Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Tercer Milenio

investigación

El Instituto Carlos III financia dos proyectos aragoneses para luchar contra el coronavirus

El Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón recibirá casi 300.000 euros para desarrollar dos investigaciones.

Sede del Centro de Investigación Biomédica de Aragón, en Zaragoza.
Sede del Centro de Investigación Biomédica de Aragón, en Zaragoza.
Heraldo

El Instituto de Salud Carlos III ha aprobado e incluido en el 'Fondo Covid-19', dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, para luchar contra la pandemia del coronavirus, dos proyectos del Instituto de Investigación Sanitaria Aragón (IIS Aragón).

Según ha informado el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, el primer proyecto, dotado con 276.000 euros, estudia el desarrollo de la respuesta inmune durante la enfermedad con el objetivo de identificar biomarcadores pronósticos y aplicar posibles tratamientos personalizados, mientras que el segundo, que ha obtenido 26.000 euros, se centra en la estratificación poblacional de los pacientes que no necesitan ingreso hospitalario.

El equipo del investigador ARAID de la Universidad de Zaragoza en el IIS Aragón, Julián Pardo, lidera el primer proyecto que se incluye en los estudios sobre inmunidad financiados a nivel estatal que persiguen generar conocimiento sobre las poblaciones de células inmunes encargadas del control de la infección. Su objetivo es entender cómo los sistemas inmunes de algunas personas son capaces de controlar la infección mientras que en otras el virus causa una enfermedad grave.

De esta manera, se pretende obtener un conjunto de biomarcadores en sangre para la caracterización inmunológica de los pacientes con COVID-19 que permitan diferenciar la activación de la respuesta eficaz frente al virus frente al riesgo de enfermedad severa.

La finalidad es poder establecer el pronóstico de los pacientes desde su ingreso, diferenciando aquellos que desarrollarán enfermedad leve y grave y así poder individualizar precozmente la estrategia terapéutica para reducir el riesgo de síndrome de liberación de citoquinas (CRS), una de las principales causas de mortalidad en estos enfermos.

"Este conocimiento puede seleccionar biomarcadores que contribuyan a identificar qué pacientes tendrán una mayor probabilidad de experimentar insuficiencia respiratoria que requiera ingreso y tratamiento de soporte respiratorio en unidades de cuidados intensivos, monitorizar la evolución de la infección y explorar nuevas intervenciones terapéuticas", han detallado los investigadores del IIS Aragón.

Según han explicado, al tiempo que se busca contribuir a personalizar el tratamiento en función del perfil y respuesta inmunológica de cada paciente, el proyecto también redundará en "una reducción del estrés del sistema sanitario" al poder predecir con anterioridad los pacientes que pueden desarrollar cuadros clínicos más graves y, por tanto, "planificar y optimizar el uso de los recursos disponibles por el sistema de salud".

"Además, la identificación de los biomarcadores puede ayudar a desarrollar nuevos tratamientos, algunos de los cuales llevamos estudiando y desarrollando varios años, para reducir los daños inflamatorios que se observan en estos pacientes, y que son la principal causa de muerte", han añadido.

El equipo de esta propuesta está formado por investigadores multidisciplinares (inmunología, inflamación, química bioanalítica, enfermedades infecciosas, medicina interna, medicina intensiva, bioquímica y hematología) del IIS Aragón y del Instituto de Carboquímica del CSIC. La evaluación se está llevando a cabo en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza. 

Por su parte, el grupo liderado por la profesora de la Universidad de Zaragoza, Rosa Magallón, se ha centrado en la estratificación poblacional de los pacientes que no necesitan ingreso hospitalario, con el fin de analizar los recursos consumidos y los costes en Atención Primaria.

"A día de hoy, existe limitada evidencia de calidad acerca de las variables que predicen que un paciente presente una trayectoria positiva, de buena respuesta y recuperación o complicaciones, necesidad de derivación hospitalaria y evolución. Se sabe que la edad o tener comorbilidades previas pueden ser predictores de mal pronóstico, pero queremos profundizar más, y de ahí surge el concepto de fragilidad del individuo", ha destacado la doctora.

Este concepto comprende aspectos como edad avanzada, hospitalizaciones recientes, comorbilidades previas, polimedicación, ejercicio físico o alteración de movilidad, deterioro cognitivo o condiciones sociales adversas.

"Nuestro proyecto se puede englobar dentro de dos ámbitos de interés: por un lado, generaremos conocimiento sobre la incidencia y morbimortalidad de la infección por COVID-19 global y estratificada por fragilidad y, por el otro, nuestros resultados son clave en la evaluación de utilización de recursos sanitarios en Atención Primaria", ha añadido.

El 'Fondo COVID-19', lanzado por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) el pasado 19 de marzo para financiar proyectos de investigación en torno al coronavirus, cuenta con un total de 85 proyectos aprobados. Muchos de estos trabajos ya estaban en marcha dentro de diferentes entornos clínicos y centros de investigación y todos buscan generar conocimiento para soluciones y mejoras de aplicación inmediata sobre los pacientes y el sistema sanitario.

El fondo, que cuenta con un total de 24 millones para financiar proyectos, ha invertido ya 19 millones, cerca del 80% de su presupuesto. Los estudios tratan diferentes ámbitos relativos a la investigación del SARS-CoV-2 y la suma de los proyectos aprobados permite la configuración de uno de los mayores registros del mundo de pacientes, gracias a la colaboración entre diferentes grupos de investigación y de sus perspectivas biológicas y clínicas. 

Etiquetas
Comentarios