Despliega el menú
Aragón

seguridad vial

Aragón registró 54 muertos de tráfico en 2019, el tercer mejor balance de la década 

Pese a la reducción del límite de velocidad a 90 km/h en carreteras de dos carriles, 38 de las muertes se produjeron en estos tramos. Los decesos solo repuntan en Huesca.

foto accidente erla archivo
Imagen de archivo de otro accidente en la carretera entre Ejea y Erla.
HA

Como ha sucedido en otras diez comunidades autónomas, Aragón ha conseguido rebajar considerablemente el número de fallecidos en carretera durante el pasado 2019, pasando de 64 a 54, lo que representa un recorte del 15%. Y lo ha hecho, sobre todo, gracias a los buenos datos obtenidos en la provincia de Zaragoza (22 muertes, por las 33 de 2018), ya que la de Teruel ha contabilizado la misma cifra de decesos (8) y Huesca es la única que arroja un balance negativo (24 por los 23 del ejercicio anterior).

La tendencia no era buena, ya que en 2015 se inició una escalada de la siniestralidad vial a la que nadie se atrevía a poner techo. Sin embargo, los datos del año que acaba de concluir no solo frenan esa inercia negativa en Aragón, sino que arrojan el tercer mejor balance de la década. A la hora de explicar los diez fallecidos menos que deja 2019 cabría hablar del acierto a la hora de reducir de 100 a 90 km/h el límite de velocidad de las llamadas carreteras convencionales, aquellas en las que solo hay un carril por sentido.

La medida se puso en marcha el pasado enero y pretendía reducir los accidentes en las vías que más vidas se cobran: carreteras nacionales sin desdoblar y la red secundaria. Y aunque es cierto que la su entrada en vigor ha coincidido con una sensible disminución de los siniestros, tampoco se puede olvidar que 38 de las 54 muertes que se contabilizaron a lo largo de 2019 se registraron precisamente en estos tramos: De hecho, la cifra de fallecidos en autovías y autopistas se redujo a 8 (cuatro de ellos en la A-2; dos en la A-23; uno en la A-22;y otro en la AP-68).

La N-IIy la N-232 continúan siendo la cruz de la moneda, ya que este año que acaba de terminar se dejaron en ellas vida 9 personas, prácticamente las mismas que en 2018, cuando los decesos fueron 10. En la primera el reivindicado desdoblamiento parece lejano, por lo que habrá que esperar a que en el verano del 2021 se liberalice por fin la autopista de Barcelona (AP-2), que discurre paralela. Diferente es el caso de la llamada carretera de Logroño, donde las máquinas ya están trabajando para convertir en autovía el tramo de 30 kilómetros que discurre entre las localidades zaragozanas de Figueruelas y Mallén.Aunque el ritmo de los trabajos, también es cierto, sea más lento del previsto.

La Dirección General de Tráfico (DGT) elabora dos estadísticas anuales: la de fallecidos a 24 horas y la de muertes a 30 días.En la primera se incluyen las víctimas que perecen en el acto o en un plazo máximo de un día, mientras que la segunda suma también los heridos graves que fallecen en el mes posterior. Los datos que ha facilitado la Delegación del Gobierno en Aragón se corresponden con el primer balance, por lo que es muy posible que el cierre definitivo de 2019 arroje más de 54 decesos. Así, si el año pasado fueron 64 los fallecidos en la estadística de 24 horas, el resultado final fue de 85 en Aragón.

Cinco motoristas y dos ciclistas

Son los conductores y ocupantes de turismos quienes pagan un precio más alto en vidas, pero a lo largo de 2019 fueron también cinco motoristas y dos ciclistas los fallecidos en Aragón. En ambos casos, las cifras son similares a las del ejercicio precedente, cuando se registraron seis y un fallecidos, respectivamente. "Condenamos el mal estado de conservación de las carreteras, su abandono y el incumplimiento constante de la ley", señalaba el pasado octubre Carlos Duc, portavoz de la plataforma Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas en Zaragoza durante una manifestación motera que reunió a casi medio millar de compañeros.

Pero no es este colectivo el que único que ha alertado recientemente del deficiente estado de una red viaria tan extensa y envejecida como la aragonesa. De hecho, según el último informe de Euro RAP, las carreteras estatales que atraviesan la Comunidad son las más peligrosas del país. Así, el 25,98% de las nacionales tienen un riesgo elevado o muy elevado de accidente, seguidas, de lejos, del 13,66% de las vías estatales de Castilla y León y del 12,71% de las catalanas.

Etiquetas
Comentarios