Despliega el menú
Aragón

El comercio de proximidad hace parada y fonda en Benabarre

 Este pasado fin de semana se inauguraba en Benabarre la tienda Gastro Abastos 1970, especializada en productos gastronómicos de proximidad.

El comercio de proximidad hace parada y fonda en Benabarre
El comercio de proximidad hace parada y fonda en Benabarre
A. G.

En días de cierre definitivo de establecimientos históricos, abocados a la desaparición por la tormenta perfecta del cambio de los usos socio económicos, la feroz competencia de las grandes cadenas comerciales y el brutal mazazo de la crisis del coronavirus, y de otros muchos con menos pedigrí pero similares problemas, no deja de ser noticia la apertura de un nuevo proyecto en estos días de zozobras y fases de desescaladas varias.

Si, además, el establecimiento abre sus puertas en una pequeña localidad de apenas mil habitantes y lo hace orientando su oferta a un sector muy concreto y exclusivo, hay que reconocer que no les falta una moral a sus promotores digna de la mejor de las fortunas.

Este pasado fin de semana se inauguraba en Benabarre la tienda Gastro Abastos 1970, especializada en productos gastronómicos de proximidad. Es un proyecto que supone la vuelta de tuerca definitiva de sus promotores al negocio de venta on line de alimentos y productos gastronómicos elaborados en el entrono de esta villa ribagorzana y sus zonas y comarcas próximas del Alto Aragón y de la vecina Lérida, comulgando a la perfección con la filosofía “sloow food” que en los últimos años tiene a Benabarre y su singular industria de transformación agroganadera como uno de sus principales referentes en Aragón.

No les falta valor a estos arriesgados empresarios que se definen como "personas comprometidas con el medio ambiente y la calidad" y que lanzan este Gastro Abastos 1970 con la pretensión de ofrecer "los mejores productos" y contribuir así "a una mejor alimentación y, en definitiva, a una forma de vida saludable". Los empresarios pretenden mantener abierto el establecimiento de forma permanente durante todo este verano para, en el mes de septiembre, analizar la conveniencia de seguir manteniendo los horarios veraniegos o adaptarse con horarios más reducidos a una más que segura reducción del número de personas en la zona en los meses de otoño e invierno.

Etiquetas
Comentarios