Despliega el menú
Aragón

contra el coronavirus 

Funcionarios de la cárcel de Zuera exigen los test rápidos

Se reabrieron ayer los locutorios para que se comunicaran los presos con sus familiares.   

La UME desinfecta la prisión de Zuera y los CIS de Huesca.
UME desinfecta la prisión de Zuera y los CIS de Huesca.
UME

El sindicato Acaip-UGT de los funcionarios de la prisión de Zuera exigió ayer que Interior les realice test rápidos de anticuerpos para covid-19 del Instituto de Salud Carlos III. Esta reclamación se cursa el mismo día que volvieron a abrirse los locutorios para comunicarse los presos con sus familiares.

Los trabajadores de la cárcel consideran que al recuperar la actividad penitenciaria, decidida desde la semana pasada, debe conocerse la situación sanitaria de las personas vinculadas con este centro, donde están 1.300 internos y 500 funcionarios.

La tarde de ayer, cuando se abrieron los locutorios, se vivieron ded manera tranquila en el centro penitenciario de Zuera, que llevaban cerrados hacía dos meses, al aplicar el estado de alarma. Al ser el primer día de los familiares que reservaron plazas no habían cogido todavía la costumbre y acudieron pocos a visitar a los presos. 

En los dos BOE del 12 y 13 de mayo, Instituciones Penitenciarias ha recuperado la actividad bloqueda desde 14 de marzo. Los funcionarios consideran que esta reanudación de forma gradual, paulatina, o progresiva, "debe realizarse al acomordar el ámbito penitenciario a la nueva situación actual". 

Entre otras actividades que se han recuperado en la prisión de Zuera ha sido en los talleres productivos en los que han empezado a trabajar 19 internos en las piezas de automoción para las empresas Tekma Elorrio y Tecka Pedrola. Asimismo, otros 20 presos acuden a talleres como de confección que se quedaron cortados cuando se aplicó la  cuarentena y los internos ya no pudieron salir de sus módulos.

Los sindicalistas de Acaip-UGT critican que la recuperación con la noramlidad en las prisiones tras dos meses de excepcionalidad, "choca con una realidad insoslayable", que es "el desconocimiento de la situación sanitaria del conjunto de las personas

vinculadas al medio penitenciario". Por eso, defienden que la “clausura” impuesta en los centros penitenciarios junto con el esfuerzo diario de los empleados públicos penitenciarios, ha permitido contener el impacto del coronavirus en los centros de trabajo. 

 

Etiquetas
Comentarios