Despliega el menú
Aragón

política

Mismo ministro para una nueva (y decisiva) etapa

El presidente del Gobierno ha confirmado a Luis Planas como ministro de Agricultura, una continuidad bien recibida en Aragón, que espera ahora más concreción.

Luis Planas, en su última visita a Aragón con el presidente Javier Lambán y el consejero Joaquín Olona.
Luis Planas, en su última visita a Aragón con el presidente Javier Lambán y el consejero Joaquín Olona.
Aránzazu Navarro

Todo sigue como estaba. Al menos en el Ministerio de Agricultura. El nuevo Gobierno de coalición que liderará el socialista Pedro Sánchez no ha supuesto cambios para esta cartera que vuelve a recaer en manos de Luis Planas, a pesar de que su nombre, y su formación diplomática, había sonado como posible responsable de Exteriores e incluso de Política Territorial.

En Aragón se ve con buenos ojos la continuidad de Planas, porque, como coinciden en señalar tanto el consejero del ramo como los líderes de las organizaciones agrarias -UAGA, Asaja, Araga y UPA-, "conoce la realidad del sector y las administraciones europeas y, además, no hay que explicarle la PAC".

Y es que el actual momento no es precisamente el más propicio para hacer mudanzas. Con la entrada del nuevo año, las negociaciones de la nueva Política Agraria Común (PAC) tienen que coger velocidad para que su entrada en vigor no se retrase más de lo que sería deseable. "La continuidad es esencial por la inmediatez de las decisiones que hay que tomar". Lo dice el consejero de Agricultura, Joaquín Olona, que recuerda que "ahora no era el momento de poner al frente del ministerio a alguien que se tuviera que poner a estudiar".

Para el titular de la política agraria aragonesa, Planas ha demostrado además su defensa por la agricultura productiva, por los regadíos "y esa es una cuestión de suma importancia para Aragón", señala Olona, que destaca el talante "dialogante" del ministro, al que califica como un hombre "de fácil relación, al que no resulta nada complicado plantearle cuestiones y situaciones incluso con las que no está de acuerdo".

No comparte, sin embargo, el consejero aragonés el temor que había suscitado entre las organizaciones agrarias la posibilidad de que el ministerio de Agricultura y sus competencias se diluyeran en otras carteras, especialmente en aquella que da protagonismo al reto demográfico. "No estaba en absoluto preocupado, porque no había ningún motivo ni tenía noticia alguna de que este departamento iba a desaparecer como tal", señala Olona.

Pero lo cierto es que ha sido esta inquietud la primera que se ha disipado entre las organizaciones agrarias al conocerse la confirmación de Luis Planas como ministro de Agricultura, porque, coinciden en señalar sus representantes, eso supone el mantenimiento de una cartera propia para el sector agrario.

Con matices

"Había preocupación porque estábamos viendo que la agricultura estaba pasando a un segundo plano, incluso en las negociaciones para la formación del nuevo Gobierno se ha hablado de todo menos del sector agrario", explica José Manuel Roche, secretario general de UPA en Aragón.

Los representantes agrarios destacan el conocimiento que Planas tiene del sector y su perfil diplomático y dialogante. Y todos valoran la decisión del presidente del Gobierno de mantenerle en el cargo. Pero a partir de ahí comienzan los matices.

Desde UAGA, su secretario general asegura que "seguimos a la expectativa". Y es que para José María Alcubierre hasta ahora el paso de Planas por el ministerio ha dejado una huella nada profunda, incluso en algunos aspectos. "Ha estado sin presupuestos y la mayor parte de la legislatura ha sido ministro en funciones por lo que no sabemos cuál es su capacidad para hacer política agraria", señala. Y eso es lo que lo que le pide UAGA: una política agraria firme y decidida, que ponga en el centro a los agricultores profesionales, los que están día a día en el campo y en la granja. "Creemos que conoce el sector lo suficiente como para darle la orientación que necesita no solo en los próximos años sino en las próximas décadas", señala Alcubierre, para matizar a renglón seguido: "Lo que no sabemos es si es lo suficientemente valiente para apoyar una agricultura profesional y competitiva, pero también social".

Asaja asegura que le complace el nombramiento pero le recuerda al ministro que dos de los retos más importantes a los que tiene que hacer frente es "la grave insensibilidad en el mundo político de lo que es el medio rural y y los palabras vacías y los discursos grandilocuentes sobre la ‘España vaciada’ mientras no se muestra intención alguna de poner en marcha soluciones reales", señala su secretario general en Aragón, Ángel Samper. Y reconoce que Planas "sabe de lo que habla", pero lamenta que "no dispone de medios, recursos y herramientas para llevar a cabo las políticas que necesita el sector". No le gusta tampoco que Medio Ambiente se haya desligado del Ministerio de Agricultura porque "no se entiende que el cambio climático esté alejado y en otro departamento cuando el sector agrario tiene mucho que decir en esta materia", insiste Samper.

También Roche cree que la continuidad en el ministerio es "una buena noticia". Y lo es, asegura el secretario general de UPA en Aragón, porque ahí siguen los principales problemas del sector: la reforma de la PAC, la necesidad de dar un giro a la ley de la cadena alimentaria y los conflictos geopolíticos. Roche confía en el trabajo que puede desarrollar Luis Planas, pero casi a modo de advertencia señala que su éxito dependerá "de la relación que tenga con las organizaciones agrarias".

En el complicado momento actual insiste el presidente de Araga, Jorge Valero, que espera que Planas, "que ha tenido un perfil político muy bajo", empiece a tomar decisiones "que impidan que la agricultura quede en un segundo plano".

En cualquier caso y aunque cuenta con el visto bueno del sector, las organizaciones agrarias ya tienen previsto recibirle de nuevo como ministro con un calendario de movilizaciones para denunciar por toda España la crítica situación que vive el sector.

Etiquetas
Comentarios