Despliega el menú
Aragón

Piedrafita de Jaca, una acuarela en 3D

Esta pedanía de Biescas atesora uno de los barrancos más valorados del valle de Tena, un bosque embrujado, el ibón más ‘familiar’ y un caserío de cuento de hadas.

El paseo entre las casas de Piedrafita de Jaca es el primer atractivo para la visita. La oferta hostelera se reparte entre diversos alojamientos: La Cochata, Rincón de Bachatos, la Borda de Garbi, el albergue Bosque d Betato, el Piedrafita Mountain Lodge... a los pies de la sierra de Partacua, con la peña Telera como atenta visitante Piedrafita es un crisol de belleza centrífuga que se esparce por todo el entorno en manifestaciones tan geniales como el Ibón de Piedrafita, el arco natural geotectónico o el Barranco de Gorgol. No es una belleza de las que aturde: más bien consiste en un masaje para los sentidos, un reto para todas aquellas personas que gustan de explorar sus límites en el esfuerzo físico (las posibilidades de excursiones son muy amplias) y un paraíso para los amantes de la fotografía.

El Gorgol merece una parada en el análisis y, si se tercia, unos cuantos pasos para arriba antes de lanzarse hacia abajo, con el pantano de Búbal como meta final. Es probablemente el barranco más conocido y valorado del valle de Tena, a pesar de su ser muy largo (menos de 100 metros de descenso) y bastante sencillo. Hay toboganes, saltos, agujeros por los que apenas cabe una persona, tirolinas internas (diferentes opciones) o un rápel sobre una cascada de 15 metros,

Vídeo de Piedrafita de Jaca en 'Aragón es extraordinario'

Desde Piedrafita de Jaca, la pista sale antes de llegar al pueblo desde la carretera general a la derecha, y si se viene en coche se puede dejar el automóvil en el aparcamiento de Lacuniacha, a 1.380 metros. Hay que subir unas buenas cuestas por el Betato y hacer luego un giro a la derecha de 180 grados para afrontar el barranco desde el punto idóneo.

La misma entrada del Betato, junto al puente sobre el Gorgol, también marca el inicio del camino más transitado hacia el ibón de Piedrafita, una de las excursiones más populares del valle por su sencillez y la belleza del entorno. Se puede hacer completa por una pista forestal, cerrada al tráfico, y aparecen un par de atajos debidamente señalizados para quien quiera huir del camino trillado hasta el objetivo,uno de los lagos pirenaicos más bonitos. El Barranco del Boj es un torrente en la parte final del camino (después de unos 45 minutos) que supone un premio añadido. Desde la zona de aparcamiento al ibón hay unos tres kilómetros y se salvan 300 metros de desnivel. Según se avanza, queda a la derecha la Sierra Tendeñera y, allá abajo, las aguas del pantano de Búbal. A la izquierda, Peña Telera es la protagonista de todas las miradas: con sus 2.760 metros de altura, es una de las presencias más imponentes de la zona. En invierno, la excursión puede empezar desde el mismo pueblo, con raquetas de nieve, como proponen Guías de Piedrafita. La ascensión a ritmo normal es de hora y media y el ibón suele estar completamente helado, aunque no es prudente tratar de caminar sobre él.

El regreso de los ‘guerreros’ y la reposición de fuerzas es el colofón perfecto a cualquier jornada senderista. La paradita a disfrutar de una cerveza Tensina es otra tentación en la que conviene caer, sobre todo teniendo en cuenta que se produce en el pueblo vecino de Tramacastilla de Tena. ¡Salud!

PIEDRAFITA DE JACA

Comarca. #Alto Gállego. El pueblo pertenece al municipio de Biescas.

Cómo llegar. Desde Huesca, su capital de provincia, hay 79 kilómetros por la E-7, la N-260 desde Sabiñánigo y la A-136 desde Biescas.

Dónde comer y dormir. Albergue y Restaurante Bosque el Betato, excelente cocina y actividades culturales cada verano. El Piedrafita Mountain Lodge es otra gran alternativa, con casas de diversa capacidad; también hay que recordar el Refugio Telera.

Guías de Piedrafita. Esta firma local se especializa en todo tipo de alternativas de turismo aventurero, con incidencia especial en los barrancos y las ferratas, amén de travesías en raquetas de nieve y excursiones en furgoneta a puntos más remotos. Se les contacta en guiasdepiedrafita.com.

Iglesia de San Andrés. De una nave, dividida en tres, tiene ábside recto y capillas laterales. Se ilumina mediante ventanas abiertas en el muro meridional y ojo de buey en el de los pies. En el cementerio contiguo se conserva una puerta de 1566.

El albergue, su cocina, los trinos, Lacuniacha y muchos animalillos

De entre la oferta hostelera local, el carisma del Albergue Bosque de Betato se fundamenta sobre todo en sus fogones y la organización de actividades culturales, que convierte cada verano a este enclave en un lugar de referencia para largas veladas. Durante muchos años, el músico estadounidense radicado en París Elliott Murphy ha ofrecido recitales en el estío local, por ejemplo; el pasado día 13 se celebró una cautelosa (distancia social, por supuesto) y alegre despedida de verano con la agrupación de versiones James Band, en el último Eclectic Musical Sunset de este año. Si se va a comer, entre las maravillas de la carta, destacan el gazpacho casero, las costillitas de lechal tensino y el revuelto de queso de Gabás.

De entre los atractivos locales, el Parque Faunístico Lacuniacha es uno de los más populares y, a la vez, más sorprendentes cuando se cruza su verja y se empieza a caminar cuesta arriba hacia las diferentes zonas habilitadas para los animales. Allí viven en semilibertad ciervos, gamos, bisontes, lobos, sarrios, cabras montesas, caballos o corzos: la flora también es exuberante y muy variada, con ruta botánica disponible y perfectamente explicada. Un dato clave: no cierra nunca. Reabrió con el fin de la desescalada y, si nada lo impide, seguirá abriendo a diario. Hasta el 18 de octubre estará de 11.00 a 19.00, y desde ahí hasta el 31 de marzo de 2021 se abrirá de 10.00 a 18.00. Naturalmente, se apercibe a los visitantes de no comportarse de manera inapropiada con los animales, y guardar las distancias de seguridad también con ellos. No hay peligro, ya que las especies que puedan resultar problemáticas tienen limitada su movilidad. Ojo: no hay límite de aforo por la amplia extensión de terreno disponible, pero se cierra el acceso desde dos horas antes, para que a los visitantes de las horas vespertinas les dé tiempo a efectuar un buen recorrido antes de salir.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios