Despliega el menú
Aragón

crisis del coronavirus

Más de 65.000 aragoneses están pendientes de que se retome el cribado de cáncer de colon

Este programa de prevención, dirigido a la población de 50 a 69 años, quedó interrumpido en marzo por la pandemia. Sanidad prevé reactivarlo entre este año y principios de 2021.

Sala de colonoscopias del hospital Clínico de Zaragoza.
Imagen de archivo de una sala de colonoscopias del hospital Clínico de Zaragoza.
Heraldo

La pandemia del coronavirus obligó a interrumpir en marzo el programa de cribado de cáncer de colon, dirigido a todos los hombres y mujeres de entre 50 y 69 años para detectar precozmente la enfermedad. Más de 65.000 aragoneses están pendientes de que se retome este diagnóstico que, según ha avanzado el Departamento de Sanidad, podría ser entre finales de este año y principios de 2021, aunque estaría supeditado a la evolución de la pandemia. Desde la Asociación Española contra el Cáncer, sin embargo, urgen a la Administración a buscar una solución porque "cada minuto cuenta".

A principios de 2020, ya se había invitado a participar a toda la población de 60 a 69 años y al 23% del tramo entre 50 y 59. El director general de Asistencia Sanitaria, José María Abad, explicó que, sin embargo, cuando comenzó la crisis sanitaria se tomó la decisión de mantener las pruebas periódicas y las colonoscopias de quienes habían empezado con el programa de cribado y paralizar la inclusión de nuevas personas, fundamentalmente de 50 a 59 años, "hasta que se pudieran retomar en condiciones de seguridad". El cáncer de colon se puede diagnosticar de forma precoz antes de que la persona tenga síntomas. El programa de cribado comienza con un test de sangre oculta en heces, que se hace de forma ambulatoria. Si el resultado de la prueba es positivo, se completa el estudio con una colonoscopia para visualizar el origen del sangrado. Esta última "es una técnica invasiva, en la que hay que sedar al paciente, y que al inicio de la pandemia se restringió por cuestiones de seguridad". 

Abad reconoció que el programa de cribado de cáncer de colon "depende mucho de la capacidad de poder hacer colonoscopias". En la actualidad, se pueden llevar a cabo entre 5 y 6 por sesión, frente a las 6 u 8 que se hacían antes de la crisis sanitaria: "Eso hace que el número sea menor y el ritmo de inclusión de nuevos pacientes tenga que acomodarse a la capacidad de realizar estas pruebas". El Departamento de Sanidad está manteniendo reuniones con los responsables de Digestivo de los diferentes sectores para conocer "la capacidad real de realización de colonoscopias, la disponibilidad de profesionales y las posibilidades que existen para maximizar el rendimiento de los aparatos, abriendo por la tarde o los fines de semana". Abad añadió:"Estamos valorando incluso cambios en los circuitos dentro del cribado para hacerlo más eficiente". De enero a marzo se cursaron 14.000 invitaciones entre personas de 50 a 69 años y había previstas otras 65.000 que no se pudieron enviar.

Por su parte, Mabel Cano, jefa de servicio de Estrategias de Salud y Formación, recordó que hay que "rehacer el cronograma previsto para 2020, teniendo en cuenta la estimación de cuántas colonoscopias se podrían hacer cada semana". El Salud llevaba a cabo entre 4.500 y 5.000 colonoscopias de cribado al año. Cano subrayó también que el programa de detección precoz se inicia en la consulta de enfermería de los centros de salud y ahora "con las citas no presenciales hay que ver cómo lo podemos dosificar". "Vamos a intentar –adelantó– dar una vuelta a la estrategia para optimizar esas consultas. Prevemos que hasta finales de año no lo podremos reactivar para hacerlo en condiciones óptimas", siempre supeditado a la pandemia: "Si empiezan a aumentar los casos de covid no podemos sobrecargar la Atención Primaria y los hospitales". Desde la DGA reconocieron que de forma precoz se detectan de media cinco enfermedades por cada 1.000 invitados. En este sentido, Abad añadió. "No tenemos datos para afirmar qué efecto puede tener la demora sobre la supervivencia de esos pacientes, es algo que no podremos evaluar hasta dentro de unos años, pero la percepción de los profesionales es que llegan en estados más avanzados".

"No podemos estar esperando que desaparezca esta amenaza"

“El programa de cribado de cáncer colorrectal nació con el objetivo de detectar muchos casos de manera temprana y salvar vidas”. Así resume Patxi García, director en Aragón de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), el por qué de esta iniciativa sanitaria. “Si no se pone en marcha lo antes posible –dijo– evidentemente se detectará la enfermedad más tarde y la supervivencia será menor”. En este sentido, señaló que este programa de detección precoz “no puede estar supeditado a la evolución de la pandemia, porque entonces pasa a un segundo plano”.

Por esta razón, resumió García, “AECC pide que la Administración busque soluciones para retomar el programa independientemente de la crisis, que no sabemos lo que va a durar. No podemos estar esperando que desaparezca esta amenaza sanitaria para poner en marcha este programa de cribado. El tiempo que se pierde son vidas que se pierden”. El director de AECC en Aragón reconoció la importancia de actuar de una forma temprana: “Al detectarlo más pronto, hay más posibilidades para luchar contra él”.

Etiquetas
Comentarios