Despliega el menú
Aragón

Eduardo Barrachina confía en un acuerdo sobre el ‘brexit’ pero con aranceles en algunos sectores

El presidente de la Cámara de Comercio de España en el Reino Unido pide paciencia a las empresas españolas

Defensores del 'brexit' en Londres.
Imagen de archivo de defensores del 'brexit' en Londres.
Neil Hall/EFE

La covid-19 ha dilatado aún más la solución para el ‘brexit’. Las negociaciones debían haberse retomado en marzo pero vino el coronavirus y se paró todo. «Ahora apenas quedan seis meses y, con todas las cautelas, parece que vamos lentamente hacia algún tipo de acuerdo», señaló el presidente de la Cámara de Comercio de España en el Reino Unido, Eduardo Barrachina, que recomendó ayer a las empresas en un foro organizado por ADEA, con el título ‘Relaciones bilaterales España-Reino unidos: A vueltas con el brexit’ «no desesperar» ya que «la aportación de España en este país es muy valorada con presencia de importantes bancos, aseguradoras y servicios financieros». Se plantean tres escenarios, añadió el experto: «o se llega a un acuerdo de libre comercio, a un acuerdo de mínimos o a nada», indicó siendo la fecha de salida efectiva el 1 de enero de 2021.

El riesgo, señaló, es que «no es lo mismo establecer un tratado de libre comercio con Canadá que con el Reino Unido que está a 30 millas de Francia y lo que puede ocurrir es que los británicos flexibilicen mucho más el régimen de competencia o las ayudas a las empresas frente a unas normas europeas mucho más estrictas». Ahí está, apuntó, «el gran escollo», en conseguir «alinear con Europa el marco regulatorio del Reino Unido para que todas las empresas estén sujetas a un mercado similar» y compañías españolas o alemanas, que no pueden cambiar las normas comunitarias no se encuentren en desventaja.

Sin embargo, indicó Barrachina, «ahora, Boris Johnson tiene una triple mayoría en el Gobierno, el Parlamento y su partido, y «es posible que piense que alinearse puede representar una pérdida de soberanía». Así las cosas, reconoció Barrachina, en el mejor de los escenarios, de un ‘brexit’ con acuerdo, habría sectores como el agroalimentario o de automoción en los que el Reino Unido fijaría aranceles para proteger su industria. «El británico pagará más caros los coches», asumió. Y en cuanto a la emigración, dijo, «los españoles que quieran venir a trabajar ya no les será tan fácil porque van a favorecer la entrada de personal cualificado y esa preferencia que había dejará de existir y contratarán al más cualificado», venga de donde venga, explicó.

En algunas actividades concretas como la pesca es posible que se llegue a un acuerdo ya el mes que viene porque Gran Bretaña no tiene flota pesquera, pero en agricultura e industria habrá mayor proteccionismo, señaló. Si bien, matizó, la Cámara de Comercio no ha notado ninguna salida de sociedades sino que en los dos últimos años las empresas españolas han adquirido 25 firmas británicas.

En cuanto a la afección por empresas, será distinta, indicó Barrachina al asegurar que «solo ellas pueden diseñar su estrategia y plan de contingencia» al entender que «el ‘brexit va a afectarles de modo distinto según sus servicios o los bienes que exportan y las empresas tendrán que adaptar su estrategia al acuerdo final», concluyó.  

Etiquetas
Comentarios