Despliega el menú
Aragón

Covid-19

Los empresarios temen que la liquidez urgente que necesitan no llegará con créditos avalados

Las patronales valoran las nuevas medidas del Gobierno, pero reclaman un aplazamiento del pago de los impuestos.

Una terraza llena en Jaca, con calles casi desiertas y tiendas cerradas.
Una terraza llena en Jaca, con calles casi desiertas y tiendas cerradas.
Laura Zamboraín

La Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) de Aragón ha acogido con satisfacción la medida aprobada este pasado martes en Consejo de Ministros por la cual, y para dar liquidez a las pymes, el Gobierno destinará una línea de avales de 100.000 millones para las empresas y autónomos en problemas por la situación de crisis que ha provocado el coronavirus. Al presidente de esta patronal aragonesa, Aurelio López de Hita, le parece positivo que se hayan establecido porcentajes: el 80% para los préstamos que soliciten las empresas y autónomos; el 70% para nuevos créditos de empresas medianas y grandes y el 60% para renovar préstamos que vencen en fechas próximas. Valora también que concreten fechas y que el aval emitido tendrá la misma vigencia que el plazo del préstamo, con un máximo de cinco años.

Pero el presidente de Cepyme Aragón también muestra sus reparos ante las incógnitas que, en su opinión, no desvela el decreto del Gobierno. Y teme que la medida que podría ser eficaz si fuera ágil "no conseguirá llegar a tiempo" para que las empresas tengan suficiente músculo económico para hacer frente al pago de las nóminas, a sus gastos de alquiler, de energía...

"La empresa tendrá que ir al banco, que le hagan un análisis de riesgos y que finalmente le aprueben el crédito. Estamos hablando de que nos vamos a poner en el mes de abril como poco y los pequeños empresarios no pueden aguantar tanto tiempo", señaló López de Hita, que insistió en que las pymes necesitan medidas rápidas, urgentes, con las que puedan disponer de liquidez inmediata. El presidente de Cepyme no concretó cuáles, pero insistió en que tienen que ser las administraciones las que den respuesta a este colectivo empresarial. "No puede ser que el 99% de los empresarios se quede a verlas venir", señaló López de Hita, que recordó que en otras circunstancias de crisis se actuó con contundencia y rapidez. "No se si hace falta un rescate o un salvavidas, pero las pequeñas empresas están pasando un momento muy complicado". Y como un aviso a navegantes señaló que "no hay que olvidar que no se ha suspendido el pago de ningún impuesto".

Si lo que hay que calificar son las cifras, el presidente de CEOE Aragón, Ricardo Mur, da una nota "positiva" a la línea de avales aprobada por el Gobierno de Sánchez. De lo que muestra dudas es sobre si las condiciones serán suficientes para animar a los empresarios a volver a endeudarse. Una nueva deuda que, como insistió Ricardo Mur, no la contrae porque el negocio le haya ido mal sino porque el estado de alarma le ha obligado a cerrar su empresa, pero tiene que seguir pagando sus alquileres, sus suministros, los costes energéticos y los préstamos que ya tenía. "Es que tiene que endeudarse para pagar los impuestos", reiteró el presidente de CEOE Aragón, que recordó que su organización ha pedido en reiteradas ocasiones el aplazamiento de estos cobros para que el empresarios disponga de liquidez para hacer frente a los gastos que exige el mantenimiento de su actividad. "Esa sería una manera de insuflar la urgente liquidez que necesitan las empresas para subsistir y mantener el empleo".

La patronal aragonesa pide además que el Gobierno regional pueda completar, a través de instrumentos como Avalia, hasta el 100% del aval del Ejecutivo central. Pero reconoce que es difícil augurar cómo van a responder las empresas ante esta medida «porque los créditos van a provocar más carga a los empresarios por muy avalado que estos estén», señaló Mur. El presidente de CEOE Aragón, señaló además que por muchas garantías que dé el Gobierno, es el empresario el que tiene que hacer frente con su patrimonio al pago del préstamo, cuyas condiciones, análisis de riesgo y tipos de interés «han quedado en manos de las entidades financieras». Y aunque confía plenamente en que estas darán buenas condiciones «porque están concienciadas con la situación» Mur considera que habría que haber establecido unas condiciones ajustadas al estado de alarma, por ejemplo, a tipo de interés cero.

Sigue aquí toda la información sobre el coronavirus

Etiquetas
Comentarios