Despliega el menú
Aragón

rescates de montaña

Curro y Arnold, dos perros de la Guardia Civil que salvan vidas en Huesca

Ambos peludos pertenecen al Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM) de Huesca y destacan por su olfato. 

Estos compañeros de cuatro patas de la Guardia Civil de Huesca son especialistas en la búsqueda de personas desaparecidas en la nieve

Curro y Arnold son miembros muy especiales de la Guardia Civil. Ambos trabajan adscritos al Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM) de Huesca. Se trata de dos compañeros de cuatro patas de los agentes que velan por la seguridad de los montañeros: Curro y Arnold son dos perros especializados en la búsqueda de personas desaparecidas en la nieve. La Benemérita ha querido presentarlos este lunes en las redes sociales para reconocer su servicio en la montaña. "Su olfato es imprescindible para salvar vidas", destaca la Guardia Civil a través de Twitter. Y acompaña sus palabras con un vídeo donde se puede observar cómo trabajan estos peludos en la nieve acompañados de dos agentes. 

La misión del Servicio de Montaña, en el que participan Curro y Arnold, es ejercer las funciones que le encomienda la Guardia Civil en las zonas de montaña y de difícil acceso, como son el rescate de personas, la investigación de accidentes, la conservación de la naturaleza, la seguridad ciudadana en instalaciones deportivas de montaña, estaciones de esquí y competiciones deportivas, y la colaboración en la prevención de accidentes y promoción de la seguridad en montaña.

El Greim trabaja constantemente para rescatar a montañeros en Aragón. De hecho, se trata de la Comunidad española donde se registran más víctimas mortales. Según los datos de la Guardia Civil, los 23 Grupos de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) repartidos por el país, rescataron sin vida a 41 personas el pasado verano, entre los meses de junio y agosto, el 39% de ellos en territorio aragonés, donde están desplegados siete equipos (Jaca, Benasque, Boltaña, Huesca, Panticosa, Mora de Rubielos y Tarazona). El porcentaje no es excepcional, ya que en 2015 fue de un 40%, en 2016 del 39%, en 2018, del 37% y solo en 2017 bajó al 23%.

 

Etiquetas
Comentarios