Aragón
Suscríbete

Entrevista

Javier Kühnel: "Cerrar la escuela de negocios es una decisión dolorosa, pero la única viable"

La empresa familiar zaragozana pone fin a su actividad tras 95 años de historia por la falta de financiación para sus inversiones y la pérdida de proyectos por la covid-19.

Javier Kühnel, propietario de la escuela de negocios zaragozana.
Javier Kühnel, propietario de la escuela de negocios zaragozana.
José Miguel Marco

Kühnel cierra su escuela de negocios. ¿La pandemia está en el origen de esta situación?

La pandemia es un factor más que ha incidido en esta situación, ha sido la puntillita. En 2016 comenzamos con un proyecto de renovación de la empresa para crear un modelo ‘online’ de formación de alto valor añadido. El proyecto estaba muy enfocado y diseñado a atender a una serie de proyectos de envergadura que muchas empresas nos habían solicitado y que iban a dar comienzo en marzo de 2020. Entonces llegó la pandemia y muchas de esas empresas se vieron obligadas a suspender los proyectos, lo que hizo una terrible herida en los recursos de Kühnel. Después de luchar y trabajar estos meses hemos tenido que tomar la peor decisión que un empresario puede tomar, la más dolorosa, pero la única viable en estos momentos.

Habrán buscado todo tipo de soluciones antes de llegar a esa decisión. ¿No ha sido posible ninguna alternativa?

No, realmente hemos agotado todas las posibilidades. Hemos querido ser muy honestos y cortar en el momento que creemos que teníamos que hacerlo, porque no queríamos adentrarnos en un ejercicio en el que dentro de dos o tres meses hubiéramos tenido una situación mucho más delicada con la gente con la que al final nos debemos, que son nuestros alumnos, nuestros equipos y las empresas a las que damos servicios de formación y gestión de talento.

¿Qué sucederá con los alumnos?

Desde luego los programas que estaban en curso se van a terminar todos. Los alumnos que estaban ahora finalizando su formación, la terminarán con todas las garantías, con todas las clases, y con todas las titulaciones. A aquellos que estaban matriculados y no podrán comenzar se le devolverá el importe de las matrículas. Esto es una situación penosa y dura tanto para la empresa y para los alumnos que habían confiado su futuro profesional en nuestra empresa. Queremos terminar con ellos con el mismo agradecimiento y la misma corresponsabilidad que han tenido ellos con nosotros. Va por delante que vamos a cumplir con todos.

¿Cuándo se producirá entonces el cierre definitivo?

En el mes de noviembre.

¿Con qué plantilla cuentan y será necesario aplicar un ERE?

Ahora tenemos una plantilla de unos 25 trabajadores y estamos estudiando con los abogados cuál es la mejor salida para dar viabilidad a todos. Ya que es una situación crítica y dura para todos, la intención es que todos salgamos lo más beneficiados posibles y lo menos perjudicados.

¿Tendrán que acudir a un preconcurso?

Eso nos los contestarán en breve los abogados.

Ustedes habían apostado por la formación ‘online’, un medio impulsado por las circunstancias del covid y una tabla de salvación para muchos negocios. ¿No ha sido así para Kühnel?

Por supuesto que el ‘online’ es ahora una de las vías de mayor garantía para la formación segura, y en postgrados y formación de empresas ha sido muy bien acogido y es la solución de futuro y es, desde luego, una vía muy eficiente si el modelo está bien diseñado. Las perspectivas eran muy buenas para nosotros, pero el retraso que ha provocado esta pandemia en los proyectos de formación de las empresas nos han hecho mella y ha sido muy difícil levantar la situación después de realizar una inversión muy elevada.

¿Ha sido duro tener que poner fin a una empresa familiar y casi centenaria, que ha formado a decenas de miles de zaragozanos?

Por supuesto, ha sido una decisión muy difícil de tomar, pero nos queda la impronta de casi 95 años de historia de haber hecho un servicio a la sociedad, de intentar generar talento, de mejorar la cualificación de la personas y las vidas de cada una de ellas. En todo este proceso hay una parte positiva que son los cientos de mensajes que estamos recibiendo tanto de empresas como de alumnos y colaboradores. Sin duda, es una decisión dolorosa, pero necesaria y cuando hay que tomar decisiones en la empresa, la parte emocional tiene que quedar a un lado, porque la empresa no entiende de emociones, entiende de números, de recursos, de proyectos... y eso es lo que hemos intentado trabajar hasta el final en Kühnel.

¿Volverá la familia Kühnel a la escena empresarial en un futuro?

Ahora estamos muy centrados en este proceso en el que queremos ser rigurosos, pero es cierto que nosotros venimos de una familia que se ha dedicado siempre a la formación, conocemos el sector y sabemos cómo hacer las cosas. Además nos apasiona y es nuestra vocación. Por eso, quizá el día de mañana, cuando nos replanteemos qué hacer pensemos de nuevo en este sector, porque creemos que tenemos mucho recorrido para seguir aportando experiencia y saber en una metodología ‘online’ que nos ha ayudado a ser referentes. A la mínima oportunidad que tengamos de trasladar de nuevo esto a la sociedad, lo haremos. 

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión