Aragón
Suscríbete por 1€

aragón

Proponen multar al alcalde de Embid por tener un gallinero en el casco

Jesús Ángel Hernández instaló un pequeño corral tras recibir la autorización del Ayuntamiento de Calatayud, decisión que recurrió una familia que veranea en la localidad porque este espacio desprende malos olores.

El alcalde de Embid, Jesús Ángel Hernández, en su gallinero, en una imagen de agosto de 2018.
El alcalde de Embid, Jesús Ángel Hernández, en su gallinero, en una imagen de agosto de 2018.
Macipe

La instalación de un pequeño gallinero dentro del casco urbano de Embid de la Ribera tiene visos de acabar en el juzgado. En 2016, el alcalde de esta pedanía de Calatayud, Jesús Ángel Hernández, instaló un pequeño corral con perdices, gallinas, gallos y polluelos tras recibir la autorización del Ayuntamiento bilbilitano, decisión que recurrió una familia que veranea en la localidad porque este espacio, que se sitúa debajo de una de las estancias de su casa, desprende malos olores. Finalmente, el Consistorio declaró en 2019 la nulidad del permiso y a finales del pasado mes de julio propuso una sanción de 1.500 euros para el regidor por mantener la instalación a pesar de no tener aval para hacerlo.

Según consta en la resolución de Alcaldía, en febrero se le notificó a Hernández un requerimiento para que "en el plazo improrrogable de 15 días" retirara estos animales y los reubicara en otro lugar. Así, se hacía constar que no tenía "autorización municipal ni tampoco del Gobierno de Aragón". "No se me ha dado la opción a defenderme, únicamente me pedían quitarlos, pero no que pudiera explicarme y hacer uso de mi derecho", mantiene el responsable del barrio rural bilbilitano. Además de la decisión del Ayuntamiento, en 2018 el Justicia de Aragón también se opuso al mantenimiento de esta instalación.

"Lo voy a recurrir por la vía que sea y todo lo gestiona mi abogado, porque al menos quiero defenderme", insiste Hernández. En este sentido, mencionó el caso del gallo Maurice, en el que la demanda de unos vecinos de la isla francesa de Oleron por la molestia que causaba el canto madrugador del ave fue desestimada.

"Si tengo que retirar los animales lo tendrá que decir un juez"

"No sé si puede ser un antecedente, pero espero que lo tengan en cuenta", insiste. De momento, Hernández no ha presentado alegaciones, el plazo acaba el día 21, y la siguiente instancia es la vía Contencioso Administrativa. "No quiero tener la razón, pero si tengo que retirar los animales lo tendrá que decir un juez", sostiene.

Por su parte, en la familia de María Pilar Jiménez, denunciante de la situación, se muestran "satisfechos". "Es algo positivo, porque es cumplir lo que dice la ley. Aunque llega tarde: 4 años después de su instalación y 3 desde que empezamos a reclamar", apuntan. "Nunca hemos tenido una discusión, simplemente lo hemos llevado por los cauces que toca", precisan.

"Supone que entre un mal olor tremendo, y ya se sabe que los pájaros también transmiten enfermedades"

En su razonamiento, los afectados defendían que soportan olores y ruidos. "Lo que pedimos es que se cumpla la normativa, nada más", dicen y explican que uno de sus dormitorios está encima de donde están las aves . "Y eso supone que entre un mal olor tremendo, y ya se sabe que los pájaros también transmiten enfermedades", indican. "Solo hemos querido que el se retire una licencia que va contra la ley", remarcan.

Por su parte, Hernández critica "todas las trabas" que, a su juicio, se les pone a quienes viven y trabajan en los pueblos, y carga contra el Justicia ya que considera que es "una pena que tenga que intervenir por dos gallinas y no porque en Embid cada vez paren menos trenes".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión