados. A sus 65 años, le gusta mucho el defensa Ramos, como si fuera la reencarnación del histórico Pirri.

El preso gallego mantiene su comunicación intervenida por Instituciones Penitenciarias por ser peligroso, aunque fuentes consultadas indicaron que cuenta con varios internos que le ayudan y garantizan su protección. Aun así, comentaba con los funcionarios la jornada del fútbol. Es del Madrid y del "Narcodepor", como se llamaba en la cárcel al equipo gallego. La relación de Miñanco con el mundo del fútbol ha acabado recogida en el libro ‘Sito, presidente’ (Pepitas de calabaza), que el periodista Felipe de Luis Manero publicó recientemente.

Etiquetas
Comentarios