Despliega el menú
Aragón

terrorismo 

Azcón: "Zaragoza salda una deuda con Jesús Argudo, asesinado por un grupo terrorista de ultraizquierda"

El alcalde de Zaragoza honra a la víctima de un atentado, que sucedió en 1980, al inaugurar la primera placa en la antigua calle de Capitán Portolés.  

"Dolor, soledad y lucha", ha enumerado Jesús Argudo las sensaciones que viven todas las víctimas de terrorismo. El hijo del vigilante jurado y exguardia civil, que se llamaba como él, ha recordado esas situaciones compartidas por todos los que sufren un atentado en la inauguración de la primera placa que el Ayuntamiento de Zaragoza va a colocar en toda la ciudad como respuesta a once atentados mortales. 

 "El dolor es porque es una muerte que no te esperas y no estás preparado para recibirlo", ha descrito; "Soledad es como se llama mi madre, que no ha podido estar aquí, y mi hermana, y es el sentimiento cuando todo ha pasado", ha denunciado, porque ningún político le mandó un telegrama. "Todas las víctimas peleamos para que los criminales no queden impunes y eso te hace fuerte porque algunos llevamos 40 años", ha concluido Argudo. 

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha reconocido que la ciudad tenía "una deuda" con Jesús Argudo, que fue asesinado el 2 de mayo de 1980 por el  grupo terrorista de ultraizquierda Frente Revolucionario Antifascista Vascoaragonés (FRAVA) en la antigua Capitán Portolés (hoy calle de Val Carrreras), donde esta mañana se ha inaugurado la placa en su memoria. Ha explicado que se eligió esta semana porque el sábado 27 se celebra el día internacional de las víctimas de terrorismo y acudirán a la iglesia de San Juan de los Panetes como todos los años. 

"Hoy, 40 años después, hemos querido que Jesús Argudo fuera la primera víctima de terrorismo de Zaragoza en recibir este homenaje con esta placa conmemorativa", ha reconocido el alcalde, porque Argudo ha sido "una víctima especialmente maltratada" y su reconocimiento tardó en llegar 19 años después del asesinato. 

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, honra a la víctima de un atentado, ocurrido en 1980, al inaugurar la primera placa en la antigua calle de Capitán Portolés.

Al acto han asistido representantes de la Asociación de Víctimas de Terrorismo (AVT), Lucía Ruiz, y de Covite, Concepción Fernández, portavoces de todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Zaragoza, el subdelegado del Gobierno, Fernando Beltrán, la directora general de Justicia, Ángeles Júlvez, el Justicia de Aragón, Ángel Dolado, el general de la Guardia Civil, Carlos Crespo, el jefe de la Policía Local, Antonio Soriano, y varios representantes de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas. 

Los representantes de los grupos políticos han colocado un ramo de flores y todos los invitados al acto han dejado un clavel blanco (también los tres hijos del asesinado, Jesús, Soledad y José Luis, y dos de los tres nietos) en la placa, después de que se guardara un minuto de silencio mientras una violonchelista tocaba un tema.

La vicealcaldesa Sara Fernández  ha recordado que el equipo de Gobierno tenía "el deber y el compromiso moral" de la defensa de los afectados por el terrorismo y por eso han creadola concejalía de Víctimas de Terrorismo que lleva Patricia Cavero. "Este Ayuntamiento jamás les va a dejar de lado a las víctimas", ha prometido. 

Por su parte, el alcalde ha señalado que, por desgracia, aunque se descubrieran a los autores del atentado de Jesús Argudo "ya no podrían ser juzgados", pero "la familia tiene todo el derecho del mundo a seguir reclamando que se intente saber la verdad". 

En este sentido, el hijo de la víctima ha agradecido el acto del Ayuntamiento de Zaragoza, la entrega de la Guardia Civil en la investigación realizada en los últimos tres años y ha destacado que las víctimas de terrorismo son un ejemplo de bondad que han entregado a la sociedad y solo quieren detalles como este de la placa para que sean recordados y reconocidos. 

Etiquetas
Comentarios