Despliega el menú
Aragón

historia 

Más cerca de los ocho bilbilitanos enterrados en el Valle de los Caídos

Técnicos de Patrimonio han entrado en la Capilla del Santo Sepulcro para hacer un informe de seguridad. Este es el paso previo a la exhumación de los aragoneses, que tendrá lugar en enero. 

Fotografía facilitada por Moncloa del interior de la basílica del Valle de los Caídos tras las obras realizadas para reponer el solada que ocupaba la tumba de Francisco Franco.
Fotografía facilitada por Moncloa del interior de la basílica del Valle de los Caídos tras las obras realizadas para reponer el solada que ocupaba la tumba de Francisco Franco.
EFE

Número del columbario y el nombre de su procedencia: Calatayud. Llegar a las nueve cajas con los 81 fallecidos de la localidad y su entorno es el principal objetivo del Consejo de Administración de Patrimonio para exhumar en enero ocho cadáveres y cumplir así la sentencia del Juzgado de San Lorenzo del Escorial que ganaron familiares de Manuel y Ramiro Lapeña, naturales de Villarroya de la Sierra y fusilados en Calatayud en 1936. Para llegar a este paso definitivo, Patrimonio ha cumplido los pasos previos que contó a las ocho familias de Calatayud, Ateca y Munébrega. Un equipo de técnicos entró hace una semana a la Capilla del Santo Sepulcro del Valle de los Caídos, donde están los fallecidos –según el Libro de Registro– para elaborar un informe de seguridad.

"Nos han contado que entraron hace más de una semana y esta vez van a poder trabajar todos los días para sacar las nueve cajas de los enterrados de Calatayud", detalló Miguel Ángel Capapé, miembro de la Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido (Arico). "El lugar donde se encuentran según dice el Libro Registro es el nivel 4, como lo llaman ahora, y entregarán los restos a dos antropólogos forenses para realizar las pruebas de ADN", agregó.

Las ocho familias de Calatayud, Ateca y Munébrega fueron avisadas por Patrimonio en noviembre y los familiares ya se habían realizado sus pruebas. Los antropólogos compararán estas muestras con los restos de las 81 personas que están enterradas en las nueve cajas y fueron trasladadas desde la capital bilbilitana al Valle de los Caídos.

En esta búsqueda de las nueve cajas de los fallecidos, Arico ha solicitado al Ministerio de Justicia que esté presente Miguel Ángel Capapé, familiar de los dos hermanos Lapeña (es pareja de Pura Lapeña, nieta y sobrina nieta de los dos enterrados) y con una gran experiencia en las fosas de la Guerra Civil.

Las condiciones de trabajo en la cripta que van a tener los técnicos de Patrimonio van a ser muy distintas de cómo entraron los del Instituto Torroja, a los que la comunidad de Benedictinos les limitó a acceder solo los lunes. Una vez exhumado al dictador Francisco Franco el pasado 24 de octubre, el Gobierno pretende que los expertos puedan entrar en enero en los osarios y columbarios donde están los enterrados, pero que esta tarea no obstaculicen las visitas de los ciudadanos al Valle de los Caídos.

Está previsto que cierren al público las zonas donde se acogen a los 33.847 fallecidos de los dos bandos de la Guerra Civil, de los cuales casi un tercio de ellos (10.317) fueron trasladados de los cementerios y fosas de Aragón (4.505 de Zaragoza, 4.420 de Teruel y 1.392 de Huesca). 

 

 

 

 

 

Fosas del barranco La Bartolina

Por otro lado, el Gobierno de Aragón ha anunciado que va a declarar al barranco de La Bartolina, un lugar con varias fosas de la Guerra Civil cerca de Calatayud, como un lugar de la memoria democrática y se arreglará. La directora general de Patrimonio Cultural, Marisancho Menjón, respondió a la solicitud de la asociación Arico sobre este lugar que fue muy importante sobre el trágico período de la represión en la contienda de 1936-1939.

Etiquetas
Comentarios