Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

crisis del coronavirus

Covid, gripe o catarro: el reto para el que se preparan ya las consultas de Pediatría

El objetivo es mantener las citas telefónicas así como el doble circuito para separar a pacientes con coronavirus e intentar incrementar la capacidad de diagnóstico.

Una niña se somete a una prueba PCRen el centro de salud San José de Zaragoza.
Una niña se somete a una prueba PCRen el centro de salud San José de Zaragoza.
Toni Galán

El nuevo curso se plantea también complicado a nivel asistencial. Las consultas de Pediatría se preparan ya para un otoño en el que tendrán que hacer frente no solo a los casos de covid entre la población infantil, sino a la gripe propia de la época o a otros virus respiratorios o a los catarros. El reto, coinciden los profesionales, será diferenciar de forma precoz las patologías, que comparten síntomas, como fiebre, tos y malestar general, y seguir extremando las medidas de seguridad que se han impuesto durante la pandemia.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria ha elaborado unas propuestas sobre cómo debería ser la organización de las consultas en los próximos meses de otoño e invierno. Unas recomendaciones que se basan, principalmente, en atender de forma independiente a los niños con sospecha de coronavirus de aquellos que acuden por otros motivos. De octubre a febrero conviven cuadros catarrales con dos infecciones muy prevalentes: la bronquiolitis aguda, específicas de la infancia, y la gripe, que afecta a todas las edades, pero cuya máxima incidencia es en los menores de 10 años. Para estas enfermedades existen test rápidos de diagnóstico, similares a la PCR de la covid, cuya disponibilidad permitirá un diagnóstico certero de estas dolencias, ayudando a diferenciar los cuadros clínicos que presenten. "Esta es la clave", afirmó Teresa Cenarro, presidenta de la Asociación Aragonesa de Pediatría de Atención Primaria, quien destacó al mismo tiempo que "va a ser un reto, porque el coronavirus no se puede distinguir de la gripe u otro virus respiratorio". "El secreto –añadió– va a estar en poder detectar los casos de covid rápidamente para actuar cuanto antes y, sobre todo, para iniciar el rastreo de contactos en el ámbito familiar y frenar su expansión".

Los centros de salud implantaron al inicio de la crisis sanitaria un doble circuito, priorizando las consultas telemáticas para evitar a los pacientes acudir al ambulatorio siempre que fuera posible y evitando que coincidan enfermos o familiares en las salas de espera. Estas medidas se deberían mantener los próximos meses, según figura entre las propuestas que realiza la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, que apuesta también por la protección de los profesionales sanitarios. Cenarro hizo referencia a que las recomendaciones para las consultas de cara a los próximos meses se aplicarán teniendo en cuenta tanto el personal como la estructura de los ambulatorios: "Cada centro se organiza según los recursos con los que cuenta". En su opinión, mantener el doble circuito "supone mucha carga de trabajo" pero "es fundamental para evitar contagios".

Los centros, además, deberían distribuirse en franjas, tal y como se viene realizando ya en la mayoría de ellos: una para atender a los menores con síntomas y otra para las revisiones de salud infantil. En este sentido, Carmen Puig, pediatra y vocal del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza, añadió que en su centro de trabajo, Actur Norte, reservan las primeras citas del día a revisiones y vacunaciones. Después llevan a cabo las consultas telefónicas y el último tramo horario lo destinan a pacientes con sospecha de covid-19. Es preciso, dijo, disponer de tiempo suficiente para ponerse y quitarse el equipo de protección individual. De esta manera, si la organización de circuitos de atención a niños con y sin síntomas compatibles con coronavirus tiene lugar en momentos diferentes se evitan varios cambios de EPI a lo largo de la jornada.

El director general de Asistencia Sanitaria, José María Abad, reconoció ayer que la coincidencia de la pandemia con las enfermedades habituales entre la población infantil con la llegada del frío y la vuelta al colegio "es uno de los riesgos en otoño, no solo en niños sino también en adultos". Por ello, el Gobierno de Aragón "ha estado trabajando para ver cuál es la estrategia más adecuada". En la situación actual de pandemia, adelantó, ante una situación de sospecha lo primero es descartar que tenga coronavirus, y para eso hay que afinar los criterios clínicos e incrementar la capacidad de diagnóstico.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión