Despliega el menú
Aragón

POLÍTICA

El peso aragonés en el Ejecutivo de Pedro Sánchez se limita a un 4% de los 480 altos cargos

Con cuatro puestos clave, es el peor registro desde 2004 y solo es comparable con el primer gabinete presidido por Mariano Rajoy

Aragón
Evolución de los altos cargos aragoneses.
Heraldo

No pasará a la historia el Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos presidido por Pedro Sánchez por la confianza depositada en los aragoneses para asumir altos cargos. Más bien todo lo contrario. Ni hay vicepresidentes ni ministros con raíces en la Comunidad (solo ha habido cinco en más de 40 años de democracia), ni predominan en los segundos y terceros niveles de la Administración. Hana Jaloull, Fernando Gurrea y Camilo Villarino, secretaria de Estado de Migraciones, subsecretario de Estado de Educación y director del gabinete de la ministra de Asuntos Exteriores, respectivamente, ocupan los puestos de mayor relevancia en el peor registro desde la X Legislatura que presidió Mariano Rajoy. De los 480 altos cargos del Gobierno, solo 18 (el 4%) incluyen en su currículo que proceden de Aragón, según figura en la página web de transparencia de la Administración General del Estado. 

El balance, por tanto, no es positivo para Aragón. Y en el PSOE lo saben. Mantener una línea crítica con el Gobierno tiene sus riesgos, y entre ellos figura la posibilidad de quedar fuera en el reparto de cargos. La situación actual dista mucho de la que se registró tras la moción de censura de 2018, cuando Sánchez incluyó a varios aragoneses: Fernando Valenzuela (secretario de Estado de Asuntos Exteriores), Cristina Latorre (subsecretaria de Estado de Justicia), Fernando Gurrea (subsecretario de Estado de Educación), Camilo Villarino (jefe de gabinete de Asuntos Exteriores), Jesús Gascón (director general de la Agencia Tributaria), José Antonio Marco (Tribunal Económico-Administrativo central) y Francisco Javier Aibar (director general de la Tesorería de la Seguridad Social), entre otros. De ellos solo repiten, Gurrea, Villarino y Marco Sanjuán.

Incluso entre los nacidos en Aragón hay algunos que apenas tienen relación con la Comunidad. Es el caso de la zaragozana Jaloull, que ha desarrollado su carrera profesional en la capital y fue diputada en la Asamblea de Madrid. No se trata, por tanto, de una concesión al PSOE regional.

Presidencia, Agricultura, Derechos Sociales, Industria y Sanidad figuran entre las doce áreas de Gobierno (de las 22 actuales) en las que no hay aragoneses. Los ministerios de Defensa, bajo el mando de Margarita Robles; Exteriores, de Arancha González Laya, y Ciencia, de Pedro Duque, concentran la mitad de los altos cargos que nacieron en la Comunidad. Santiago Ramón Gómez es director general de Armamento; Fernando Aznar, inspector general del Ejército de Tierra y Emilio Juan Gracia, jefe del Mando Aéreo General del Ejército del Aire. En Asuntos Exteriores, además de Villarino, los zaragozanos David Arturo Carriedo y José Miguel Corvinos son embajadores de España en la República de Kazajstán y en Malasia, respectivamente, según la web de transparencia. En Ciencia, Ignacio Hermoso Contreras, licenciado en Derecho en Zaragoza, es secretario general técnico.

El zaragozano Mariano Soriano se mantiene como director general de Deportes; Ana Santos Aramburo, como directora de la Biblioteca Nacional de España; Alain Cuenca, como director general del Instituto de Estudios Fiscales y Mercedes Gallizo, como directora de Infraestructuras de la Seguridad del Estado.

Entre los altos cargos en Trabajo figuran el oscense Eduardo Vidal, director gerente de Mutual, Midat Cyclops y Guillermo de Vílchez, de la Mutua MAZ; y en Transición Ecológica, Francisco Miguel Castejón, de Munébrega (Zaragoza), está en el Consejo de Seguridad Nuclear.

Del Ministerio de Política Territorial, la única zaragozana y por decisión directa de Pedro Sánchez, es la delegada del Gobierno, Pilar Alegría. Porque, en ocasiones, el reparto de altos cargos se ajusta a filias y fobias internas, y la relación entre Aragón y Madrid no pasa por su mejor momento.

Lejos quedan aquellos años en los que, con José Luis Rodríguez Zapatero y Marcelino Iglesias como presidentes del Estado y la DGA (2008), Aragón tuvo tres secretarios de Estado, Carlos Ocaña, Víctor Morlán y Eva Almunia; tres secretarios generales, Javier Vallés, Gallizo y Teresa Santero; y cuatro directores generales. Incluso Rajoy tiró del PP aragonés al incluir a Roberto Bermúdez de Castro y Mario Garcés como secretarios de Estado.

Los premios de consolación se los han llevado los parlamentarios afines con escaño en las Cortes Generales, con Pablo Echenique, diputado de Podemos por Zaragoza, como portavoz en el Congreso y la senadora socialista por Huesca Begoña Nasarre y la diputada Susana Sumelzo como presidentas de sendas comisiones.

Etiquetas
Comentarios